Daniel Santoro: «El gobierno les sugirió a Canicoba Corral y Oyarbide que se jubilen»

El periodista de Clarín y escritor del libro «Nisman debe morir», Daniel Santoro, dialogó en exclusiva con la CADENA JUDÍA DE INFORMACIÓN VIS A VIS luego de la exposición que realizó en la última charla de la Agrupación Memoria Nisman junto a la filósofa Diana Cohen Agrest. Se refirió a cómo ve el Juicio por Encubrimiento que se está desarrollando, y que se encuentra en la etapa testimoninal, y a la posible jubilación del juez de la causa AMIA, Rodolfo Canicoba Corral.

– Durante la charla mencionaste que se vienen «tiempos difíciles». ¿A qué te referís?

– Tenemos un presidente (Mauricio Macri) que maneja el Poder Ejecutivo y no las dos cámaras del Congreso de la Nación. Por otro lado tenemos una expresidenta que quiere liderar la oposición peronista de una forma salvaje. Ahora está callada. Yo creo que va a ser muy importante ver quién termina siendo el líder más importante del peronismo porque no es lo mismo Massa y Urtubey que Cristina, más que nada por el tema del caso Nisman que para ella fue una cosa que la tenía obsesionada. Uno de los puntos por los cuales bendijo la candidatura de Daniel Scioli fue porque él dijo que iba a seguir con el memorándum con Irán. Scioli había denostado la denuncia por encubrimiento que presentó el exfiscal Nisman.

– En tu exposición también mencionaste la posibilidad de que la causa AMIA nuevamente se quede sin juez. Teniendo en cuenta que pronto se viene la feria judicial, ¿esto puede suceder en los próximos días?

– La información que nosotros tenemos es que el gobierno les mandó mensajes secretos, a través de terceras personas, a los jueces Norberto Oyarbide y Rodolfo Canicoba Corral diciéndoles «renuncien que se van con una jubilación de privilegio o los van a someter a juicios políticos en el Consejo de la Magistratura». Eso va a ser un problema porque hoy la Fiscalía UFI-AMIA ya tiene dos fiscales que renunciaron. Una de las fiscales había dicho que iba a investigar la pista siria, que fue promovida por Cristina Kirchner, y hoy no tiene rumbo. Por eso yo creo que es preferible tomarse el tiempo con el tema de los fiscales, pedirle a la Procuradora que llamé a un concurso de antecedentes. Además que haya un compromiso de los partidos políticos de decir esto es una cuestión de Estado porque sino va a seguir obstaculizándose. Con respecto al juez de la causa es más difícil porque cuando Canicoba Corral renuncie va a haber un juez que lo subrogue, y después va a haber un proceso en el Consejo de la Magistratura para nombrar un juez en su juzgado. Entonces eso no se puede consensuar, ya que es la forma que tiene la justicia de nombrar a sus letrados.

Con el posible «retiro» de Canicoba Corral surge otro interrogante. El año que viene vencen las alertas rojas de Interpol y el juez tendría que estar trabajando para que este organismo de seguridad internacional les renueve las alertas a los iraníes…

– Yo creo que Canicoba Corral hizo un pedido. Pero es importante que ya sea Canicoba Corral, un juez subrogante o eventualmente un juez titular que mantenga las alertas rojas porque es lo único que realmente presiona a Irán para que algún día este dispuesto a indagar a los siete iraníes acusados de ser los autores ideológicos del atentado a la AMIA.

– ¿Qué análisis haces del Juicio por Encubrimiento que se está llevando adelante en la Sala 2 de Comodoro Py?

(se agarra la pera y hace un silencio) Obviamente que toda persona que cometió un delito tiene que pagar por eso. Hay algo que escribí en mi libro, Stiuso utilizó la causa AMIA para provocar la salida de sus enemigos internos. Al exagente de la exSIDE después del atentado a la Embajada de Israel le asignan el seguimiento al exembajador de Irán,  luego se produce el atentado en 1994 contra la AMIA, Anzorreguy nombra como auxiliares del exjuez Galeano al «Fino» Palacios y a Patricio Finen, que era el jefe de la Sala Patria, un sector interno que competía con Stiuso dentro de la exSIDE. Incluso Nisman dice eso. Stiuso se enoja por eso y hay unos odios mutuos muy profundos. Finalmente, en el 2004, cuando él de la mano del exfiscal Alberto Nisman vuelve a tener control de la investigación aparecen un montón de cosas: el exjuez Juan José Galeano es destituido, el «Fino» Palacios va preso. Fijate que la denuncia por el «espía porteño» el juez Casanello no lo manda a Mauricio Macri a juicio oral y público, todavía se está debatiendo qué hacer con la figura del presidente.

En su momento publiqué en Clarín que hay un espía de la exSIDE que llamó a la casa de Sergio Burstein. ¿Cuánto de todo esto tiene verdad? Es real que son los derechos de Burstein, como de cualquier otro ciudadano, yo también fui espiado tres veces y es gravísimo eso, y cuánto de esto fue manipulado por la exSIDE. Son cosas que no pueden dejarse de entender en este Juicio por Encubrimiento. Si sólo se ve como una cuestión de prueba y de testimonios. Este juicio tiene un contexto político que no puede ser ajeno. Yo pienso que es un mensaje negativo para los jueces que tienen la causa AMIA por lo sucedido con Mullen, Barbaccia y Galeano. Yo cubro Comodoro Py, los jueces tienen miedo de involucrarse en este tipo de causas por los riesgos que tenés. Pero insisto, si hubo delitos tienen que pagar por ellos. Pero hay que pensar las cosas como una cuestión de Estado: la causa AMIA tuvo 6 fiscales, a uno lo mataron. Y con relación a los jueces vos tenés que el caso del exjuez Galeano fue confirmado por la Cámara Federal, entonces ¿qué vas a hacer ahora? Investigar a toda la Cámara Federal si el juez termina eventualmente condenado.

– Entonces, nuestro país no está preparado judicialmente en caso de haber un tercer atentado…

– En la Argentina, pese a haber sufrido dos atentados terroristas, no existen leyes y jueces especializados en el terrorismo internacional. El exjuez Juan José Galeano era joven en 1994 cuando tomó la causa y no tenía ni idea sobre el terrorismo internacional. Estados Unidos consideró el atentado a las Torres Gemelas como un acto de guerra que cambia toda la Justicia y nadie preguntó si había una prueba o un testimonio contra Osama Bin Laden, el ejército fue y lo ejecutó directamente. La Argentina no está preparada para que suceda un tercer atentado terrorista en términos de seguridad y de justicia. Esos son temas que hay que construir desde el Congreso de la Nación, fiscales, jueces y diputados especializados. Excepto por dos o tres legisladores, el resto no tienen la menor idea de todo este tipo de cosas. Yo me capacité, pero hay algunos que te pregunta si lo mataron o se suicidó. Es un tema mucho más complejo que ese interrogante.

DEJAR UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here