Rusia reafirma su posición en Siria y descarta que Assad deje el poder

El gobierno del ruso Vladimir Putin dejó en claro ayer que está dispuesto a mantener y defender con las armas a su socio en Oriente Medio, el sirio Bashar al Assad, marcando de esa manera límites concretos al bando liderado por Estados Unidos y las potencias regionales como Turquía o Arabia Saudita.

“Hay sólo dos opciones: Assad en el poder en Damasco o el Frente al Nusra”, dijo claramente Dmitry Peskov, vocero del presidente Putin, en alusión a la agrupación yihadista que ahora integra el Frente Fatah al Sham, una coalición respaldada por los estadounidenses. “Y Assad debe estar en el poder en Damasco a fin de garantizar un acuerdo político”, remarcó, para que no queden dudas.

Peskov destacó que “todo el territorio de Siria debe ser liberado”. “Pero debe ser liberado previniendo la desintegración del país, lo que podría tener consecuencias catastróficas para toda la región”, puntualizó. Y luego advirtió que los pedidos para que el presidente Assad sea destituido son “insensatos”.

“Algunos países están tratando de jugar con el diablo y utilizar a los terroristas –en referencia a Al Nusra– para deshacerse de Assad, y algunos, sin pensar, simplemente afirman que Assad debe irse”, dijo Peskov. “Si cae Damasco y los terroristas logran afianzarse allí, no habrá una solución política a continuación”, remarcó.

Estas declaraciones se producen en un momento de gran tensión en la región. En los últimos días hubo enfrentamientos intensos en el norte de Siria entre tropas turcas, que invadieron el país vecino, y milicias kurdas. Rusia y el comando del ejército sirio condenaron la ofensiva turca y describieron el hecho como “una ocupación que será tratada con todos los medios disponibles”.

Las fuerzas armadas turcas intervinieron en la guerra siria en agosto de este año para limpiar su frontera de extremistas del ISIS. Pero también aprovecharon para atacar a sus viejos rivales, los kurdos, a quienes consideran grupos terroristas. Las fuerzas kurdas, aliadas de Estados Unidos, vienen luchando tenazmente contra los yihadistas.

A este grave escenario hay que agregarle que Rusia envió a la costa siria una flotilla de buques liderados por el poderoso portaaviones Almirante Kuznetsov, lo que alarmó a las potencias occidentales. Cuando se le preguntó a Peskov si el despliegue de esta fuerza naval en el Mediterráneo fue pensado como una advertencia a los EE.UU., minimizó el tema. Sólo dijo que ya había en la región suficientes recursos militares para defender a Siria.

“Hay un montón de instrumentos que ya están allí para controlar los cielos y la seguridad de nuestra infraestructura en Siria”, agregó. A principios de este mes, el ejército ruso advirtió a Washington que las armas rusas de defensa aérea en Siria estaban preparadas para defender a las tropas sirias de cualquier ataque. Ocurrió después de que aviones estadounidenses bombardearan una base del ejército sirio.

Ayer, después de tres días de tregua destinados a permitir que llegara la ayuda humanitaria a Aleppo, la aviación rusa y las artillería siria volvieron a atacar la ciudad para eliminar a los rebeldes que quedan en la zona

Clarin

DEJAR UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here