Le ordenaron a Fein investigar la ayuda local a Irán para vigilar a Nisman

La jueza Palmaghini quiere que avance sobre la probable entrega de información personal del fiscal y sus familiares por parte de espías argentinos a los agentes iraníes. Lo había denunciado Patricia Bullrich.
Hay una línea de investigación en la causa por la muerte del fiscal Alberto Nisman que la fiscal Viviana Fein aún no exploró y sobre la que la jueza Fabiana Palmaghini le pidió que avance. Se trata de la presunta colaboración de agentes de inteligencia argentinos con servicios iraníes. Esa conexión es la que iba a denunciar Nisman el lunes 19 de enero en el Congreso Nacional y la que le reveló a la diputada del PRO, Patricia Bullrich, quien luego se lo narró a Fein al ser llamada a declarar como testigo.
“Una de las cosas que a mí me desarrolló a fondo Nisman fue que cuando él empezó a ver lo que había en esas escuchas, en varias grabaciones que nunca oímos, aparecen agentes de la Secretaría de Inteligencia (hoy Agencia Federal de Inteligencia – AFI) pasando información sobre él y su familia a los servicios secretos iraníes y a los imputados en la causa AMIA”, contó Bullrich a Clarín.
La diputada repitió ayer lo que el 26 de enero había declarado ante Fein: que en la reunión que mantuvo con Nisman el 14 de enero en su despacho de la Unidad Fiscal especial AMIA y luego en distintas llamadas telefónicas, el fiscal le expresó su preocupación por lo que había encontrado en las escuchas que formaron parte de la denuncia contra la presidenta Cristina Kirchner, el canciller Héctor Timerman y el diputado de La Cámpora, Andrés “Cuervo” Larroque por presunto encubrimiento del atentado de 1994 contra la mutual judía.
Bullrich aseguró que Nisman se preocupó porque a quienes había identificado como agentes de inteligencia argentinos se los escuchaba pasando información detallada sobre sus hijas. “Les informaban sobre la academia a la que iban a inglés, días y horarios, cómo se movían, todo. Eran actividades de sus propias hijas que hasta él desconocía, porque eran detalles”, relató Bullrich que le dijo Nisman. E insistió: “No era información normal y general sobre su trabajo sino muy específica, que sólo podía tener como fin el amedrentamiento”.
El viernes fue Palmaghini quien, tras suspender sus vacaciones y pedir celeridad a Fein en la toma de medidas de prueba, le sugirió tomar cómo válida y seguir la línea de investigación introducida por la diputada macrista. Bullrich no pudo precisar si esas escuchas de las que le habló Nisman formaron parte o no de las pruebas que presentó cuando hizo su denuncia de encubrimiento contra la mandataria y otros funcionarios, pero aseguró que el fiscal le había afirmado que esos “servicios de inteligencia estaban bajo las órdenes de la Presidenta”.
Según la diputada, Nisman nunca le transmitió el nombre de los agentes de inteligencia que aparecían en las escuchas, pero sí le insistió en que la reunión de ese lunes en el Congreso debía ser reservada. a fin de poder hablar con tranquilidad y presentar toda la prueba. Según detalló, Nisman le habría recordado que revelar la identidad de un agente de inteligencia va contra la ley, y por ello requería que el encuentro fuera cerrado al público.
El plan del fiscal, y para ello se comunicó en reiteradas oportunidades con Bullrich durante ese fin de semana de enero, era asistir el lunes a la mañana al Congreso, respondiendo a la convocatoria de los legisladores de la oposición. En su denuncia, Nisman había mencionado a agentes de inteligencia inorgánicos que formaron parte de la maniobra de encubrimiento por la que él acababa de denunciar a la Presidenta, y que incluía la firma del Memorándum de Entendimiento con Irán. Uno de esos agentes que el fiscal no identifica es Allan Bogado, el lobbista radicado en Misiones al que después se escuchó en conversaciones con Jorge “Yussuf” Khalil, el empresario libanés radicado en la argentina que habría actuado de nexo con los iraníes.
Fuente: Clarín

DEJAR UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here