Gran rabino David Lau: «La muerte del Rab Bakshi-Doron deja un gran vacío en el mundo judío».

Eliyahu Bakshi-Doron, ex gran rabino sefaradí de Israel
Eliyahu Bakshi-Doron, ex gran rabino sefaradí de Israel

El presidente Rivlin y el primer ministro Netanyahu, así como los principales rabinos de todos los sectores del judaísmo, se unieron para recordar con elogios a Eliyahu Bakshi-Doron, quien murió ayer por complicaciones derivadas del coronavirus.

El lunes por la mañana, funcionarios israelíes, incluido el presidente Reuven Rivlin, elogiaron al ex gran rabino sefardí de Israel, Eliyahu Bakshi-Doron, quien falleció a los 79 años debido a complicaciones derivadas del coronavirus.
El rabino Bakshi-Doron falleció en el Centro Médico Shaare Zedek de Jerusalem. El hospital manifestó que su condición se deterioró durante el día y que los esfuerzos por revivirlo por la noche no fueron fructuosos.

El rabino, de 79 años, que se desempeñó como gran rabino sefardí desde 1993 a 2003, sucumbió al virus cinco días después de ingresar al hospital con síntomas de COVID-19. En el centro médico se le realizó la prueba correspondiente y se confirmó que había contraído la enfermedad.
«El rabino Bakshi-Doron era un estudiante muy sabio y con un profundo sentido de responsabilidad por todo Israel», dijo Rivlin. «Un rabino, un padre y un guía de las comunidades israelíes dentro y fuera del país», agregó.
El rabino Ben-Zion Bakshi-Doron, hijo del rabino fallecido, expresó que su padre será recordado por su «gran humildad».

«Siempre estaba abierto para recibir a todos los judíos», recordó el hijo del rabino. «Tenía una gran dedicación al público. No pertenecía a ningún sector en particular. Era un hombre del pueblo de Israel», añadió.
«Nos duele que no podamos decir adiós correctamente», lamentó el yerno de Bakshi-Doron, el rabino Alon Navon.
El primer ministro, Benjamin Netanyahu, también lamentó el deceso y recordó al rabino como » “un eslabón importante en la cadena de la tradición de la Torá de los rabinos sefaradíes».

Netanyahu elogió, además, su tarea como guía espiritual de las comunidades en Israel y en todo el mundo. «Su esencia era la inteligencia, la tolerancia y el amor por la gente y el Estado», manifestó.
El gran rabino sefaradí, Yitzhak Yosef, expresó que «el mundo rabínico, el mundo de la Torá y el mundo de la halajá (ley judía) perdieron a uno de sus primeros pilares».
El gran rabino ashkenazi, David Lau, sostuvo que la muerte de Bakshi-Doron “deja un gran vacío en el mundo judío».

Ynet

DEJAR UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here