Los judíos de los países del Golfo anuncian las primeras organizaciones comunitarias

Los judíos de los países del Golfo anuncian las primeras organizaciones comunitarias
Los judíos de los países del Golfo anuncian las primeras organizaciones comunitarias

Las comunidades judías en seis países del Golfo Pérsico anunciaron el lunes el establecimiento de la primera organización comunal de la región, con un rabino y un tribunal judío, el Beth Din de Arabia.

Estimuladas por los nuevos acuerdos con Israel, las comunidades de los Emiratos Árabes Unidos, Baréin, Kuwait, Omán, Qatar y Arabia Saudita crean un nuevo organismo bajo el rabino Elie Abadie nacido en Beirut para supervisar la vida judía.

La Asociación de Comunidades Judías del Golfo (AGJC), que reúne a judíos en Baréin, Kuwait, Omán, Qatar, Arabia Saudita y los Emiratos Árabes Unidos, estará dirigida por el rabino Dr. Elie Abadie y el presidente Ebrahim Dawood Nonoo.

Leer más: Jorge Yoma respondió con un mensaje antisemita al comunicado de la DAIA tras la muerte de Carlos Menem
Leer más: Comunicado de la DAIA tras la muerte del expresidente Carlos Menem

La AGJC está creando una corte judía, llamada Beth Din de Arabia, para presidir asuntos relacionados con disputas civiles, estatus personal, herencia y ritual judío. También dirigirá la Agencia de Certificación Arabian Kosher en los seis países del Golfo informó Enlace Judío.

El anuncio se produce después de que los Emiratos Árabes Unidos y Baréin establecieran relaciones diplomáticas con Israel en septiembre como parte de los Acuerdos de Abraham. Israel también alcanzó acuerdos de normalización con Sudán y Marruecos.

“Pensamos que, dado que el futuro ha cambiado en los últimos seis meses aquí, esta región se está abriendo a la presencia del pueblo judío … Como comunidades, deberíamos unirnos y tratar de tener la infraestructura necesaria para servir a la comunidad judía local y todos esos judíos que están de paso”, dijo Abadie al Times of Israel.

Algunos países, como los Emiratos Árabes Unidos y Baréin, tienen comunidades judías relativamente establecidas, mientras que otros países tienen diplomáticos, empresarios, personal militar y empleados judíos extranjeros que viven allí.

“Hay un puñado en Arabia Saudita”, explicó Abadia, “hay otros que aún no viven públicamente una vida judía, pero sabemos de personas que viven allí que son miembros de nuestra asociación”.

El rabino Elie Abadie con la personalidad del medio social emirati Loef el-Shareef (cortesia)

El AGJC servirá a judíos asquenazíes y sefardíes que provienen de países de todo el mundo. Abadie buscará incorporar tradiciones históricas de la región del Golfo en la vida religiosa de la organización. También presidirá las circuncisiones, los bar / bat mitzvás y las bodas. La matanza ritual judía también está prevista en los próximos meses.

Se necesitan tres rabinos para el Beth Din, y cuando se reúna, los rabinos volarán para unirse a Abadie como jueces. Han llegado ofertas de Israel, Europa y Estados Unidos.

“Brindaremos servicios educativos en forma de clases, conferencias, charlas”, dijo Abadie. “Algunos se darán en persona, viajaré a diferentes lugares y otros se darán a través de Zoom”.

El AGJC también tiene la intención de construir lentamente un sistema educativo judío, comenzando con programas para la primera infancia.

En Pesaj, que comienza a fines de marzo, el AGJC proporcionará matzá (pan ácimo de Pésaj), libros de majzor y otros alimentos para la comida del Seder (cena tradicional que da inicio a la festividad de Pésaj).

La asociación está financiada por donantes privados y miembros de la comunidad local. En esta etapa, no ha recibido ningún dinero de los gobiernos estatales.

Abadie dijo que las autoridades emiratíes han sido un gran apoyo. “Me han dicho que todo lo que necesite, quieren estar ahí para mí y para la comunidad”.

un hombre con el Rollo de la Torá en sus brazos acompañado de otro hombre hablan con una mujer árabe vestida de negro
Miembros de la comunidad judia de Dubai sosteniendo un rollo de la Tora que llevaron a Abu Dabi para marcar la importancia de la llegada de las delegaciones israelí y estadounidense para finalizar un acuerdo de normalizacion con Israel, en un hotel en Abu Dabi el 31 de agosto de 2020. ( NIR ELIAS / AFP)

Abadie aún no se ha puesto en contacto con las autoridades saudíes. Los judíos locales están manejando contactos con sus gobiernos en esta etapa.

En los últimos años, los Emiratos Árabes Unidos han logrado grandes avances al presentarse como un país abierto que respeta todas las religiones. El presidente Khalifa bin Zayed Al Nahyan declaró que 2019 es el “Año de la tolerancia” en los Emiratos Árabes Unidos. En este contexto, el país anunció la construcción de un complejo interreligioso masivo en Abu Dabi que también incluirá una sinagoga.

La llamada Casa de la Familia Abrahámica está programada para abrir en 2022, y actualmente no está claro quién será invitado a mudarse al edificio.

De Allepo a Dubai

Abadie, nacido en Beirut, un prominente rabino y estudioso del judaismo sefardi que vivia en la ciudad de Nueva York, comenzo a servir como jefe de la comunidad judia de los EAU en noviembre.

La familia Abadie, Beirut, Libano (credito de la foto: cortesia)

Abadie nació en Beirut de refugiados judíos sirios que huyeron de Alepo en medio de disturbios a raíz del Plan de Partición de la ONU de 1947 para Palestina. “Mi familia fue testigo de primera mano de cómo las turbas entraron en la sinagoga, la saquearon, sacaron rollos de la Torá y los quemaron … cómo arrojaron al rabino a la calle. Y entraron en muchos negocios judíos y los saquearon”.

Se estima que 75 judíos murieron en los disturbios de Alepo.

La familia de Abadie vivió en el Líbano durante 22 años, hasta que comprendieron que el país se encaminaba hacia una guerra civil.

Creció en la Ciudad de México y luego se mudó a Nueva York para asistir a la Universidad Yeshiva, donde fue ordenado rabino en 1986. Cuatro años más tarde, obtuvo un título de médico y aún mantiene una práctica privada de gastroenterología.

Durante muchos años, Abadie se desempeñó como líder espiritual de la sinagoga Edmond J. Safra. También fundó la Escuela de la Academia Sefardí de Manhattan y dirigió el Instituto de Estudios Sefardíes Jacob E. Safra en la Universidad Yeshiva.

Es funcionario del Consejo Rabínico de América y copresidente de Justicia para judíos de países árabes, un grupo que aboga por los refugiados judíos de Oriente Medio.

Abadie dijo que solo ha recibido reacciones positivas mientras caminaba por Dubái con kipá, e incluso los emiratíes lo paraban, querían mostrarle su conocimiento del hebreo y canciones israelíes. “Ha sido una sorpresa muy agradable”.

Continuará su práctica médica en un hospital de los Emiratos Árabes Unidos además de sus deberes rabínicos.

Reapertura de la sinagoga de Baréin

Ebrahim Dawood Nonoo de Baréin será el presidente de la AGJC. Su familia se mudó en la década de 1890 de Basora, Irak a Baréin, uniéndose a cientos de judíos que se mudaron de Irak para buscar oportunidades económicas en Bahrein.

Ebrahim Dahood Nonoo. (Cortesia de Nonoo via JTA)

Un número menor de judíos también se estableció en Baréin desde Irán aproximadamente al mismo tiempo. En su apogeo en las décadas de 1920 y 1930, la comunidad tenía alrededor de 800 miembros, según Nonoo, aunque otros han dicho que el número llegaba a los 1.500. Aunque los miembros de la comunidad se mezclaban socialmente con los musulmanes de Baréin, se casaban principalmente dentro de la comunidad y vivían cerca unos de otros en Manama. Los miembros continuaron hablando basrawi, un dialecto judío del árabe iraquí y todavía lo hacen.

La sinagoga en Baréin se construyó en 1935 y la comunidad floreció hasta la votación de partición de la ONU en 1947. Un grupo de alborotadores, que según algunos eran trabajadores extranjeros, incendió la sinagoga y robó el único rollo de Torá del país. La mayor parte de la comunidad se fue después del ataque o en la década y media siguiente, instalándose en Israel.

Los pocos que quedaron o sus descendientes constituyen los aproximadamente 50 judíos que viven en el país. Hay un cementerio judío activo, pero la sinagoga, reconstruida por el padre de Nonoo en la década de 1990, nunca volvió a abrir oficialmente y la mayoría de la comunidad continúa orando en casa. Hasta hace poco, la comunidad dependía de la base de la Marina de los EE. UU. en Baréin para obtener alimentos y artículos rituales kosher, pero ese arreglo ya no existe.

tumbas sencillas en paisaje arenoso con palmeras al fondo
El cementerio judio de Manama aun funciona. (Cortesia de Ebrahim Nonoo via JTA)

La mayoría de los judíos viven ahora en el barrio de Umm al-Hassam en Manama, la capital de Baréin.

La mayoría de los miembros de la comunidad hoy en día tienen éxito financiero y continúan estando representados en el Consejo Shura, que ha designado un asiento para cada uno de los representantes de las poblaciones judía y cristiana del país. En 2001, Nonoo se convirtió en el primer judío designado para formar parte del Consejo Shura del país, la cámara alta de su Asamblea Nacional. Fue reemplazado por Houda Nonoo, quien más tarde se desempeñó como embajador de Baréin en los Estados Unidos. Fue reemplazado por Nancy Khedouri, un pariente de la poderosa familia Kadoorie, una familia judía de origen iraquí con sede en Hong Kong que se convirtió en una de las familias más ricas de Asia (y transcribió el apellido de manera diferente). Houda Nonoo y Khedouri son primos de Ebrahim Nonoo.

Nonoo pasó 15 años estudiando en el Reino Unido y luego regresó a Baréin para dedicarse al negocio de cambio de moneda de su padre.

La sinagoga reconstruida volverá a abrir cuando se revoquen las restricciones de COVID-19. La comunidad utilizará un rollo de la Torá de Israel.

Nonoo espera tener una nueva experiencia en Baréin durante las fiestas judías. “Podemos manejar las oraciones semanales por nuestra cuenta pero necesitamos un rabino para los festivales”.

Es optimista de que el establecimiento de la AGJC conducirá “absolutamente” a un renacimiento de la vida judía en el reino. “Si vamos a hacer bar mitzvá aquí, si vamos a enseñar a los niños aquí, si vamos a ser capaces de darles una educación religiosa aquí, habrá una gran diferencia”.

Houda Nonoo, ex enviada de Barein a Washington.

“La vida judía en el Golfo ha aumentado drásticamente durante la última década”, dijo Houda Nonoo, quien ahora trabaja en el Ministerio de Relaciones Exteriores de Baréin. “Baréin, hogar de la única comunidad judía indígena en el Golfo, ha experimentado un crecimiento en el turismo judío en los últimos años. En junio de 2019, celebramos el primer minyan en décadas en nuestra sinagoga durante el Taller Paz a la Prosperidad y dos años después, recibimos consultas casi todos los días de judíos de todo el mundo que preguntan sobre comida kosher y visitas a los sitios judíos en el Reino”.

“En la última década, hemos visto a más judíos trasladarse al CCG por motivos comerciales. Además, todos hemos leído o experimentado el auge de los viajes judíos en los Emiratos Árabes Unidos en los últimos meses. Como resultado, estamos creando la Asociación de Comunidades Judías del Golfo para que podamos apoyarnos unos a otros”, dijo.

Ebrahim Nonoo dijo que los bareiníes se le han acercado en busca de oportunidades comerciales con empresas judías e israelíes. “Esa también es una buena señal”, dijo. “Hay algo de movimiento, pero es muy lento. En cierto modo, es bueno que sea lento. Porque para concienciar a la gente y aceptar los cambios que están ocurriendo, es mejor hacerlo a un ritmo más lento”.

dos hombres a la izquierda dos mujeres a la derecha, de pie, posando a cámara
Lideres de la comunidad judia de Barein con el rabino Marc Schneier. (De derecha a izquierda) La miembro actual del parlamento de Barein, Nancy Khedouri, la ex embajadora de Barein en los Estados Unidos Huda Nonoo, el rabino Marc Schneier y el lider comunitario Michael Yadgar, febrero de 2018 (cortesia)

Abadie prevé un florecimiento de la vida judía en la región. “Definitivamente veo un crecimiento para las comunidades aquí en el Golfo por varias razones”. Citó el turismo y las oportunidades comerciales. También espera que algunos judíos que buscan alejarse de países que experimentan un aumento del antisemitismo se trasladen a la región.

Para Abadie, comenzar una nueva vida como rabino en Oriente Medio es profundamente personal. “Al regresar a un país, donde caminando por las calles, me siento casi como en mi infancia en el Líbano. Oír árabe, música árabe, oler la cocina árabe, oír las inspiradoras oraciones de la mezquita”.

“En cierto sentido, está cerrando el círculo de la historia judía en los países árabes e islámicos que existió durante milenios”, dijo.

JTA y Raphael Ahren contribuyeron a este informe de Enlace Judío.

DEJAR UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here