Jordania reabrirá la Tumba de Aarón tras cerrarla debido a oraciones judías «ilegales»

0
186

La Tumba de Aarón, ubicada en Jordania, será reabierta a los visitantes israelíes después de haber sido cerrada en agosto, cuando turistas de Israel fueron filmados realizando “rituales judíos” en el lugar.

El presidente israelí Reuven Rivlin notificó al ministro de Asuntos Exteriores Yisrael Katz la decisión de reabrir el sitio como parte de las conversaciones que comenzaron durante una reunión con el príncipe Ghazi bin Mohammed, asesor principal del Rey Abdullah II para Asuntos Religiosos y Culturales y Enviado Personal de Su Majestad, en Londres, la semana pasada. Las conversaciones continuaron en Jordania después de la reunión y se tomó la decisión de reabrir el lugar donde se cree que está enterrado el Sumo Sacerdote Aarón.

Rivlin pidió a Katz que instruyera a los diplomáticos pertinentes para que continuaran y coordinaran el tema de acuerdo con los entendimientos que permitirán a los grupos israelíes visitar el lugar, si así se acordaba con anterioridad, y con una escolta de seguridad y un guía en el lugar.

Una declaración oficial de la oficina de Rivlin la semana pasada afirmó que el presidente había discutido los lugares sagrados cristianos con un funcionario jordano, pero no mencionó la Tumba de Aarón como tema de discusión.

Las tensiones entre Israel y Jordania han sido altas en los últimos meses, especialmente en torno a cuestiones como el Monte del Templo, los ciudadanos jordanos arrestados en Israel y un ciudadano israelí arrestado en Jordania y la devolución de tierras agrícolas en Naharayim y Tzofar que fueron trabajadas por agricultores israelíes a Jordania.

La Tumba de Aarón fue cerrada por el Ministerio de Asuntos Islámicos y Antigüedades Awqaf de Jordania el jueves después de la “entrada ilegal” de judíos al lugar sin el conocimiento del ministerio, según los medios de comunicación árabes. También se dictaminó en ese momento que todos los visitantes tendrían que obtener la aprobación de los Awqaf en la gobernación de Ma’an antes de entrar.

Un vídeo distribuido en los sitios web de noticias locales mostraba a unos 500 turistas israelíes realizando rituales en la zona. El sitio, ubicado en una montaña en el área de Petra, se cree que es la tumba del Sumo Sacerdote bíblico Aarón, hermano de Moisés.

En una entrevista con Ynet, el guía turístico Roni Ayalon, que estaba con el grupo de turistas, describió que las autoridades jordanas lo habían tratado con humillación: “Nos desnudaron a todos. Le quitaron las bufandas de la cabeza a las mujeres. A todos los chicos les quitaron las yarmulkes. Se quitaron las camisas de todos para ver si tenían tzitzit (flecos religiosos) bajo la ropa y se los quitaron. Confiscaron todos los símbolos religiosos que encontraron en nosotros”.

“Si hubiera este tipo de humillación de un árabe de nuestro lado que quisiera entrar en Jerusalén y se atrevieran a decirle que se quitara la camisa o que confiscara su Corán, habría una guerra mundial”, expresó Ayalón.

En el Monte del Templo en Jerusalén, donde se encuentran la Mezquita de Aqsa y la Cúpula de la Roca, las visitas de judíos religiosos son supervisadas por guardias de Wakf y la policía israelí, y toda oración judía, incluida la oración silenciosa, está prohibida, según el Centro de Asuntos Públicos de Jerusalén. El Waqf, un brazo del Ministerio Jordano de Propiedades Sagradas, administra el sitio. Ningún objeto sagrado judío, como libros de oraciones o mantones de oración, puede ser llevado al monte.

“Ninguno de nosotros vino a hacer un desastre”, aseveró el guía. “A un chico le celebramos el Bar Mitzvah en la tumba de Aarón. Cuando el policía vio que cantábamos, nos calmó y dijo que está prohibido que cantemos”.

Las supuestas fotos de turistas judíos en el lugar, que circulaban por los medios de comunicación jordanos, los mostraban rezando con un rollo de la Torá.

“No sé quién leyó un rollo de la Torá. Nuestros grupos actuaron de acuerdo al libro. Tratamos de actuar con moderación y sin oposición, pero el comportamiento [de las autoridades] fue horrible”, manifestó Ayalón, quien además conmentó que al grupo se le prohibió rezar mientras viajaba por Jordania, incluso en su habitación de hotel.

El ministerio Awqaf condenó enérgicamente la entrada de los turistas, agregando que se abrirá una investigación para averiguar qué pasó y quién fue el responsable de permitirles entrar al sitio, según la Agencia Jordana de Noticias.

 

Vía Noticias de Israel

DEJAR UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here