11 niños ucranianos con problemas médicos complejos llegan a Israel para recibir tratamiento

Centro Médico Schneider
Centro Médico Schneider

Un grupo de 11 niños ucranianos con problemas médicos complejos llegaron a Israel como parte de una misión de rescate del Centro Médico Infantil Schneider.

El personal de Schneider voló a Kiev para encontrarse con los niños ucranianos y transportarlos a Israel. Los chicos fueron trasladados desde el Aeropuerto Internacional Ben-Gurion al departamento de emergencias del hospital, donde los evaluaron y asignaron a las unidades apropiadas según sus condiciones médicas.

Los miembros del equipo de Schneider también se unirán al hospital de campaña que dirige el Centro Médico Sheba, que partirá hacia Ucrania el domingo.

“En Schneider creemos y sabemos que los niños, dondequiera que estén, son nuestro futuro en Israel y en todo el mundo. El equipo de Schneider se ofreció como voluntario para ayudar con todas sus fuerzas para atender todas las necesidades físicas y emocionales de los niños de Ucrania. Estamos orgullosos de ser parte de esta delegación y esperamos días mejores”, afirmó la subdirectora del hospital, la Dra. Efrat Baron-Harlev.

Además, el martes por la noche, la Agencia Judía para Israel y la aerolínea nacional de Israel, El Al, trajeron dos aviones de inmigrantes rusos, todos los cuales son elegibles para la ciudadanía bajo la Ley de Retorno de Israel, para establecerse en el país.

“El Al continuará sirviendo como puente aéreo entre Israel y el mundo. Volará a donde sea que haya judíos e israelíes que puedan estar en problemas”, expresó el director ejecutivo de El Al, Avigal Soreq.

Por su parte, Israel está construyendo centros de ayuda para refugiados en la frontera occidental de Ucrania. Es otra de las formas de ayuda que se enviarán esta semana, informó The Jerusalem Post.

El Ministro de Relaciones Exteriores, Yair Lapid, instruyó al ministerio y a MASHAV, la agencia de ayuda y desarrollo de Israel, que se centren en cuatro áreas principales de ayuda humanitaria.

Vía The Algemeiner

DEJAR UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here