Israel se encamina a una cuarentena cada vez más estricta

Mercado Mahané Yehuda-coronavirus-cerrado
Mercado Mahané Yehuda-coronavirus-cerrado

Bloqueará ocho ciudades y 15 barrios de Jerusalem, pero las autoridades señalaron que la medida será más flexible que la impuesta en la ciudad ortodoxa de Bnei Brak. El alcalde de la capital israelí advirtió que la decisión podría ser contraproducente, pues dejaría a numerosas familias confinadas en una misma vivienda.

El gobierno decidió durante la noche del domingo imponer un bloqueo parcial en ocho ciudades y 15 vecindarios de Jerusalem por un período de siete días, en un nuevo esfuerzo por contener la propagación de coronavirus en Israel.
La población judía ortodoxa ha sido la más afectada, tanto en Israel como en todo el mundo, ya que su estilo de vida tradicionalmente aislado y su gran énfasis en la comunidad han creado las condiciones para que el virus se propague.

Las autoridades temen que el deseo de celebrar la festividad de Pesaj lleve a muchos en la comunidad a ignorar las directivas del Ministerio de Salud y a celebrar reuniones con grandes cantidades de personas.

Se estima que la cuarentena será más flexible que la que se lleva a cabo en la ciudad ortodoxa de Bnei Brak, y los líderes locales ya han dado su aprobación a la medida, que entrará en vigencia el lunes por la tarde.
El comité especial de la Knesset a cargo de los esfuerzos para combatir la epidemia ha decidido bloquear las ciudades predominantemente ortodoxas de Elad, Beit Shemesh, y Modi’in-Ilit, así como también Ashkelon, Tiberíades, Beitar-Ilit, Or Yehuda y Migdal Haemek.

Los puntos críticos de coronavirus en Jerusalem, que a partir del domingo registraron 1,301 casos, también serán sometidos a un cierre parcial. Al menos 15 barrios de la capital, incluidos Har Nof, Sanhedria y Bayit Vegan, parecen estar incluidos en la lista de los lugares que serán parcialmente bloqueados.

Un alto funcionario de salud le dijo a Ynet que la cuarentena impuesta a lo que describió como «áreas restringidas» será más flexible que en Bnei Brak, pero las autoridades policiales vigilarán que se cumplan las directrices del Ministerio de Salud.
El Mando del Frente Doméstico proporcionará un suministro constante de bienes y medicamentos esenciales para la población en las áreas restringidas.
Efraim Shifri, una figura prominente en el barrio Har Nof de Jerusalem, afirmó que las altas tasas de infectados en la región se deben a la cantidad de extranjeros que se encuentran allí.

«Aunque nuestras órdenes de distanciamiento social fueron incluso más estrictas que las regulaciones del Ministerio de Salud, aquí hay muchos empresarios y extranjeros», afirmó. «Har Nof es como una estación central de autobuses, muchos viajeros que llegan del extranjero han infectado a muchos de nuestros residentes», agregó.

El alcalde de Jerusalem, Moshe Lion, se opuso contundentemente al cierre de los barrios ortodoxos de la capital, por temor a que tal medida no sea efectiva.
«Imponer un bloqueo en vecindarios ortodoxos no es la solución. Los ciudadanos de este sector de la sociedad tienen una alta tasa de fertilidad, por lo que muchos integrantes de una misma familia viven en una vivienda, lo que hace que sea más difícil aislar a los enfermos del resto de la población», expresó Lion.
El gobierno también está dispuesto a extender la cuarentena en Bnei Brak por cuatro días adicionales.
El ministro de Salud, Yaakov Litzman, y el ministro del Interior, Aryeh Deri, se molestaron por el hecho de que la mayoría de las comunidades que las autoridades planean bloquear son predominantemente ortodoxas, por lo que pidieron que se modifiquen los criterios para tomar medidas de este tipo. Los funcionarios solicitaron que se tomen este tipo de decisiones de acuerdo con el número de casos de coronavirus confirmados en una misma ciudad, y no a la tasa de propagación de la enfermedad.

Ynet en Español

DEJAR UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here