Donald Trump choca con el resto de candidatos republicanos sobre el Islam e Israel

El magnate inmobiliario Donald Trump se enfrentó al resto de aspirantes a la nominación republicana a la Presidencia de EE.UU. sobre la animadversión que despierta el país norteamericano entre los musulmanes y sobre qué estrategia que seguir en Oriente Próximo y con Israel.

«Yo no quiero ser políticamente correcto. Tenemos un problema serio de odio (en relación al Islam). Más vale que solucionemos el problema antes de que sea demasiado tarde», alertó Trump en el duodécimo debate entre aspirantes republicanos celebrado en Miami (Florida).

«En grandes mezquitas de Oriente Próximo tienes a gente gritando ‘¡Muerte a EE.UU.!’. Tenemos que expandir nuestras leyes (para combatir el jihadismo) o seremos una panda de primos, se están riendo de nosotros», añadió el magnate neoyorquino.

El primero en responderle fue el senador Marco Rubio, quien aseguró que «los presidentes no pueden decir todo lo que quieren», y contó una anécdota de una pareja de misionarios en Bangladesh que, según dijo, le contaron que están teniendo problemas en ese país por los comentarios de Trump sobre el Islam.

«Tenemos que trabajar con musulmanes que no son radicales. Cuando yo sea presidente, las mejores agencias de inteligencia del mundo y el mejor ejército va a encontrar a los terroristas y destrozarlos.

Vamos a mandarlos a Guantánamo», machacó.

De manera parecida le respondió el senador por Texas Ted Cruz, para quien la respuesta al jihadismo «no es simplemente gritar ‘Islam malo'», y dijo estar «preocupado» por el «lenguaje incendiario» de Donald Trump.

También el cuarto aspirante en la arena, el gobernador de Ohio, John Kasich, apuntó que no cree «que el Islam nos odie», sino que se trata de «una secta» dirigida contra EE.UU.

Trump también fue el blanco de sus oponentes al defender su postura de que es necesario mantener una postura «neutral» en el conflicto entre los palestinos e Israel y de que, si es presidente, una de sus prioridades será «la protección de Israel y tratar de lograr un pacto, hay que intentarlo».

«Donald ha dicho que quiere ser neutral en el conflicto entre los israelíes y los palestinos, yo no quiero un comandante en jefe que sea neutral. Ese es el tipo de relativismo moral de Barack Obama», le reprochó Cruz.

Por su parte, Rubio negó que sea «posible ningún pacto» con los palestinos porque «no hay nadie con quien negociar» y Kasich aseguró que no hay «ninguna solución de paz a largo plazo» y que «hay que apoyar a los israelíes».

Aurora/EFE

DEJAR UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here