En Marruecos hay 11 muertos de la comunidad judía por coronavirus

Un tercer pariente del líder del Partido Laborista de Israel, Amir Peretz, murió por COVID-19 una semana después de que lo hicieran su esposa e hijo por la misma enfermedad en Marruecos. La cantidad de judíos que fallecieron en ese país a causa de la pandemia ha aumentado a 11.

Yamin Peretz, de 74 años, murió en un hospital en Casablanca, una semana después de que su esposa Simone y su hijo Ari también fallecieran de COVID-19.

Pascal Peretz, la esposa de Ari, está en grave estado, asistida por un respirador. Todos son familiares del legislador laborista.

“Recibimos un golpe tras otro. Casi todos los días aquí hay un funeral de alguien de la comunidad que murió por el coronavirus”, dijo un miembro no identificado de la comunidad judía del país al Canal 12.

“Todavía no nos habíamos recuperado de las muertes de Ari y Simone, y ayer el padre Yamin también falleció. Estaban entre los pilares de la comunidad…rezamos para que Pascal sobreviva”, agregó.

Ari Peretz, de 52 años, era un hombre de negocios conocido por su filantropía. “En la comunidad judía contaron con su contribución y la ayuda que brindó a las poblaciones desfavorecidas, judías y árabes”, dijo Amir Peretz la semana pasada. “Incluso los jefes de estado y representantes de la corte real me llamaron para expresar su dolor”.

La comunidad judía en Marruecos, que cuenta con aproximadamente 2.000 miembros, cree que muchos de los judíos del país se infectaron durante una gran fiesta de Purim, similar a los brotes en las comunidades judías de todo el mundo.

Según los informes, Serge Berdugo, el líder de la comunidad judía de Marruecos, instó a los judíos a permanecer en sus hogares durante la festividad de Pésaj para evitar un nuevo brote del virus.

Hasta el martes, el número oficial de casos de COVID-19 en Marruecos era de 1.120, incluidas 80 muertes. De todas formas, se estima que los números reales sean significativamente más altos ya que hay escasez de equipos de prueba en el país.

Marruecos impuso un estado de emergencia de salud pública el 19 de marzo, confinando a todos en sus hogares, excepto aquellos con un permiso para estar fuera de casa por su trabajo. La policía, los agentes de seguridad y los soldados en vehículos blindados se han desplegado en todo el país, levantando barreras viales y puntos de control.

 

Vía Enlace Judío

DEJAR UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here