Mauricio Macri apadrinó al séptimo hijo varón del Rabino Yosef Coss

Antes de dar comienzo al brindis de Rosh Hashaná de la AMIA, el secretario general, quien fue el conductor del acto, comentó que el Rabino Yosef Coss, que pertenece al staff profesional de la AMIA, «ha sido bendecido por un séptimo hijo varón, se llama Ionathan Ovandia» lo que provocó la alegría del público presente que aplaudió esta noticia con mucha efervescencia. A continuación Sobol señaló que este séptimo niño será apadrinado por el presidente de la Nación, Mauricio Macri.

En representación de Macri estuvo el Teniente Coronel de Artillería, Sebastián Ibañez, Edecán Militar del presidente de la Nación, y señaló: «La Presidencia históricamente viene apadrinando a los padres, que por propia voluntad, decidan ser ahijado presidencial, Padrinazgo Presidencial, que es una actividad muy importante de acompañamiento durante toda su vida por parte de un grupo de personas que se dedican a apoyar a estas familias. Para mí es un honor estar compartiendo con ustedes en un lugar tan representativo para todos los argentinos en un momento tan relevante como el año nuevo (Rosh Hashaná). Le deseó a Yonathan un año bueno y rodeado de sus seres queridos». A continuación el Edecán le entregó una medalla al padre, Rabino Yosef Coss, quién se lo vio con lágrimas en los ojos.

La historia del Padrinazgo Presidencial se remonta a la Rusia zarista, donde se creía que el séptimo hijo varón se convertía en hombre lobo y la hija mujer, en bruja. Para evitar que los nenes fueran abandonados por sus familias se le otorgaba el padrinazgo Imperial como una forma de protección de esos «maleficios».

En Argentina, esta historia se remonta a una familia de inmigrantes rusos en 1907. Enrique Brost y Apolonia Holmann. La madre dio a luz su séptimo hijo varón, José Brost, y tras enviarle una carta al por entonces presidente José Figueroa Alcorta, lo terminó apadrinando. Pero legalmente en nuestro país el Padrinazgo Presidencial es reconocido durante el tercer gobierno del Gral. Juan Domingo Perón, quien a través del decreto 848/73 le obsequiaba una medalla de oro recordatoria.

Un año más tarde, bajo la presidencia de María Estela Martínez de Perón se ratificó con la ley 20.843, y se dispuso que el beneficiario tendrá derecho a que el Estado nacional le aseguré la realización gratuita de los tres niveles educativos sumado a algún curso oficial que realicé el apadrinado/a.

A partir de una modificación impuesta en el año 2009 por la expresidenta, Cristina Fernández de Kirchner, «los aspirantes a recibir el Padrinazgo o Madrinazgo serán bendecidos aún cuando el bautismo religioso no fuera el católico» permitiendo que otros credos acreditados en la Secretaría de Culto del Ministerio de Relaciones Exteriores, Comercio Internacional y Culto, tal como lo establece el artículo 6 y 10 de esta ley modificada y aprobada. Además se les otorga este beneficio de Padrinazgo Presidencial a aquellos hijos/as qe fueron adoptados.

PH: Leonardo Kremenchuzky

DEJAR UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here