«Ser judíos y ser eternos inmigrantes», por Uriel Aiskovich

Reflexiones para la primera noche de Rosh Hashaná en Ioná.

Mi Zeide Boris llegó a la Argentina con 8 años . Venían de Voloschisk , Rusia. Primero llegó su padre, trabajó durante dos años, hasta que pudo venir su esposa y sus hijos. Llegaron en los años 30 y por alguna razón que aún hoy mucho no conozco, se instalaron en Tucuman, la tierra que albergó la independencia Argentina.
Tuvieron que aprender un idioma, hasta el momento totalmente desconocido para ellos, integrarse a una sociedad que hasta hace un tiempo ni existía, y dejar atrás una vida marcada por persecuciones, pogroms y bastante pobreza. Lograron salir a tiempo, no toda la familia pudo.

Aquí en Argentina, mi Zeide quería ser médico.Fue el único de sus hermanos, que viviendo en condiciones muy humildes pudo estudiar. Pero en Tucuman lo más parecido que había para estudiar eso era ser farmacéutico. Y en ese momento, y en Tucuman ser farmacéutico era casi ser el médico del pueblo. Me contaron historias de que les regalaban hasta gallinas por curarlos.

Tuvo su farmacia en Tucuman. Decidió emprender una fábrica de televisores con sus hermanos , para lo cual se fue a Buenos Aires. Algo del negocio no funcionó. Volvió a dedicarse a la farmacia.

Mi zeide, seguramente como muchos de sus zeides o padres, o bisabuelos, siempre tuvo que demostrar más por ser un inmigrante. Que era bien Argentino, que podía hablar bien el idioma, lo hablaba muy bien, aunque su acento de Ruso siempre se le noto, y no dejaban de remarcarselo

A pesar de todo creo que nunca dejó de sentirse un inmigrante.

Te cuento esto porque hace unos días leí una definición acerca de Shimon Peres que me maravillo. Una editorial del periódico israelí Haaretz definió a Peres como el “Eterno inmigrante”.

Peres ,cuenta Haaretz, nunca dejó de verse como un inmigrante. Aquel que siempre tiene que demostrar y esforzarse más. Su historia lo demuestra. Como muchos de nuestros zeides vino de Polonia, y llegó a Israel con tan solo 10 años.

Llegó a Israel en la década del 30, antes de que el Estado haya sido creado, pero mucho después que los primeros pioneros. Su acento Polaco o como diríamos acá Ruso nunca dejó de notarse.

Muchos se preguntaron por qué no se retiró mucho antes, pasando a tener una vida tranquila. Y si bien el siempre contó que no sabía lo que eran las vacaciones, el eterno inmigrante siempre debía superarse.
Su historia lo demuestra.Pudo haberse retirado a mediados de los 60 , con la retirada de su mentor político, David Ben Gurion. El tenía un poco más de 40 años, pudo haberse dedicado a los negocios habiendo sido quien negoció y organizó los acuerdos más importantes de Israel en tecnología y armamento. Pero siguió su carrera política.

También pudo haberse retirado en 1977, cuando perdió las elecciones con Menajem Beguin, y darle lugar a nueva generación de líderes laboristas.

Peres continuo.

También se pudo retirar de la política en 1996 , luego de haber perdido las elecciones por menos de un punto a manos de Benjamín Netanyahu, y ya habiendo tenido su experiencia como primer ministro, luego de reemplazar a Rabin.

Pero Peres continúo. Incluso perdió las elecciones para presidente de Israel, un cargo protocolar, años después a manos de Moshe Katzav, alguien no muy presentable y con varias causas de corrupción.

Pero Peres Continúo.

Hasta se vió forzado a dejar el partido al cual había servido por 6 décadas cuando decidió unirse a Sharon , quien había sido su contrincante, para dar los pasos que consideraba necesarios para la seguridad de Israel.
Hasta su mujer Sonia, cansada de la carrera política, lo dejó sin comprender por qué continuaba en la política y no se retiraba. Peres siguió.

Fue el miembro de la Knesset con más antigüedad, 47 años consecutivos, fue el único israelí que tuvo a su cargo los ministerios más importantes como el de defensa, relaciones exteriores, economía y primer ministro. Podía retirarse con toda esa trayectoria pero aún así a Peres le faltaba algo más y continuo.

Hasta ganó un premio nobel por la paz, y aún así a Shimon Peres, no le era suficiente.

Shimon Peres fue el eterno inmigrante, Ole, que siempre tenía que demostrar algo más. Siempre había algo más por lograr o por hacer.

Hace unos años , cuando termina su mandato como presidente de Israel, su nieta graba un video maravilloso en el cual Shimon Peres sale a buscar trabajo. Se lo puede ver como agente de seguridad de un banco, contando a las personas que entraban que el arma más importante es la mente, o como cajero de un supermercado, contando cómo organizó la operación Entebe, o como repartidor de Pizza, anunciando que había un camino corto pero complicado.

Antes de cumplir 40 , Peres había logrado más que cualquier hombre. Diseño la central nuclear de Dimona, que logró transformar a ISrael en una potencia nuclear y garantizarle hasta hoy en día la seguridad frente a las amenazas cotidianas. Fue el hombre de confianza de Ben Gurion para elaborar las estrategias más riesgosas para la seguridad nacional. Y aún así siempre algo le faltaba.

A pesar de que ahora lo veamos como el gran estadista que fue, durante años fue criticado y cuestionado por opositores y pares. Recuerdo una escena en los años 70, donde un grupo de israelíes se le pone a gritar antes que pueda hablar. Y peres les contesta porque tanto odio y enojo con el. Recién en sus últimos años Peres fue tan aceptado en Israel como lo era ya en otras partes del mundo. Generales, ministros e incluso Netanyahu pudieron verlo como el último maestro de los padres fundadores.

Bibi , a pesar de haber sido contrincante político, no dejaba de consultarle y tenerlo como referente.
Pero Peres nunca se conformó. A sus 93 años anunciaba en su cuenta de Twitter la alegría de abrir el Snap Chat. Daba charlas TED hablando de las impresoras 3d y fue uno de los impulsores del auto eléctrico.

Peres refleja el caso del eterno inmigrante. Y a pesar de haber sido alguien extraordinario creo que lleva mucho del legado de nuestro pueblo, algo que tenemos todos nosotros.

En estos dos días de Rosh Hashana leeremos en la Torá diversos relatos sobre la vida de Abraham, el primer judío, el primer extranjero, el primer inmigrante. Abraham fue el primero que tuvo que irse a vivir a otro lugar, a Israel, y aún allí, incluso con la promesa divina, siempre tuvo que hacer más.

Fue el primer insatisfecho Abraham, el que no se conformó. Y Shimon Peres dijo una vez
que el legado del pueblo judío a la humanidad es la insatisfacción.Si eso que Lo sufrimos, pero decia Peres, a cada lugar que vamos los judíos pensamos que se puede hacer algo mejor.

Siempre fue el diferente pero no necesariamente como algo negativo, sino como ese espíritu de superación que podemos ver en las historias de nuestros padres, abuelos, bisabuelos, en quienes construyeron hace más de 100 años esta comunidad y que muchas veces podemos sentir nosotros.

Me gustaría en esta primer noche de Rosh Hashana, aniversario de la creación del ser humano, rescatar algunas de las muchas enseñanzas que dejó Shimon Peres, el eterno inmigrante:

  1. Intentar, intentar e intentar. Aunque los resultados no parezcan llegar a tiempo, aunque pierdse todas las elecciones no hay más secreto que siempre seguir persistiendo. Shimon Peres tomó como emblema a Israel como Start Up Nation, la nación de los emprendedores en donde para emprender hay que siempre intentar,y lo demostró en cómo vivió su vida. No sabemos cuántos logros podrán venir, solo podemos confiar en nuestra capacidad de seguir intentando una y otra vez.
  2. Ser jóven no depende de la edad. Se puede ser viejo con pocos años y joven con muchos. En una entrevista para TED Shimon Peres propuso a que cada uno cuente sus éxitos y sus sueños. “Si tus sueños superan a tus éxitos logrados, entonces sos aún joven como yo” Afirmó, “Si tus éxitos son más que tus sueños, entonces estás viejo”.
  3. “Usa tu cerebro para soñar, no para mirar el pasado” “Solo me arrepiento de no haber soñado lo suficientemente grande”

Que este 5777 nos animemos a soñar en grande, sin importar lo difícil o exitoso que haya sido el año pasado.

DEJAR UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here