Adios Shimon, gracias por todo. Por Itzik Horn

Por Itzik Horn

Desde Israel – Especial para Vis a Vis

Por primera vez en muchas décadas los ciudadanos del Estado de Israel en particular, y el pueblo judio en general, nos despertamos sin Shimon Peres. Rara sensación, parecía inmortal: en todos los momentos de la historia de Medinat Israel estuvo presente, desde los diversos cargos que ejerció, siempre con un único objetivo: «servir a su pueblo y a su estado».

Era un optimista incurable, siempre con un objetivo por el cual seguir trabajando, con una visión precursora en muchos aspectos, pero siempre pensando en el bien del estado judío.

Era un hombre ligado a la seguridad de Israel, sin haber sido general o comandante en jefe del ejército, tenía una habilidad especial para comunicarse con sus interlocutores estableciendo una relación de intimidad. Tenía un especial vinculo con los jóvenes, lo que lo mantuvo joven de espíritu hasta el final de sus días.

Las mejores plumas resaltaran la gigante figura de Peres, pero yo quiero dedicar unos párrafos al dirigente que comprendió que la mejor garantía para la seguridad de Israel era la paz. Por esa paz bregó incansablemente tendiendo puentes de diálogo, comprensión y confianza con nuestros vecinos.

Hoy, quienes somos parte del «Campamento de la Paz» nos sentimos huerfanos, nos faltara la figura paternal de Shimon para que nos siga guiando en el largo, duro, sinuoso pero no imposible sendero que hemos resuelto transitar.

Juramos solemnemente mantener vivo tu legado.

Adios Shimon, gracias por todo.

 

DEJAR UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here