Israel demuestra que con la democracia se come, se educa y se cura. Por Gustavo Szpigiel

israel-demuestra-que-con-la-democracia-se-come-se-educa-y-se-cura-frase-de-raul-alfonsin
israel-demuestra-que-con-la-democracia-se-come-se-educa-y-se-cura-frase-de-raul-alfonsin

En el año 1983, el candidato a presidente de la Argentina, Raúl Alfonsín, terminaba sus discursos preelectorales con dos citas que trascendieron los tiempos. Una era el preámbulo de la Constitución Argentina y la otra fue “Con la democracia se come, se educa y se cura”.

De esa manera quería diferenciarse de los años aciagos de la dictadura hace casi 40 años.

Israel en esos momentos tenía tan solo 35 años de vida y de lucha contra el terrorismo. En Argentina nacía una esperanza de refundar un país destruido.

El 10 de octubre del ’83, Yitzhak Shamir sucedió a Menajen Beguin como primer ministro de Israel. El 29 de ese mes, Alfonsín ganó las elecciones y se convirtió en el primer presidente en democracia luego de los siete años de dictadura en Argentina.

En todos estos años Argentina se debatió en la pobreza, inflación, inseguridad, incautación de ahorros y feroces luchas internas. Pasó de ser un país con un 14% de pobreza en 1985 a casi un 50% en 2021. En Israel ronda el 20%.

Pero las diferencias se acentúan en estos tiempos donde nos une una pandemia global y cada gobierno debe tomar las medidas pertinentes para el bien de su población.

Mientras en Argentina todavía no se llegó a vacunar el 1% de la población y ya hay más de 53 mil muertos, los grandes temas nacionales son si Mauricio Macri se levantó tarde o la locutora le dijo presidenta a Cristina. Mientras tanto la gente se muere de hambre, de Covid o por robarle un celular todos los días.

En Israel ya está vacunado más del 50% de la población. Hace un mes el país registraba cifras de casos diarios en torno a los 4.000 e índices de positivos alrededor del 6%. Pero ahora las últimas cifras muestran que el miércoles se detectaron  470 nuevos contagios y el índice es del 1%. Y da toda la sensación de que en cualquier momento “todo vuelve a la normalidad”.

Como si fuera poco, en el medio hay una cuarta elección para gobierno y en la que el primer ministro, Benjamín Netanyahu, está perdiendo por solo dos escaños y el país se dirige a una quinta contienda electoral. ¿Lo imaginamos en Argentina? ¿Perder por tan poco y que todo sea “normal”?

Está comprobado que Raúl Alfonsín nació en Chascomús, Provincia de Buenos Aires, Argentina. Aunque todo indique que haya nacido en Tel Aviv.

Leer más: Las claves del éxito de la masiva campaña de vacunación israelí

 

Gustavo Szpigiel – Director de Vis a Vis

2 COMENTARIOS

DEJAR UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here