Se reabrió el Beit Jabad de Mumbai en la India

Entre tanta violencia, guerra y conflicto , el mes anterior hubo un hecho que nos conmovió y que decidimos darle el espacio que corresponde para que no pase desapercibido entre los misiles y las agresiones a Israel.

El pasado 26 de agosto se reabrió la “Nariman House”, el Beit Jabad de Mumbai (Bombay) que el 27 de noviembre de 2008 cerró sus puertas al ser uno de los objetivos de la serie de atentados terroristas ejecutados en forma simultánea y coordinada por fundamentalistas islámicos en esa ciudad de la India.

Un poco de historia

Los terroristas al atacar la “Nariman House”, asesinaron al director de Beit Jabad, el rabino Gabriel N. Holtzberg z’l (29) y a su esposa Rivka Rosenberg z”l (28) junto a otros cuatro judíos que se encontraban allí en el momento de producirse el atentado, siendo los únicos sobreviviente el hijo del rabino, Moishe, que tenía dos años de edad y la niñera india Sandra (44), quien poniendo en peligro su propia vida, protegió y salvó al niño.

De acuerdo a lo declarado por uno de los terroristas capturado vivo por las fuerzas indias, el objetivo era matar a 5.000 personas en el principal centro comercial y financiero de la India, que es permanentemente visitado por comerciantes internacionales por razones de negocios e infinidad de turistas del mundo entero, por lo que los otros lugares atacados fueron importantes hoteles de la ciudad.

Evidentemente los autores intelectuales de este ataque decidieron golpear a la India a fin de que su álgida relación con Pakistán, que se estaba encausando pacíficamente luego de años de disputas fronterizas, volviera a fojas cero ya que los comandos terroristas fueron enviados desde el país limítrofe a realizar los ataques.

La inclusión del Beit Jabad, un centro observante que además de las tefilot (oraciones) principalmente de Shabat y festividades, tenía una especie de hostel y brindaba comida kasher a los judíos que así lo requerían, sólo puede explicarse como resultado del odio que el fundamentalismo islámico siente por todo lo que sea judío. La manera en que fueron encontrados los cuerpos exánimes de los seis judíos asesinados demuestra que fueron torturados en los momentos previos a su ejecución y ultrajados luego de muertos, algo que no ocurrió, por ejemplo, con los rehenes asesinados en los hoteles.

Días después, a principios de diciembre, se llevó a cabo en nuestra comunidad un acto de homenaje a las víctimas de la AMIA, y durante el mismo expresó el director general de Jabad Lubavitch Argentina, rabino Tzvi Grunblatt, que Jabad continuaría su tarea en la ciudad de Mumbai en otro lugar hasta tanto se reconstruya el edificio, a fin de que el Beit Jabad volviera a prestar sus servicios a toda la comunidad judía local y a quienes por turismo o negocios visitan la ciudad.

La tarea que se desarrollaba en el Beit Jabad antes del ataque terrorista está muy bien descripta en un libro publicado por el Grupo Editorial Lumen: “Díez días en Bombay – El atentado”, una novela escrita por Ite Klimovsky de Borger, quien junto con su marido, Guillermo Borger (quien era el presidente de la AMIA) habían pasado los Iamim Noraim (Rosh Hashaná y Iom Kipur) del 2008, pocas semanas antes del 27 de noviembre, en el Beit Jabad de Mumbai, pues habían viajado a Bombay para asistir a una exposición internacional relacionada con la actividad empresarial que desarrollan en Buenos Aires.

Reapertura del Beit Jabad

El 26 de agosto, coincidente con la reapertura de la “Nariman House”, se realizó la convención regional de rabinos de Jabad Lubavitch que incluye lugares como Bangkok, Tailandia, Singapur y Hong Kong, habiéndose realizado el día anterior un acto en el participaron más de 20 rabinos de Jabad Lubavitch, entre ellos, el rabino Moshe Kotlarsky, vicepresidente de Merkos L’inyonei Chinuch, el brazo educativo de Jabad-Lubavitch.

El Beit Jabad será dirigido por el rabino Yisrael Kozlovsky y su esposa Chaya, y durante el acto se invitó al rabino Moshe Kotlarsky a dirigirse a los presentes, quien expresó «Creo que esto es realmente un mensaje para todo el mundo [pues demuestra que se] puede superar los retos, incluso el más horrible de los desafíos», para luego referirse directamente al rabino Kozlovsky, diciendo “Usted puede y debe reconstruir [la actividad del Beit Jabad], y este proyecto sirve como un faro de luz y esperanza de que el mal no prevalecerá».

Por su parte el rabino Kozlovsky sostuvo que «Este edificio de seis pisos estaba operando de forma continua hasta que el ataque (…) No estamos entrando en un nuevo edificio; estamos volviendo a nuestro edificio original y vamos a continuar y expandir todas las actividades que tuvieron lugar aquí (…) Hoy, al mirar hacia el futuro, nuestro mensaje es de la perseverancia y la fe inquebrantable en el poder de la luz sobre la oscuridad”.

La “Nariman House”, es un edificio de seis pisos, en dos de los cuales se instalara un museo judío mientras que en resto estará ubicado el Beit Hakneses, aulas de estudio, el hostel con su respectivo comedor y la vivienda de del matrimonio Kozlovsky.

Que trascurridos algo más de cinco años esta casa de observancia de la forma raigal de la vida judía, puesta al servicio tanto de los miembros del pueblo de Israel que viven en Bombay como los que por motivos turísticos o comerciales visitan la ciudad es otra demostración de cómo nos sobreponemos a las tragedias, priorizando la vida.

DEJAR UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here