Hezbollah adquirió misiles avanzados antiaéreos SA-17

El grupo terrorista islámico chií libanés adquirió recientemente sistemas avanzados de misiles antiaéreos SA-17 Grizzly, de fabricación rusa, según un reporte del diario alemán Bild.

Según el informe, el grupo extremista financiado por Irán adquirió los misiles que Moscú le había vendido hace un año al régimen del presidente sirio, Bahar al Assad, precisó el periodista Julian Roepke, citando altas fuentes anónimas, probablemente de israelíes.

De ser cierto, el hecho tendría serias implicaciones para la Fuerza Aérea de Israel.

El informe no aclara cuando las presuntas baterías SA-17 habrían pasado a manos de Hezbollah ni donde han sido emplazadas.

El SA-17, llamado Buk en ruso, tiene un alcance de hasta 42 km de radio y puede derribar objetivos aerodinámicos a una altitud de 24 km. El sistema antiaéreo se compone de tres partes, situadas en vehículos independientes: un centro de mando, el lanzador de misiles y el radar de seguimiento, lo que hace más difícil su detección y neutralización.

Nadav Pollack, un ex analista de la Inteligencia Militar israelí, que es miembro del Washington Institute for Near East Studies, manifestó que el sistema es lo que los altos mandos israelíes caracterizan como un elemento que “cambia las reglas del juego”.

Pollack indicó que aunque algunos aviones israelíes no estarán necesariamente en riesgo, otros especialmente los helicópteros, podrían ser vulnerables.

Si Hezbollah obtuvo las baterías SA-17, sería “el sistema de misiles tierra-aire más avanzado en su posesión”, indicó el experto.

En 2013, oficiales norteamericanos afirmaron que aviones israelíes atacaron un cargamento de misiles SA-17 que iba camino al Líbano.

Solamente en el último trimestre de 2015, aviones de combate israelíes llevaron a cabo presuntamente cinco ataques aéreos en Siria, según reportes extranjeros, aunque no todos ellos necesariamente contra baterías SA-17.

DEJAR UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here