Caso Nisman: la fiscalía estudia nuevas medidas de prueba que serían »determinantes»

Entre ellas estarán una nueva declaración de los custodios del fiscal fallecido y más pericias sobre las líneas telefónicas. Se conocieron nuevos datos sobre el arma encontrada en la casa de la madre de Nisman.

En momentos en que crecen los cruces entre la querella y Viviana Fein, la fiscal que lleva adelante la investigación por la muerte de Alberto Nisman prepara una serie de nuevas medidas que serían «determinantes». A la inspección ocular fijada para el próximo 23 de abril, se suma la conformación de la ya postergada Junta Médica que se llevará a cabo el 27 del mismo mes. Asimismo, según lo señalaron fuentes cercanas a la fiscalía, se agregarán más solicitudes. «Arrancarán la semana próxima con el nuevo llamado a declaración de los ocho custodios que ya se habían presentado oportunamente ante Fein», indicaron. Este punto fue expresamente pedido por la defensa.

Asimismo, Fein dispondría un nuevo pedido de entrecruzamiento de llamadas y la profundización del análisis de la información que arrojen las antenas de teléfono de la zona. Según lo destacan las fuentes, las nuevas medidas apuntan principalmente a determinar posibles conexiones entre personas vinculadas a la investigación.

En paralelo hay un análisis en curso sobre un Ipad, una computadora y teléfonos encontrados en la casa de Nisman, para conocer llamadas, mensajes, mails, sms, whatsapps y fotografías. Los resultados de las pericias tecnológicas pasan por estos momentos sobre la Policía Metropolitana, dado que la División Delitos Tecnológicos de la Policía Federal fue apartada del caso por una medida de la jueza Fabiana Palmaghini, luego de que se filtraran en los medios de comunicación fotos íntimas del fiscal Nisman. «Los resultados de las pericias tecnológicas son indispensables para poder avanzar en la investigación», indicaron las fuentes.

Sobre el peritaje que se realizó este miércoles a la camioneta Audi que había sido prestada al fiscal y que se encontraba en el estacionamiento de la torre Le Parc de Puerto Madero, las fuentes advirtieron que «no se trata de un procedimiento realizado tres meses después de la muerte del fiscal, sino que la camioneta ya había sido peritada oportunamente». Agregaron que «en esta oportunidad se buscaba si el auto contaba con GPS para acceder a la información del mismo». En este caso, fue personal de la Policía Metropolitana que informó que la unidad no contaba con GPS, aunque desde la fiscalía se solicitó a la firma Audi información respecto de las características con que cuenta ese modelo de vehículo, indicaron las fuentes.

Respecto a la declaración que prestó esta semana Sara Garfunkel -la tercera desde el fallecimiento de Nisman- en la que informó a la Justicia que su hijo había dejado un arma guardada en su casa sin que ella lo supiera, las fuentes indicaron que el arma encontrada había sido inscripta en el RENAR en 1993 «pero Nisman nunca la había reempadronado, por lo que no estaba habilitado si quiera para comprar balas, por ejemplo»

Asimismo, en su nueva declaración, Garfunkel reafirmó su testimonio donde indica que desde su llegada al domicilio de Nisman -luego de que el médico de Swiss Medical y el custodio se asomaran, sin ingresar al baño, para encontrarse con el cuerpo del fiscal en medio de un charco de sangre- nadie más entró o salió del lugar donde se encontraba el cuerpo de Nisman sin vida, hasta el momento de la llegada de las autoridades judiciales.

Los próximos pasos a seguir en la investigación serán determinantes: el encuentro de la Junta Médica buscará dirimir los puntos en conflicto entre el equipo fiscal y la querella cómo ser la posición en que fue encontrado el cuerpo de Nisman, si fue trasladado de un sitio a otro, establecer la hora de la muerte, conocer si se configuró espasmo cadavérico, entre otros.

Fuente: Infobae

DEJAR UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here