Ministro de Seguridad israelí: «El nuevo frente de combate está en las redes sociales»

Los ambientes digitales han abierto nuevos frentes en la seguridad nacional y cada Estado tiene identificados a sus principales enemigos. Israel, por ejemplo, habla de grupos terroristas palestinos; Europa y Estado Unidos resaltan la radicalización islamista y, en general, el terrorismo. En México, las autoridades se han enfocado en los delitos como la pedofilia, el narcotráfico y otras formas de crimen organizado.

Distintos son los enemigos pero existe un campo de batalla en común: las redes sociales. Y con estos nuevos frentes, también ha emergido un llamado unísono a la colaboración entre el gobierno, la academia y el sector privado. Pero algunas autoridades han manifestado abiertamente su descontento por el nivel de cooperación de las redes sociales para frenar esas amenazas.

“Quizás el nuevo desafío más significativo que enfrentamos son las redes sociales. Los grupos radicales está usando Facebook, Twitter y otras redes sociales que incitan actos en contra de Israel. Esto alienta violencia en contra de nuestros ciudadanos y para combatirlo, hemos desarrollado herramientas de predicción que nos permiten identificar atacantes potenciales desde sus perfiles y actividades en redes sociales y para atraparlos”, dijo Gilad Erdan, ministro de Seguridad Pública y de Asuntos Estratégicos de Israel.

Facebook, con más de 1,000 millones de usuarios, ha difundido un discurso en el que manifiesta una misión de conectar al mundo. Al mismo tiempo, se ha enfrentado a críticas desde dos direcciones: por un lado, desde la sociedad civil al considerar que sus políticas de moderación de contenido han censurado contenido de protestas populares; y por otro lado, algunos gobiernos consideran estas plataformas como un problema en el combate a las amenazas de la seguridad nacional.

“La responsabilidad recae con las compañías que administran las redes sociales cuyas plataformas son usadas como difusoras del terror. Estas compañías son felices de usar los datos que recolectan de nosotros para generar ganancias pero no para detener el terrorismo. Facebook y otras compañías deben tener la iniciativa de retirar estas invitaciones por ellos mismos. Y si se niegan a hacerlo, como hasta ahora, los gobiernos deben forzarlos para hacerlo”, insistió Erdan durante la conferencia HLS&Cyber 2016 sobre seguridad nacional y ciberseguridad, celebrada en Tel Aviv, informe El Economista de México.

La cooperación también puede ser una herramienta política. Gobiernos como el de Turquía han bloqueado el acceso a redes sociales como Facebook o Twitter en eventos de protesta popular. El bloqueo más reciente en aquel país ocurrió a inicios de mes, momentos después de que el gobierno arrestó a una decena de líderes kurdos, un grupo opositor al régimen pero considerado por el gobierno como una organización terrorista.

El problema de estos Estados es la falta de una definición clara de términos como “radicalización”. Sin establecer este punto en común, la protección desde el frente digital se vuelve aún más difícil, aseguró Guy Vinet, director de la Unidad de Asuntos Policiales Estratégicos de la Organización para la Seguridad y Cooperación en Europa (OSCE).

DEJAR UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here