Irán intentó envenenar a los israelíes aumentando el cloro en el agua

Ataque iraní al agua de Israel-Planta de desalinización Sorek, en Rishon Letzion
Ataque iraní al agua de Israel-Planta de desalinización Sorek, en Rishon Letzion

El ciberataque iraní, ocurrido en abril y cuyo objetivo fue frustrado, tuvo la intención de envenenar el agua de Israel al aumentar la cantidad de cloro a través de los sistemas informáticos de una planta de tratamiento de agua, informó el Financial Times el lunes, citando fuentes tanto iraníes como israelíes.
La semana pasada, Ygal Unna, director nacional de cibernética de Israel, reconoció oficialmente que el país había logrado frustrar un gran ataque cibernético contra sus sistemas de agua atribuido a Irán. El funcionario calificó el hecho como una «ofensiva sincronizada y organizada” destinada a alterar la infraestructura nacional esencial.

Unna no hizo mención explícita de Irán, ni formuló comentarios sobre las presuntas represalias, según las cuáles, dos semanas después Israel interrumpió, a través de un ciberataque, la operación de un puerto clave iraní. En cambio, expresó que los acontecimientos recientes han dado paso a una nueva era de guerra encubierta y advirtió que “se viene el invierno cibernético”.

El Financial Times publicó el lunes que, según los dichos de un funcionario de occidente, los piratas informáticos planeaban aumentar la cantidad de cloro agregado al agua utilizada en los hogares israelíes. Un funcionario israelí afirmó, en declaraciones para el mismo periódico, que el ataque frustrado “abrió la puerta a un escenario de riesgo impredecible”.
El artículo señala que el ataque “podría haber desencadenado fallas en el sistema de seguridad que habrían dejado sin agua a decenas de miles de civiles y granjas en medio de una ola de calor, ya que la estación de bombeo fue cerrada cuando se detectó el exceso de producto químico”.

“Era más sofisticado de lo que inicialmente pensaron [en Israel]”, afirmó el funcionario occidental al Financial Times. “Estuvo cerca de cumplir su objetivo y no queda claro por qué no lo logró”, remarcó.

Alireza Miryousefi, portavoz de Irán en su misión de la ONU, acusó a Israel de fabricar el ataque para asegurar un mayor apoyo financiero de Estados Unidos, y sostuvo que la actividad cibernética iraní es “puramente defensiva y protectora”.
El Financial Times también citó a una fuente iraní que expresó: “Irán no puede permitirse políticamente intentar envenenar a civiles israelíes. E incluso si Irán lo hubiese intentado, ¿dónde está la respuesta apropiada de Israel?”.

Pero Israel, aparentemente, sí respondió. Un ataque cibernético el 9 de mayo interrumpió por largas horas la operación del puerto de Shahid Rajaee en Irán, que maneja casi la mitad del comercio exterior del país.
El Financial Times atribuye la decisión israelí de apuntar al puerto al entonces ministro de Defensa y líder de Yamina, Naftalí Bennett.
El periódico destaca que un funcionario israelí no identificado dijo sobre las características del ataque al puerto que “fue pequeño, muy pequeño. Apenas como un golpe en la puerta. Un recordatorio amable de que `sabemos dónde vives´”.

Ynet en español

DEJAR UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here