Esta semana, el BDS sufrió un golpe de knock out en Israel. Por Gustavo Szpigiel

0
606

Más de 40 líderes mundiales, incluidas las mayores potencias europeas, aceptaron la invitación del presidente de Israel, Reuven Rivlin, de participar en la ciudad de Jerusalén del Foro Internacional de Líderes en Conmemoración del Día Internacional de Recordación del Holocausto y la Lucha contra el Antisemitismo. Fue una semana en la que el universo puso los ojos en Israel y todo se desarrolló con absoluta normalidad.
El BDS argentino le había pedido al presidente Alberto Fernández que no vaya. La respuesta la dio en Jerusalén cuando se reunió con Rivlin y Benjamín Netanyahu. «Nuestro compromiso con el esclarecimiento del atentado a la AMIA es absoluto”, aseguró el máximo mandatario argentino.
El presidente alemán pidió perdón por las atrocidades nazis en uno de los discursos más emotivos de los últimos tiempos.
Antes de llegar al “mayor evento desde la creación del estado”, según palabras de altos funcionarios israelíes, se realizó en 2019 el festival Eurovisión, actuaron artistas de primer nivel como Madonna, Jennifer López, la argentina Lali Espósito y hasta las selecciones de fútbol de Argentina y Uruguay con Lionel Messi y Luis Suárez como banderas se presentaron en Tel Aviv.
Ya nadie tiene dudas de que el BDS es un negocio recaudatorio al que ni los propios palestinos aceptan. Les traen más perjuicios que beneficios y desde su creación ha sido muy pobre lo que obtuvo.
El movimiento BDS (Boicot, Desinversiones y Sanciones) se creó en el año 2005 con el objetivo que todos estos tópicos afecten al Estado de Israel.
Viene sufriendo humillaciones desde que se creó. Israel hoy es el octavo país más poderoso del mundo. Es líder en innovación, medicina, ciencia y ni artistas ni deportistas de nivel internacional han dejado de actuar por pedido de boicot (con la excepción del ya veterano cantante Rogers Waters).
Hoy el boicot atrasa. Es política setentista y que no tiene lugar. Es atacar con piedras la modernidad. Así lo entendieron los líderes de todo el mundo, que esta semana, en Jerusalén, le dieron un golpe de knock out.

Gustavo Szpigiel                                                                                                            Director de Vis a Vis

DEJAR UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here