«Menashé», la película que abrió el camino de «Shtisel» y «Poco Ortodoxa»

Menashé-la-película-que-abrió-el-camino-al-éxito-de-Shtisel-y-Poco-Ortodoxa
Menashé-la-película-que-abrió-el-camino-al-éxito-de-Shtisel-y-Poco-Ortodoxa

Poco antes de que estallara el furor global por las series televisivas «Shtisel» y «Poco Ortodoxa», «Menashé» fue la película independiente que abrió las puertas al interés del público internacional por la vida de las familias ultra-religiosas judías

«Menashe» se estrenó en enero del 2017 en la célebre muestra de cine independiente Sundance Film Festival. Se realiza anualmente en el estado norteamericano de Utah. Allí fue adquirido por la productora A24 para su distribución en Estados Unidos. Luego saltó a la plataforma de «streaming» Netflix, en cuyo canal latinoamericano todavía se puede ver.

La película tiene un punto en común con «Poco Ortodoxa», la miniserie protagonizada por la actriz israelí Shira Haas: se basa en una historia real. Pero, a diferencia de la premiada miniserie, y de «Shtisel», el filme dirigido por Joshua Z. Weinstein está protagonizado por verdaderos ultra-ortodoxos.

En efecto, el guión de la película -hablada en idish- está construido alrededor de eventos reales ocurridos a su protagonista, Menashe Lustig. La historia gira en torno a sus problemas como padre viudo. La dificultad para conectar con su hijo de diez años, Rieven (encarnado por Ruben Niborski) y las presiones de la familia de su fallecida esposa.

Antes de «Menashe» hubo otras grandes películas que bucearon en la vida de los judíos ultra-religiosos, como la israelí «Ushpizin», del 2004, que tuvo una edición estadounidense en DVD, o la recordada «A Stranger Among Us», protagonizada por la actriz estadounidense Melanie Griffith.

Leer más: ¿Se viene la cuarta temporada de Shtisel?

Pero el filme de Weinstein rompió el molde y, en cierta manera, permitió una mayor profundización en los ambientes ultra-ortodoxos y fomentó el interés global del público, en particular por el innegable sabor genuino que le brindó Lustig y otros judíos del barrio de Borough Park, en Brooklyn, en la ciudad de Nueva York.

Weinstein, quien es judío, pero no es jasídico ni habla idish, venía del terreno de los documentales antes de escribir «Menashe». Cuando comenzó con la pre-producción hizo un casting en el barrio, pero pocos actores y actrices se presentaron, así que decidió recurrir a la «gente común» de la barriada ultra-ortodoxa.

Lustig, por su lado, recordó que tuvo que asumir riesgos para participar de esta producción. Por ejemplo, evitó pedirle autorización a su rabino, porque sospechaba que la respuesta sería negativa.

Además, el actor le advirtió a Weinstein: «tengo mis límites». Lustig, quien hasta ese momento solamente había producido unos clips cómicos para YouTube, dijo saber que «todas las películas del mundo secular tienen sexo, amor, todas esas cosas, pero nosotros, no nos tocamos, ni siquiera miramos a las mujeres».

A pesar de las reservas y las dudas, Lustig, Weinstein y el equipo de actores, actrices y técnicos terminó redondeando una excelente película, que puede compartir tranquilamente el podio de las mejores sobre la vida ultra-ortodoxa junto a «Shtisel» y «Poco Ortodoxa».

Israel Económico

DEJAR UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here