Se homenajeó a los desaparecidos judíos de la última dictadura militar

Hace más de 12 años ininterrumpidos, la Asociación Mutual Israelita Argentina (AMIA) después de una decisión de Abraham Kaul, ex presidente de la mutual, decidió volver a acercarse a las familias de los judíos desaparecidos en la última dictadura militar y homenajear a los judíos que fueron desaparecidos y asesinados por el Terrorismo de Estado..

Por eso la mutual, en un evento organizado por el Vaad Hajinuj, llevó adelante el acto-homenaje que tuvo la presencia de las Abuelas de Plaza de Mayo, organizaciones de Derechos Humanos, dirigentes de la comunidad judía, el embajador del Estado de Israel, Ilan Sztulman y el secretario de Derechos Humanos y Pluralismo Cultural de la Nación, Claudio Avruj.

20161215_185907

El director educativo del Scholem Aleijem, Gustavo Pontoriero, leyó un extracto del libro «Tengo Pesadillas» del Rabino Marshall Meyer. Luego el secretario de Derechos Humanos y Pluralismo Cultural de la Nación, Claudio Avruj, se refirió a la compromiso personal y profesional que tiene «con la comunidad y con la memoria».  A continuación habló Andrea Gualde, ex Directora de Asuntos Jurídicos de la Secretaría de Derechos Humanos de la Nación, quien actualmente se desempeña como Supervisora Senior de Programas de América Latina del Instituto Auschwitz para la Paz y la Reconciliación. En su discurso comparó esta situación que sucedió en el Siglo XX con los judíos con el ensañamiento que sufrió este colectivo durante la última dictadura militar de persecución, tortura y muerte sistemática.

20161215_190915

El testimonio de un familiar de desaparecidos lo dio Felicia Gorfinkiel, hermana de Jorge Israel Gorfinkiel, quien trabajaba en la Comisión Nacional de Energía Atómica como físico nuclear y desapreció el 22 de noviembre de 1977, a través de su mejor amigo, quien lo había sido secuestrado a través de un engaño, obligado por los militares, para que lo puedan desaparecer. Tiempo más tarde este amigo fue liberado y hoy es un sobreviviente del horror, pero le contó a su hermana que a él lo habían matado. Además, relató que Jorge Gorfinkiel «era una idealista» que no podía tolerar el sufrimiento de los niños.

Se quebró al momento de contar que le cuesta muchísimo continuar su vida adelante aún en los momentos más felices, ya que ella siente tristeza por la desaparición física de su hermano. Además anhela que en algún momento se encuentre su cuerpo así se le «puede realizar un entierro digno como se merecen». En uno de los momentos de su emocionante relato, contó que en los momentos del Proceso Militar, la AMIA y la DAIA en este tema eran «impermeables», y que mucho tiempo más tarde a través del trabajo del ex presidente de AMIA, Abraham Kaul, la Agrupación de Familiares Desaparecidos Judíos comenzó a cerrar la brecha con las instituciones para poder tener otra relación en donde se siente escuchados.  Aunque aseguró que «falta que algunas instituciones de la comunidad judía cierren la brecha con los familiares».

Por último, el vicepresidente 1° (e.e), Ralph Thomas Saieg comenzó diciendo que «es muy difícil decir que la Argentina no es un país antisemita» y comenzó a señalar una serie de ejemplos como la dudosa muerte del exfiscal Alberto Nisman que «investigaba una causa judía y denunció a un país antisemita: Irán». Recordó el plan de tortura a los judíos desaparecidos, y a los soldados que fueron a pelear a las Islas Malvinas, quienes recibieron un tratamiento especial por parte de sus superiores.

Para finalizar subrayó que de este acto, siempre, se va triste «porque los desaparecidos judíos no tienen una sepultura judía digna».

El canto estuvo a cargo de Micaela Epelbaum quien interpretó «Honrar la vida» y yo «Vengo a ofrecer mi corazón».

Foto de Portada: Leonardo Kremenchuzky

DEJAR UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here