El costo del terror: El Banco que financió a Hamas

Un nuevo frente se abre ante Hamas. Una batalla de diez años, impulsada por las víctimas norteamericanas del terror de Hamas, contra el “Banco Árabe”, principal banco de inversiones en Jordania, llega hoy al tribunal Federal de Brooklyn. 297 víctimas y familiares de atentados que perpetrara Hamas en Israel, demandan cientos de millones de dólares del banco jordano, que sirvió, a su juicio, como canal para la transferencia de fondos a Hamas en los territorios. Se trata de atentados perpetrados en el período de la Segunda Intifada y entre ellos, el atentado en el Dolphinarium, de la Universidad Hebrea y en el restaurante Sbarro de Jerusalén.

El juicio que se abrirá con la elección del miembro del Jurado y se prolongaría por dos meses, se ocupará de 24 atentados terroristas en Israel, durante los años 2001-2004, en los cuales murieron 39 norteamericanos y resultaron heridos 102. Parte importante de los demandantes son israelíes de ciudadanía norteamericana que aprovechan esa legislación. “Esperamos haber liberado la última barrera para la realización del juicio sobre nuestro tema”, declaró el abogado de los demandantes.

El Banco Árabe, creado en Jerusalén en el año 1930, con base actualmente en Amán, capital de Jordania, activa 600 sucursales a lo largo del mundo, además de Manhattan y los territorios de la Autoridad. El Banco es acusado de haber proporcionado servicios financieros a los perpetradores de atentados y organizaciones de beneficencia en control de Hamas, como también para la transferencia de becas por más de 5000 dólares para cada una de las familias de los terroristas suicidas y otros activistas terroristas. Los demandantes sostienen que el Banco jordano, mantuvo cuentas de Hamas y sus líderes, entre ellos de Ahmed Yassin.

La primera demanda fue presentada por Courtney Lynda, cuyo esposo, John, resultó muerto por una explosión en la Franja de Gaza, en el año 2004, al momento en que se desempeñaba como custodia de diplomáticos norteamericanos. La carpeta conocida con el nombre de “Lynda contra el Banco Árabe”, atravesó diferentes apelaciones y llegó hasta La Corte Suprema. En todos estos años, el departamento de estado norteamericano no ayudó a los demandantes. La demanda original incluía un número doble de atentados y miles de demandantes, muchos de ellos israelíes sin ciudadanía norteamericana. Finalmente, aquellos que no cuentan con la ciudadanía de Estados Unidos no fueron incluidos.

El camino del juicio quedó despejado después que la Corte Suprema en Estados Unidos rechazara el 30 de junio un pedido del Banco jordano de anular las sanciones en su contra, debido a su negativa a proporcionar listados de clientes. El Banco no logró convencer que a través de la revelación de los nombres de clientes, podría enfrentar una violación de la ley penal en Jordania, Líbano y la Autoridad Palestina.

Las familias demandantes sostienen que la ayuda bancaria fue decisiva para los esfuerzos de la organización terrorista de acceder a la simpatía del público palestino. El Banco por su parte, sostiene que proporcionó un servicio bancario común, “Sin intenciones de colaborar con Hamas o cualquier otra organización terrorista conocida”. La victoria de los demandantes sobre el Banco jordano podría ayudar a frenar en el movimiento, la libertad de dinero con fines terroristas de los bancos a lo largo del mundo.

Fuente: Ynet/CIDIPAL / PorIsrael.org

DEJAR UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here