Meguilat Ester

PURIM – 4 y 5 DE MARZO – ¿Qué es Meguilat Ester?  Es un libro bíblico alusivo a la Reina Ester, que cuenta una historia de gran peligro para el pueblo judío y de la cual fuimos finalmente salvados.
La Meguilat Ester ocupa un lugar importante en nuestra tradición, ya que es regla en la Halajá, que todos dejen sus quehaceres y vayan a escuchar la Meguilá. ¿Por qué?
Aparentemente es una historia sin relevancia, que les ocurrió a nuestros antepasados, y resumiendo fue así: Había un rey que tenia un ministro que odiaba a los judíos (algo común durante los 2000 años de exilio). Ese ministro planeó aniquilar a todos los judíos (¿cuantas veces en nuestra historia?). De casualidad, un judío tenia una relación muy cercana dentro del palacio del rey, dado que descubrió un complot para asesinar al rey y dio aviso, lo que demostró lealtad al mismo. Ese judío, dada la casualidad, era el tío de la reina, y juntos los dos, persuadieron al rey para anular los decretos que pesaban sobre el pueblo judío.
Este es en  esencia el contenido del relato que, de casualidad, no nombra ni siquiera una vez a D-s. Creo que si leyéramos los periódicos de la época, hubiésemos encontrado una descripción de los hechos bastante parecida en la sección de crónicas, pero este es sólo un lado de la Meguilá, el lado visible.
Detrás de esta cortina se vislumbran unas imágenes totalmente distintas. Hay un versículo al final de la Meguilá que da una pista, la cual nos puede llevar a comprender más allá. Actualmente, sería como si el encargado de la censura militar leyera un mensaje de un sospechoso de espionaje, que sólo encuentra un relato sin sentido que habla del clima, del resfrío, etc., pero una línea al final de este simple mensaje le muestra que no se trata de algo simple, sino de un mensaje cifrado con mucha información.
El versículo dice así (Ester 10.2): «Y todo el hecho de su poder y su fuerza y el capítulo de la grandeza de Mordejai que lo engrandeció el rey, he aquí ellos están escritos en el libro de los sucesos de los días para los reyes de Media y Persia». El lector inteligente comprenderá, que no vino la Meguilá a contarnos de qué libros sacar material, información y/o detalles sobre Mordejai, -por si somos curiosos de saber el final de Mordejai-. Al contrario, esto nos da una pista y nos dice: ‘Lector, si sólo te interesa los detalles históricos de aquel suceso o conocer la grandeza de Mordejai, deja la Meguilá y busca en otros lados. ¡¡Te equivocaste de dirección!!’ Para eso puedes fijarte en los libros de historia de los reyes de Persia y Media.
La Meguilat Ester es uno de los libros sagrados y,  por ende, ¡debemos tomarlo y comprenderlo como tal! No alcanza con una lectura superficial, sino que debe ser un estudio de análisis profundo y detallista, como todos los libros del TANAJ, y recién ahí podremos ver esa luz oculta.

Dos «personajes» claves en la Meguilá son Amán y Mordejai el judío, quienes estaban enfrentados entre sí de manera extrema. Nuestros sabios nos enseñan que no era una lucha física, sino principalmente ideológica. Cada uno representaba una forma de concebir el mundo totalmente opuesta.
La Meguilá nos cuenta (Ester 4.7) «y le contó a él -a Hataj- Mordejai todo lo que sucedió (KARAU)» Dice el Midrash: “le dijo a Hataj, dile a Ester, que un descendiente de KARAU vino sobre nosotros”. De aquí vemos que la cosmovisión de Hamán es que todo lo que ocurre en el mundo no tiene relación entre sí, es sólo una casualidad.
En síntesis, según Amán, no existe la voluntad Divina, por ende nadie arruinaría sus planes de exterminar al pueblo judío.  Esta ideología no la inventó Amán, sino la heredó del fundador, su abuelo Amalek.

Cuando el pueblo salió de Egipto, el mundo entero estaba impresionado y a la vez con temor y respeto hacia el pueblo de Israel, salvo uno: Amalek, que no sólo no temía, sino que intentó luchar contra el pueblo maravillosamente liberado. ¿De dónde sacó coraje? ¿Acaso no vio lo que todo el mundo vio? Lo que sucedía es que tenía una explicación racional a todo lo que ocurrió a la salida de Egipto, las plagas, como se partió el Mar Rojo, etc.: casualidad, marea baja…..
Del otro lado tenemos a Mordejai, quien con orgullo no se prosternaba ni a Amán ni a su ideología, ya que según él, existe la Divina Providencia que dirige los hechos y actos. «Todos los días Mordejai se paseaba cerca del patio del hogar de las mujeres del palacio» (2.11). Durante un período bastante largo, deambulaba cerca del patio del palacio, ¿Para qué?  Explica Rashi, que no le quedaba claro cómo era posible que Ester fue llevada contra su voluntad, a lo del rey si éste no era judío, entendía que por algo era, y estaba esperando saber el final. Es decir, también Mordejai continuaba con la ideología de sus antepasados judíos, que legaron  a las generaciones posteriores, la fe que todo tiene una causa, un porqué; Existe programa detallado al plan Divino, aún cuando, a veces,  no se ve ni se entiende por qué y cómo es que sucede tal o cual cosa. Igualmente, con el correr del tiempo, entenderemos los motivos.
En esta lucha, la Meguilá actúa de juez, y termina dictaminando que Mordejai tiene razón.
Si releemos la Meguilá, podremos seguir sacando la capa que cubre y profundizar más. Veremos que el principal personaje de la Meguilá no es sino D-s, a pesar que su nombre no aparece ni una sola vez, pero su presencia se siente en cada detalle.
Cuando hablamos del concepto nes (milagro), lo entendemos como algo que rompe con el orden de la naturaleza. Ejemplos clásicos son: el tarrito de aceite de Janucá que duró encendido ocho días, o cuando se partió el Mar Rojo. Pero nuestra Meguilá nos enseña que incluso dentro del orden natural, y en forma oculta, se puede encontrar la dirección milagrosa de D-s.
De los acontecimientos previos al milagro de Purim, podemos reunirlos en tres puntos.
1.      Al tercer año del reinado de Ajashverosh se hizo una fiesta y como resultado de la misma, el rey se separó de su mujer Vashti y se buscaron nuevas postulantes para reina. Se reunieron muchas jóvenes de todo el reinado, y al séptimo año de su reinado fue elegida Ester. Es decir, tenemos varios acontecimientos que pasaron en el transcurso de cuatro años.
2.      En esos días (no especifica exacto cuando) se revelaron Bigtan y Teresh, dos ministros que planeaban matar al rey. La reina Ester le cuenta al rey del plan en nombre de Mordejai. Al verificarse, se escribe en los libros del rey.
3.      Después de estos sucesos (otra vez no especifica) el rey eleva el cargo de Amán y éste ordena que todos los sirvientes y los que están en el palacio del rey se prosternen frente a Amán. Mordejai se negó a hacer reverencia. Resultado de esto, Amán decidió exterminar a todo el pueblo judío, y en el mes de Nisán del año 12 hizo un sorteo, que cayó en el mes de Adar del año 13.Tenemos 3 acontecimientos, alejados entre sí en tiempo y en tema. Sin embargo,  en un corto tiempo se descubrió la conexión entre los distintos sucesos. Comenzando desde el día 13 de Nisán, repentinamente se van dando las cosas de manera inesperada, y en sólo 3 días se dio todo vuelta por completo.
El día en que los decretos son enviados a los distintos estados del reinado, Mordejai da aviso a la reina Ester y le pide que interceda ante el rey para salvar al pueblo judío. Justo esa noche, el rey no consigue conciliar el sueño y pide leer el libro de los recuerdos. En esa noche, vino Amán al palacio, para pedirle al rey permiso para ahorcar a Mordejai. El entró justo cuando le leían al rey del intento de dos ministros de asesinarlo. Y como el rey quería agradecer a quien lo salvó, Amán aconsejó vestirlo (resultó ser Mordejai)  con las ropas del rey y llevarlo en el caballo del rey por las calles de la ciudad, para demostrar el honor a quien el rey quiere. De aquí en más, sobreviene la caída definitiva de Amán.
Pensemos, ¿qué paso aquí? Los últimos dos sucesos que marcamos anteriormente se unieron al primero, en un sólo momento, ¡¡¡y ahí se da vuelta todo!!!
¡¡A esto lo llamamos milagro!! ¿Existe demostración más clara de la Divina Providencia?
En la fe judía existe el concepto de premio y castigo (consecuencia), en el cual hay un principio básico de “medida por medida”, es decir, de acuerdo a como actúa el hombre, así actúan con él. Esto aparece muchas veces en el TANAJ y en la Mishná.
Si nos trasladamos por un momento  hacia la época de Amalek, nos encontraremos con una personalidad importante, llamada Itro (suegro de Moisés), quien fue de los primeros en acercarse a la fe judía hasta convertirse. ¿Qué lo llevó a esto? Dice Itro sobre si mismo (Exodo 18.11), “ahora yo sé que D-s es lo más grande, porque con lo mismos medios que intentaron dañar al pueblo judío, con lo mismo ellos se hundieron”. Es decir, Itro buscó ver la justicia Divina de «medida por medida», y encontró que ellos querían tirar a los chicos de Israel al agua, y fueron ajusticiados con el agua.
En la Meguilá podemos ver la misma conducta, sólo que más marcada. Ejemplos: 1. El mismo día que cayeron los enemigos, ese día los judíos dominaron sobre ellos. 2. Amán vino a que le permitieran matar a Mordejai y como resultado, el mismo llevó a Mordejai por las calles de la ciudad montado en el caballo del rey. 3. La  horca que Aman preparó para ahorcar a Mordejai fue la misma que se usó para colgarlo a él.
Otro detalle remarcado en la Meguilá, también un concepto básico, que D-s adelanta el remedio a la enfermedad (Talmud Meguila13.b).
Este principio lo vemos en toda la Meguilá, como ser que Ester es tomada como Reina  antes del decreto de exterminar a los judíos o que Mordejai descubre e informa del complot antes que sea publicado el decreto. Por eso dice la Meguilá muchas veces «Después de estos sucesos…» ¿después de qué? Después de que ya estaba el remedio. (Maharal de Praga).
Estos son algunos conceptos que podemos aprender de la Meguilá.
 Cuando sufre el pueblo de situaciones difíciles o de angustia tenemos que saber que sólo vemos parte de la realidad, ya que nos falta ver la otra parte del programa porque hay justicia y hay un Juez.

Fuente: Ieshiva Ateret Tzvi

1 COMENTARIO

DEJAR UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here