El conflicto entre palestinos e israelíes llegó al deporte

No mezclar política y deporte. Esa ha sido siempre una de las premisas de la UEFA y de la FIFA, pero parece imposible que vaya a mantenerse durante mucho tiempo. El conflicto entre Israel y Palestina ha llegado al fútbol y las máximas autoridades se enfrentan a una situación en la que se pueden ver obligados a tomar partido.

Palestina está reconocida por la FIFA desde el año 1998, aunque su federación data de 70 años antes. La falta de infraestructuras obligaba a jugar fuera de la región, en zonas como Qatar o Jordania, pero ahora los problemas de movilidad son insostenibles. Llegar al lugar donde se celebran los partidos o los entrenamientos suele ser una odisea, pues los controles son muy estrictos y, según la Asociación de Fútbol Palestina (AFP), las restricciones rozan la ilegalidad. Israel, en cambio, asegura que solo son medidas de seguridad para evitar ataques terroristas.

Por ello, la AFP ha decidido denunciar a Israel ante la FIFA para acabar con el problema, solicitando su inmediata exclusión del organismo mundial. La fecha prevista para tal solicitud tendrá lugar los días 10 y 11 de julio durante el congreso que se celebrará en Sao Paulo (Brasil), aunque Joseph Blatter está tratando mediante reuniones con los presidentes de ambas federaciones de que se firme un tratado de cooperación.

Los representantes palestinos no soportan más las numerosas trabas que pone Israel a su deporte y los asaltos que sufren sus deportistas y, aunque en otras ocasiones la intervención de Platini fue vital para hallar soluciones, esta vez quieren llegar más lejos. “Su sistema sigue siendo racista y fascista. Para mí no hay cambios, los israelíes no están cooperando”, ha afirmado Jibril Rajou, presidente de la AFP.

Israel, por su parte, se muestra abierto a colaborar con la causa, al menos de cara a la galería. Rotem Kemer, presidente de la Asociación de Fútbol Israelí, afirmó: “Estamos haciendo esfuerzos para ayudar a la Asociación Palestina. Trataremos de hacerles las cosas más fáciles. No creo que seamos expulsados de la FIFA porque vamos en la dirección correcta”. El objetivo es favorecer que los palestinos tengan más fácil jugar al fútbol dentro y fuera de Cisjordania y en la Fran de Gaza.

En medio del conflicto, Ali bin al-Hussein, vicepresidente de la FIFA y presidente de la Federación de Fútbol de Jordania, da la clave de la verdadera meta del fútbol: «No defiendo a ninguna de las dos partes y, conforme a los estatutos de la FIFA, no se le puede decir a un país qué hacer, pero solo pedimos que permitan a nuestros niños y niñas practicar este deporte»

(Fuente: www.hoy.es. Escrito por Marcos G. Merino)



DEJAR UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here