Empresa israelí demanda a la ONU por difamación al publicar «Lista Negra»

Supermercado Rami Levy en Gush Etzion
Supermercado Rami Levy en Gush Etzion

Una empresa israelí que fue incluida en la «Lista Negra» de las Naciones Unidas (ONU) presentó una demanda por difamación.

La organización israelí de DD.HH. Shurat HaDin presentó una demanda por difamación en nombre de las empresas de alimentos y celulares de Rami Levy contra el Consejo de Derechos Humanos de la ONU (CDHNU) tras la publicación, a principios de este año, de una Lista Negra.

El CDHNU enumeró 112 empresas acusadas de hacer negocios con empresas israelíes con sede en los “territorios ocupados”. También de dañar los derechos humanos de los árabes de la Autoridad Palestina. Esto incluye a 94 empresas ubicadas en Israel y otras 18 en otros seis países.

Los negocios que aparecen en la lista negra incluyen bancos, empresas de telefonía móvil y empresas de reservas. Entre ellas, por ejemplo, Airbnb y la empresa de telecomunicaciones Bezeq de Israel.

Esta lista busca provocar un boicot internacional a estas empresas, incluida la cadena de supermercados y la red celular del empresario Rami Levy.

Ramy Levy
Ramy Levy

Levy presentó una demanda por difamación contra el CDHNU por 280.000 NIS (aproximadamente 80.000 dólares). Lo hizo a través de Shurat HaDin, que se especializa en la guerra legal y económica contra el terrorismo y las organizaciones anti-Israel.

La demanda establece que la actividad empresarial en Judea y Samaria no viola los derechos de los árabes de la Autoridad Palestina. De hecho, por el contrario, manifiesta que los beneficia.

Las redes de Levy emplean tanto a trabajadores árabes de AP como a israelíes, al tiempo que brindan derechos totalmente iguales. La demanda presentada señala que, en todo caso, se puede decir que las empresas israelíes están mejorando los derechos de los árabes locales y su bienestar económico de manera inconmensurable.

A suvez, afirma que las condiciones de trabajo y los beneficios que los demandantes brindan a sus trabajadores árabes de la AP son 10 veces más altos que los que reciben los trabajadores en la AP o en los lugares de trabajo en el territorio que controla.

Según la Oficina Central de Estadísticas de la Autoridad Palestina, el trabajador árabe promedio en la AP gana aproximadamente 2.200 NIS. En las empresas de Levy gana hasta tres veces más.

Shurat HaDin explicó que, usualmente, no se pueden presentar demandas contra organizaciones de ONU, pero que este caso es excepcional.

La Lista Negra incluye solo compañías israelíes de propiedad judía. Ninguna compañía israelí de propiedad árabe que opere en Judea y Samaria. Se presentó una lista al tribunal en un sobre cerrado que incluye 11 empresas de propiedad árabe.

Por lo tanto, el Consejo de Derechos Humanos no goza de inmunidad porque actúa en violación de la Carta de la ONU y con discriminación.

Rami Levy afirmó que “cree en la verdadera convivencia”: “Todos los empleados de nuestra red de marketing están sin distinción de religión, raza o nacionalidad. Tienen los mismos derechos, e incluso ganan salarios tres veces más altos que el salario promedio en la Autoridad Palestina. Estamos felices de servir a todos los clientes sin distinciones y continuaremos haciéndolo”.

La directora de Shurat HaDin, Nitzana Darshan-Leitner, agregó que la afirmación del CDHNU de que las empresas deben abstenerse de hacer negocios en Judea y Samaria, ya que estos son territorios ocupados “no es más que un libelo de sangre”.

“Esta lista negra refleja la verdadera imagen del Consejo de Derechos Humanos de la ONU. Una vez más se revela como racista, oscuro y parcial. Este consejo no determinará dónde se cruzarán las fronteras del Estado de Israel”, afirmó.

El informe, que se inició en 2016, recibió críticas de Israel y Estados Unidos como una “lista negra” que alienta los boicots al Estado Judío.

La lista podría presionar al Consejo de Seguridad de la ONU (CSNU) para que haga un seguimiento y actúe contra Israel. También podría utilizarse como un arma por los defensores de los boicots contra Israel.

 

Vía Jewish Press

DEJAR UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here