AMIA: Lijo afirmó que Nisman no tenía nada para agregar a su denuncia

El juez federal Ariel Lijo descartó que el fallecido fiscal Alberto Nisman tuviera pruebas adicionales para su denuncia contra la presidenta Cristina Fernández de Kirchner, ya desestimada por la justicia, según informaron fuentes judiciales.

“Pienso que no tenía más elementos para aportar que los que hizo públicos”, dijo el juez al declarar el lunes como testigo en la causa que lleva la fiscal Viviana Fein para establecer las causas de la muerte del ex titular de la UFI-AMIA.

Lijo y su hermano Alfredo fueron citados a declarar a raíz de las múltiples comunicaciones detectadas en un teléfono Nextel de Nisman entre el 14 de enero, cuando hizo su denuncia, y su muerte, cuatro días más tarde.

Lijo reveló que la primera comunicación fue para notificarle que había presentado la denuncia por un supuesto plan para desincriminar a los iraníes acusados por el atentado a la AMIA, ocurrido en 1994.

El hermano de Lijo, Alfredo, mantuvo al menos cuatro contactos con Nisman, desde un aparato Nextel registrado a nombre de su esposa, en las horas previas a la radicación de la denuncia, el 14 de enero pasado, según consta en el expediente judicial.

Nisman presentó la denuncia ante el juez Lijo, quien llevó la causa por la desviación del atentado a la AMIA ocurrida durante la década menemista, aunque su denuncia no tuviera conexión con aquellos hechos.

Las comunicaciones quedaron registradas en la antena del country Abril, situado en el sur del Gran Buenos Aires, donde vive Ariel Lijo, en tanto su hermano Alfredo también admitió haberse comunicado explicando que “eran amigos”.

El juez explicó que en el transcurso de aquellos contactos con Nisman, su secretario le avisó que la denuncia ya estaba presentada, lo que lo obligó a interrumpir sus vacaciones para resguardar pruebas, aunque luego entendió que no había conexidad con su expediente y la envió a sorteo.

Como transcurría la mitad de la feria judicial, la jueza de turno María Servini de Cubría también rechazó habilitar su juzgado para tratarla.

“En mi experiencia de haber trabajado con Nisman, cada vez que efectuaba una presentación, ya estaba bien elaborada, era la conclusión de su trabajo. Ya estaba completa”, explicó Lijo a la fiscal y luego consideró: “A mi entender, no tenía más elementos para aportar a su denuncia”.

La explicación echa por tierra las versiones de que Nisman tenía numerosas pruebas guardadas para presentarlas con posterioridad a la denuncia original.

El magistrado dijo también no haber notado ninguna anormalidad en la actitud de Nisman, ya que“estaba como siempre”.

La denuncia por supuesto encubrimiento al atentado contra la AMIA recayó finalmente por sorteo en el juez Daniel Rafecas, quien la desestimó por inexistencia de delito, temperamento seguido luego por la Sala I de la Cámara Federal porteña.

Fuente BAE

DEJAR UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here