¿Quien se favorece en las elecciones de Israel si la gente no va a votar por miedo al contagio del coronavirus?

Con el Likud y el partido Azul y Blanco compitiendo codo con codo en las encuestas, y las encuestas que muestran un empate virtual, de nuevo, entre los bloques de la derecha y la izquierda, todos buscan ese elemento que podría inclinar la balanza, dar vuelta la carrera, y hacer toda la diferencia: el coronavirus

Una encuesta encargada por la consultora Rimon Cohen & Co. y llevada a cabo por la empresa de encuestas Midgam encontró que el 6,5% de 502 encuestados dijeron que estaban considerando no votar en las próximas elecciones debido a la preocupación por el coronavirus. Con 6,4 millones de israelíes elegibles para votar en las elecciones del lunes, esto se traduce en unas 400.000 personas que, según la encuesta, están considerando no votar porque no quieren arriesgarse a exponerse al coronavirus.

Lo que no significa que todos o incluso la mayoría de ellos no vayan a votar. Sin embargo, sí significa que es un tema que está en la mente de la gente, y que si el lunes surgen noticias falsas en los medios sociales sobre alguien con el virus que ha votado en un colegio electoral en particular, eso podría mantener a la gente alejada de esos lugares.

En otras palabras, el coronavirus y las noticias falsas podrían crear una tormenta perfecta manteniendo a la gente alejada de las cabinas de votación, algo que podría sesgar los resultados de las elecciones.

Según Roni Rimon, socio de la firma que lleva su nombre, la encuesta indicó que la mayoría de los que expresaron su preocupación por el virus provenían de votantes menores de 34 años, con un 15% de los que tenían entre 25 y 34 años diciendo que esto era una consideración para ellos, y un 13% en el grupo de 18 a 24 años diciendo lo mismo. Irónicamente, las personas de esos grupos de edad son los menos afectados por el coronavirus, que enferma y mata principalmente a personas mayores con sistemas inmunológicos comprometidos.

Rimon dijo que la preocupación por contraer el coronavirus yendo a las urnas podría ser sólo una excusa utilizada por los jóvenes para explicar a los encuestadores por qué están considerando no votar.

En una elección en la que ambos partidos están trabajando duro para asegurar que sus electores acudan a votar – con el Primer Ministro Benjamin Netanyahu cruzando el país diciendo que persuadir a 300.000 votantes del Likud que se quedaron en casa la última vez para votar esta vez será la diferencia en esta elección – la participación de los votantes es esencial. Por lo tanto, cualquier cosa que pueda afectar a la participación podría ser un cambio de juego.

Preguntado sobre el asunto en una entrevista de la Radio del Ejército, Netanyahu dijo que la gente debe ser cautelosa “pero no debe entrar en pánico”. No dio ninguna indicación en esa entrevista de que le preocupaba demasiado que el miedo a ir a los colegios electorales por el coronavirus mantuviera a la gente alejada.

Para los azules y los blancos, la alta participación también es esencial, y en las dos últimas elecciones la participación en las zonas consideradas como sus bastiones de apoyo, como Ramat Hasharon, superó con creces a los bastiones tradicionales del Likud, como Dimona. Si, por ejemplo, el día de las elecciones alguien difunde un rumor sobre alguien con el coronavirus que vota en Givatayim – una fortaleza azul y blanca – y la gente cree en el rumor y se queda en casa, eso podría tener un impacto.

Rimon aconsejó que los partidos preparen una estrategia para que, ante noticias falsas sobre el coronavirus, puedan hacer llegar a sus votantes un mensaje autorizado de que no hay nada de qué preocuparse.

Otra forma de combatir las noticias falsas será que los altos funcionarios del Ministerio de Salud y los inmunólogos salgan al aire el día de las elecciones – en caso de informes infundados sobre el virus – para descontar los informes.

Mientras que una menor participación de votantes debido al coronavirus es malo para ambos candidatos, se ha argumentado que Netanyahu se ha beneficiado de la intensa cobertura mediática del virus, ya que ha empujado la discusión de su próximo juicio fuera de las portadas.

Pero esto es un arma de doble filo. Porque así como el coronavirus puede haber desviado la atención de los problemas legales de Netanyahu, también ha desviado la atención de las noticias de la investigación que se abrió recientemente contra la antigua empresa de alta tecnología del líder azul y blanco Benny Gantz, la Quinta Dimensión.

Los problemas legales de Netanyahu son estáticos – la gente ya sabe de qué se trata y cuáles son los problemas, y no ha habido nada nuevo desde que su fecha de juicio fue fijada para el 17 de marzo hace dos semanas. La historia de la Quinta Dimensión, sin embargo, es nueva y dinámica. Lo que el coronavirus ha hecho al dominar las noticias en los últimos días es debilitar el impacto de las noticias de la investigación. Y mientras Gantz ha tenido una semana difícil, con revelaciones sobre la investigación consideradas en parte responsables de la caída de su partido en las encuestas durante los últimos días, las cosas podrían haber sido mucho peores si el virus no hubiera dominado el ciclo de noticias durante días.

Israel Noticias

DEJAR UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here