Rabino Diego Elman: «A veces en Twitter me siento como sentado en la mesa de mis abuelos compartiendo con hermanos y primos»

Diego Elman - Rabino adjunto de la Comunidad Mishkan
Diego Elman - Rabino adjunto de la Comunidad Mishkan

Vis a Vis dialogó con Diego Elman, el Rabino adjunto de la Comunidad Mishkán de Buenos Aires, la institución reformista emblemática de Argentina. Desde hace más de 30 años ocupa posiciones relacionadas a la educación y a la dirección comunitaria y ha estado a cargo del púlpito de importantes instituciones.

Diego Elman - Fundacion Mishkan
Diego Elman – Fundacion Mishkan

El Rabino Diego Elman habló sobre cómo atraviesa su comunidad la pandemia, comentó acerca de las actividades realizadas en forma digital que lleva a cabo la institución, los cambios que se viven en estos momentos y se refirió a la experiencia de acompañar espiritualmente en este contexto a una familia que estaba sola en el cementerio enterrando a un ser querido: «Los ayudé a rezar y traté de llevarles consuelo o una recordación con los seres queridos y amigos conectados en Zoom. Si siempre son situaciones difíciles y tristes, no poder dar un abrazo real lo hace aún más complejo».

Leer más: Tamar Schwarzbard, la voz de Israel en Twitter

A su vez, Diego Elman es un usuario muy activo en redes sociales, especialmente en Twitter, en donde durante la pandemia se ha hecho común ver intercambios interesantes entre perfiles con diferentes posiciones ideológicas y religiosas.

El Rabino cuenta que «podemos tener visiones diferentes, pero si hay respeto, que no significa acordar, sino aceptar que aunque no sea mi forma de ver las cosas la del otro puede ser válida para él o para ella y para los suyos, tenemos otros puntos donde sí coincidimos».

«Somos todos parte de una gran familia y, bien usadas, las redes sociales son una herramienta fantástica. A veces en Twitter me siento como sentado en la mesa de mis abuelos compartiendo con hermanos y primos», explicó.

¿Cómo atraviesa la Comunidad Mishkán la pandemia?

Mishkán es su gente, con lo cual vivimos este tiempo con las mismas preocupaciones, cuidados, miedos, incertidumbre y también esperanza de que esto pronto pase y salgamos fortalecidos.

Como comunidad que mira al Cielo sin dejar de atender lo que pasa en la tierra, estamos haciendo un gran esfuerzo para estar lo más cerca posible de la gente y sus desafíos, que son también los nuestros.

¿Cómo han llevado a cabo cursos, rezos, charlas, actividades y contención durante la pandemia?

Rápidamente pudimos pasar a “modo virtual” tanto en los servicios religiosos, los espacios de estudio, el acompañamiento rabínico, la secretaría, e incluso en la actividad solidaria que se trasladó a las casas de nuestros voluntarios.

Lo hicimos casi instantáneamente, en parte por la experiencia previa a través de las actividades del Instituto de Formación Rabínica Reformista -del cual somos cofundadores- y que trabaja principalmente con educación a distancia y porque ya desde los inicios y en nuestro propio nombre (Mishkán era el Templo móvil que el Pueblo de Israel armaba y desarmaba en el camino a la Tierra Prometida) el Rabino Reubén Nisenbom creó y guía una institución flexible que se adapta a los tiempos no solo en su concepción ideológica sino en su aplicación práctica.

Rabino Diego Elman- Comunidad Mishkan
Rabino Diego Elman- Comunidad Mishkán

¿Ha habido más o menos gente conectada que lo que sucede a nivel presencial?

Mucha más. Si comparamos con la gente que suele venir a Mishkán, en el Kabalat Shabat que transmitimos en vivo al menos duplicamos la presencia en el momento y llegamos a multiplicarla por quince y más, si tenemos en cuenta quienes acceden después. También nos pasa en otros espacios que se pudieron sumar más personas.

¿Sentís que la gente percibe la ceremonia de la misma manera?

Sería imposible. En principio porque no hacemos la misma ceremonia, no se me ocurriría siquiera. Pararnos detrás de un púlpito “como si” la gente estuviera sentada en la sinagoga cuando no lo está, además de una irrealidad lo siento como una simulación. Y no me parece positivo, porque yo estoy en mi casa y la gente en la suya y aceptarlo es un buen primer paso para darle lugar a lo nuevo.

Aún si volvemos al formato anterior no será igual porque íntimamente habremos cambiado.

Cuando cada semana nos unimos vía internet creamos un espacio común, que es hermoso, pero diferente que el habitual y fingirlo haciendo de cuenta algo que no ocurre lo vivo como una transgresión al principio de “kevod hatzibur”, el respeto por la Comunidad y por su inteligencia.

Leer más: La comunidad judía de los Emiratos Árabes abrió una cuenta de twitter y celebró un emotivo Shabat

Decidimos aprovechar este tiempo para poder rezar con otra dinámica, interactuando en la medida en que la tecnología lo permite e intentando que quien está del otro lado de la pantalla sienta que sabemos que está ahí.

Hay mucha gente sola aún cuando vive con otros y el ritual es también una herramienta para acompañarnos, sentirnos cerca y establecer un vínculo. Reconocer y valorar la presencia del otro son condiciones necesarias para encontrar la presencia de Dios.

Hemos vivido shabatot súper emotivos y momentos que la gente valora como muy cercanos a pesar de la distancia y de un dispositivo electrónico de por medio. Hay quienes esperan con muchas ganas que se haga la hora de conectarse y que otros respondan a su deseo de “Shabat Shalom”.

¿Se han generado nuevas actividades virtuales?

Si. Entre otras, comenzamos un ciclo de conversaciones con personalidades de la cultura, un curso de Musar, incorporamos otras ceremonias como la havdalá o un servicio especial por el comienzo de un nuevo mes, que por las distancias era imposible de sostener en forma presencial pero de este modo logramos iniciarlo y sostenerlo.

¿Cómo crees que se desarrollará en un futuro? ¿Seguirá todo igual o se incorporará lo digital?

Es irreversible la participación a distancia. Nos dimos cuenta que algunos de los cursos tienen un nivel de presencia y de cantidad de gente que en un formato clásico no hubiera sucedido.

Por otro lado nuestra concepción reformista, es decir, no normativista y con el foco en el espíritu de nuestra tradición más que en su letra, no nos limita a la hora de transmitir por streaming o lo que creamos necesario para llegar a la comunidad aún siendo Shabat o una festividad.

¿Has tenido que acompañar en un entierro durante la cuarentena? ¿Cómo se maneja esa situación en estos tiempos tan difíciles y al que muy poca gente puede asistir?

Acompañé todo tipo de situaciones, desde un sepelio en el que los cuatro familiares autorizados estaban solos en el cementerio y yo a través de una video llamada los ayudé a rezar y traté de llevarles consuelo o una recordación con los seres queridos y amigos conectados en zoom. Si siempre son situaciones difíciles y tristes, no poder dar un abrazo real lo hace aún más complejo.

Leer más: Israel rastrea mensajes antisemitas en Facebook y Twitter en todo el mundo

El camino siempre es contener y tratar de facilitar el retorno a la vida. Estamos aprendiendo a hacerlo desde lejos y no es fácil, pero con amor, respeto y honestidad las distancias se acortan.

También lidiamos con momentos difíciles dentro de alegrías, como el nacimiento de un nieto al que todavía no se puede conocer personalmente o bar y bat mitzvá que tienen que cambiar de formato o posponerse.

Hay mucha sensibilidad a flor de piel y más que nunca hay que estar todo lo cerca que se puede para que los procesos personales, familiares y comunitarios estén contenidos y vayan por sendas positivas.

¿Cuál es tu pensamiento acerca de lo sucedido con los casamientos judíos llevados a cabo durante la cuarentena?

Una falta de respeto en todo sentido. Tanto a la sociedad de la que somos parte como a una comunidad que suele ser muy cuidadosa en sus actos y así se la deja expuesta con total irresponsabilidad. Han pasado por encima de todo tipo de valores judíos milenarios. Es muy grave.

Sos una persona activa en redes sociales, en especial en Twitter, en donde durante la pandemia se ha hecho común ver intercambios interesantes entre usuarios con diferentes posiciones ideológicas y religiosas. ¿Crees que las redes permiten ese acercamiento?

Gracias a Dios a lo largo de treinta años de vida comunitaria fui encontrando almas con quienes la conexión va más allá de una una posición ideológica.

Podemos tener visiones diferentes, pero si hay respeto, que no significa acordar, sino aceptar que aunque no sea mi forma de ver las cosas la del otro puede ser válida para él o para ella y para los suyos, tenemos otros puntos donde sí coincidimos.

Somos todos parte de una gran familia y bien usadas, las redes sociales son una herramienta fantástica. A veces en Twitter me siento como sentado en la mesa de mis abuelos compartiendo con hermanos y primos.

No es fácil y a veces se sale del cauce pero naturalmente se va ordenando y uno se va acercando a quienes comparten los mismos valores, aunque tal vez no las mismas prácticas.

Leer más: El Centro Wiesenthal instó a Twitter a «adoptar filtros para eliminar la propagación del odio»

Rabinos conservadores, reformistas y ortodoxos suelen tener diálogos virtuales que permiten reflexionar a los usuarios y generan una interacción positiva. ¿Es una manera de brindar un ejemplo y dar un mensaje?

No es nuevo que rabinos de diferentes corrientes dialoguemos, tal vez ahora es más visible y probablemente se haya incrementado. Claro que es un mensaje, porque es encarnar aquello que decimos y no siempre hacemos.

Hay un gran desarrollo en el diálogo interreligioso y muy poco en el intrareligioso. Tampoco todos quieren, digámoslo claro también. Pero los que sí creemos en la necesidad de unirnos, naturalmente vamos juntos.

Cuando hace ya más de diez años falleció mi papá, la ceremonia la hicieron un rabino ortodoxo y una rabina conservadora.

Se puede hacer mucho más si hay vocación de estar juntos y sobre todo si uno está seguro de dónde está parado sin ver al otro como una amenaza y que no sea la preocupación por cómo va a salir la foto o lo que vayan a decir los demás lo que marque la agenda.

Compartir y crecer juntos no anula al otro ni desmerece mi posición si creo en ella y estoy tranquilo con la coherencia entre lo que pienso, lo que digo y lo que hago.

¿Crees que se puede trasladar a nivel institucional y dirigencial?

Se puede y se hace. Algunas instituciones funcionan como paraguas que nos contienen a todos y hay dirigentes de diversos ámbitos que interactúan positivamente, pero hay mucho por delante.

En esta pandemia vimos como se tuvieron que tomar decisiones rápidamente que en otros casos hubieran llevado años de idas y vueltas.

Si pudiéramos entender que no hace falta una situación como esta para ser más flexibles y ágiles en dar respuestas transformadoras sería un paso enorme y habremos aprendido algo también.

¿Cómo ves a la comunidad hoy en día?

Por un lado cuando entra todo en crisis uno trata de contener y cuidar a quienes tiene más cerca, es normal y hace a la naturaleza humana. Por eso no es de extrañar que en un principio todos miramos hacia adentro, pero ya es tiempo de también hacerlo para afuera.

Nosotros articulamos y sinergizamos con otras instituciones y entiendo que el camino es potenciar esas alianzas para ayudarnos sin que eso signifique perder las particularidades, que en definitiva es lo que le da color al arco iris de la macro comunidad de la que formamos parte. Tenemos que compartir, hablar y hacer más juntos.

¿Cuál es tu visión acerca de que Sergio Bergman haya sido designado como nuevo presidente de la Unión Mundial del Judaísmo Progresista?

Por un lado es un reconocimiento a sus años de trabajo coherente y tenaz. La primera vez que lo escuché en la Comunidad Emanu El en 1997 dijo que si uno no pone el cuerpo y participa, las decisiones y el futuro siempre están en manos de otros y para que eso cambie es necesario comprometerse y hacer. Y con ese lema y su genuina vocación de emprender fue encarando cada puerta que abrió.

También la designación habla de la importancia del judaísmo liberal en la región, que siempre fue mirada como marginal y hoy claramente se ve que es generadora de proyectos superadores.

Una reflexión que quieras brindar acerca de este momento.

Todas las instituciones comunitarias están haciendo un enorme esfuerzo para estar cerca de la gente, que a su vez está inmersa en desafíos enormes y angustias de todo tipo.

Son tiempos en los que no hay que perder de vista que también es necesario proteger aquello que nos une, nos acompaña y en definitiva nos sostiene.

Quisiera terminar entonces con un pedido y es que cada una, que cada uno, en la medida de sus posibilidades, apoye a su Comunidad.

 

DEJAR UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here