¿Cómo prevenir el próximo ataque terrorista? Por Ron Ben Yishai

No es fácil disuadir a terroristas como los que llevaron a cabo el letal ataque en la sinagoga Kehilat Yaakov, por lo que Israel, para contener la amenaza, debe servirse de todos los medios de su sistema de defensa.

La masacre en la sinagoga de Jerusalén fue primero meticulosamente planeada. Los terroristas seleccionaron deliberadamente un objetivo claramente religioso. El momento, también, fue elegido para producir un efecto particularmente asesino – oraciones de la mañana, durante el cual el edificio de la sinagoga estaba lleno de gente.

Y tampoco hubo azar acerca de su elección de las armas; podrían haber perpetrado los asesinatos con el arma en su poder, pero también llevaron consigo cuchillos de carnicero, con la intención de añadir un componente del ritual islámico para el ataque y, probablemente, imitar los asesinatos que el Estado islámico está llevando a cabo en Siria e Irak.

La conclusión es que este fue un ataque terrorista provocado por motivos religiosos islámicos y el resultado de la incitación en dos planos – la incitación regional inspirada en los videos publicados por el EI y sus organizaciones afiliadas; y la incitación palestina y árabe que gira en torno a las afirmaciones acerca de los esfuerzos israelíes para dañar las mezquitas del Monte del Templo y tomar el control de todo el lugar.

El segundo plano es compartido por Mahmoud Abbas, el Rey de Jordania Abdullah y el Sheikh Raed Salah, líder de la Rama Norte del Movimiento Islámico en Israel. Hamas, también, juega un papel importante en la incitación. La organización se encuentra actualmente en una situación desesperada porque los egipcios están dictando el ritmo de la rehabilitación de la Franja de Gaza después de la operación Margen Protector. En este momento Hamas no puede permitirse disparar desde Gaza, y por lo tanto incita a llevar a cabo ataques terroristas en Jerusalén. La posibilidad de que Hamas estuviera directamente involucrado en el ataque – su preparación y el momento – también debe ser investigada a fondo.

Hamas afirma que el ataque fue una venganza por el asesinato del conductor de autobús palestino en Jerusalén. El examen de patología – con la participación de un médico palestino – demostró que fue un suicidio; pero los medios de comunicación de la Autoridad Palestina y los sitios de redes sociales palestinos continuaron afirmando que el hombre fue asesinado por judíos, y Abbas no se toma la molestia de corregir esa impresión.

La masacre, por lo tanto, fue religiosamente autorizada por elementos islámicos y palestinos, pero no podría haber sido frustrada de antemano porque ningún grupo terrorista específico estaba directamente implicado. Los ataques terroristas de este tipo son muy difíciles de prevenir de antemano y es difícil, también, disuadirlos porque los autores sabían – y así es como se planeó el ataque – que no saldrían del mismo con vida.

Es difícil disuadir a una persona que ha decidido convertirse en un mártir y, por lo tanto, el establishment de seguridad debe trabajar para prevenir y contener este tipo de ataques con todos los medios a su disposición. La mayoría de las medidas ya están en vigor; pero cuando una sensación de calma parece invadir la zona, estas medidas parecen aplicarse menos estrictamente. Incluso cuando las cosas están tranquilas en el Monte del Templo, no podemos perder de vista el hecho de que el levantamiento popular, la intifada, sigue ahí, bajo la superficie, esperando un pretexto o un gancho para colgar otra masacre.

Las medidas que deberían adoptarse: Amplio despliegue de patrullas de policía y puestos de control en todo Jerusalén y los barrios árabes propensos a la violencia (Jabel Mukaber, Silwan, Isawiya y otros)

Movilización de grandes fuerzas policiales y de la Policía de Fronteras, y, si es necesario, también de soldados de las Fuerzas de Defensa de Israel que, ocasionalmente, realicen patrullajes como una muestra de presencia; estas fuerzas deben estar equipadas no sólo con medios de control de disturbios, sino también con precisas instrucciones tendientes a evitar el uso de armas de fuego y muertes innecesarias; cada cadáver trae otro en su estela

Detención preventiva de agitadores; el servicio de seguridad Shin Bet está familiarizado con ellos y con los imanes que avivan las pasiones; las detenciones ayudarán a calmar el estado de ánimo

Más allá de las medidas ofensivas, las medidas defensivas son aún más importantes – y sobre todo el despliegue de guardias de seguridad en las instituciones públicas. La vigilancia pública es importante; mantener los ojos abiertos y alertar a fuerzas de seguridad, fácilmente disponibles, demostró ser muy eficaz en las primeras dos intifadas. Es necesario, también, evitar que los acontecimientos en Jerusalén se extiendan a otras zonas dentro de la Línea Verde, a las comunidades árabes israelíes y a Judea y Samaria. Es igualmente importante evitar represalias por parte de judíos.

También barreras de hormigón

Se piensa que la demolición de las casas de los terroristas sirve como elemento de disuasión. La cuestión sigue siendo tema de debate. Pero una cosa es segura, las demoliciones en este momento sólo sirven para estimular las pasiones – y sería mejor abstenerse de este tipo de acciones, al menos por ahora.

La opción puede ser considerada más adelante, teniendo en cuenta, por supuesto, que Israel no demuele las casas de los terroristas judíos. Este hecho convierte a la disuasión en una forma de castigo injusto y desigual para las familias de los terroristas que incita el estado de ánimo en las calles, en lugar de prevenir ataques terroristas.

Lo más importante es cambiar la mentalidad. La Intifada en la que nos encontramos envueltos puede diferir, en su naturaleza, de los levantamientos populares anteriores, pero aquí está, existe y tenemos que adaptar las medidas a las nuevas características – la dificultad de frustrar ataques de antemano y la dificultad involucrada en disuadir ataques debido a la motivación religiosa y la incitación.

Las medidas adoptadas para poner fin a la actual ola de terrorismo deben ser una combinación de operaciones ofensivas, un severo llamamiento a los elementos árabes y palestinos a cesar la incitación, y una vigorosa acción defensiva que incluya también barreras de hormigón.

Fuente: Ynet / Traducido para porisrael.org por José Blumenfeld

1 COMENTARIO

DEJAR UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here