A dos años de la muerte de Nisman: abucheos al gobierno anterior y alegría por la apertura de la denuncia

Frente a la UFI-AMIA se montó un escenario rodeado de vallas formando un corralito para que familiares, allegados, políticos y dirigentes comunitarios estén resguardados y seguros de la gran cantidad de gente que se autoconvocó al acto-homenaje a dos años de la muerte del fiscal, Alberto Nisman. Frente al mismo edificio que hace dos años se encontraba el fiscal terminando de preparar lo que sería la denuncia de encubrimiento más importante después de la del atentado a la AMIA, que fue presentada el 14 de enero de 2015, cuatro días después apareció muerto por causas que aún, a dos años, todavía está en discusión en la justicia Argentina.

Las 18:30 fue horario estipulado para el inicio del acto al que solo subieron al escenario los tres oradores, el resto de los invitados permaneció dentro del corralito y a los costados. La locutora llamó a las hijas del fiscal Nisman, Iara y Kala, quienes encendieron una vela en su memoria y realizaron un minuto de silencio por la memoria de su padre.

El primer orador fue Luis Czyzewski, padre Paola, una de las 85 victimas del atentado terrorista que sufrió la Asociación Mutual Israelita Argentina (AMIA) aquel 18 de julio de 1994, y uno de los integrantes de los cinco grupos de familiares de las víctimas del ataque de la AMIA.

«La sociedad Argentina y todos lo que lo conocimos coincidimos en sentir que no se suicidó», enfatizó el padre de Paola en referencia a la duda que debe investigar la Justicia Federal. En un momento del discurso Czyzewski le habló a las hijas del fiscal: «Chicas: su papá les dejó un legado muy grande porque dio su vida por lo que estaba investigando y eso les debe llenar de orgullo, a pesar de la tragedia (aplausos). Ustedes pusieron en la tumba de su papá una placa que habla de la valentía y eso es una gran verdad, nadie dudó nunca de su valentía. Iara y Kala lleven orgullosas el apellido que tienen, aunque todos sabemos que la herida nunca va a cicatrizar».

Por último, el padre de Paola le habló a la expresidenta de la Nación, Cristina Fernández de Kirchner por el tweet que escribió en diciembre del año pasado asegurando que la acusaban de encubrir el atentado a la AMIA y que lo que faltaba es que la acusen de «la muerte de Kennedy»: «A usted nadie la acusa por lo que pasó a 22 años, sino por lo que hizo hace cuatro años», y además agregó: «Y quédese tranquila que si alguien la acusa por la muerte de Kennedy, todos los argentinos la vamos a defender».

A continuación, el escritor y psicólogo que participa en el programa de radio de Alfredo Leuco en Radio Mitre, Federico Andahazi, con palabras duras y polémicas, se refirió a la muerte del fiscal Nisman desde su óptica, la del ciudadano de a pie: «Con el fiscal Nisman no solo murió un hombre, sino que murió una parte de la República (…) Ese lamento por Nisman fue un temor apocalíptico de la muerte de la Justicia»

«Tenemos los pies sucios, no solo de los funcionarios que pisotearon al fiscal sino que pretendieron pisotear su memoria, su figura, su trabajo, sus papeles. No solo destruyeron pruebas, ensuciaron sus anotaciones e investigaciones. Ahí mismo con el cuerpo caliente del fiscal iniciaron el acto de profanación más aberrante que ha podido ver este país: pisaron la sangre de Nisman, robaron los archivos de su computadora, las fotos privadas de su teléfono. Violaron su intimidad, su casa, sus objetos personales», expresó.

«A la casa del fiscal Alberto Nisman entró una banda de criminales dispuestos a profanar y a borrar pruebas de manera premeditada y deliberada. Y otra banda de criminales salió a destruir su memoria, a mancillar su prestigio, a difamar y herir lo sentimientos de sus hijos, familiares y amigos. Con la muerte de Nisman resucitaron los fantasmas más oscuros del terrorismo de Estado, hay que decirlo con todas las letras: si a Nisman lo asesinaron se trató de un crimen de lesa humanidad», sentenció el escritor.

El fiscal federal, Germán Moldes, fue el elegido por los fiscales para representar al Poder Judicial en este acto.

Con un discurso extenso, en el que remarcó que este acto «no es una celebración», disparó contra parte del Poder Judicial como la Procuradora, Gils Carbó; el juez federal, Daniel Rafecas, los camaristas de la Sala I, Javier de Lucca y la agrupación kirchnerista, Justicia Legitima. También apuntó contra la expresidenta de la Nación y miembros de su gobierno. Lo que no faltaron en su discurso son las alusiones a la literatura.

«Nisman murió por denunciar a Cristina Elizabeth Fernández viuda de Kirchner», lo que generó un estallido de aplausos y gritos, y luego redobló la apuesta: «Nisman murió por denunciar a Héctor Timerman y a los cinco grandes del buen humor que le hacen coro» lo que generó otro aplauso del público.

En un momento comenzó a enumerar una serie de declaraciones que le llamaron la atención en el momento que sucedió la muerte de Nisman: «Es sintomático, un gesto emblemáticamente monárquico que a la primera persona con la que toma contacto Sergio Berni fue para decir: ´presidenta, quédese tranquila que esto fue un suicidio´. Todavía no habían llegado ni los peritos ni nadie. Otra figura que hay que tener en cuenta es la máxima autoridad aquella noche en Le Parc, el juez Juan Manuel de Campo que permitió que su amigo personal, Berni, armará semejante escena con osos, payasos, equilibristas y destruyera la evidencia de la escena del hecho».

«Como lo dijo Don Luis (Czyzewski), esto no significa una presunción de culpabilidad de nadie, pero lo que sí es que no hay nadie que pueda sustraerse a la acción de la justicia o al escrutinio de los jueces. Ahora empieza otro partido. Ahora ocurrió al fin lo que decía Fierro (del libro Martín Fierro): ´no hay matrero que no caiga, ni arisco que no se amanze´. Vamos a investigar».

Para finalizar, el fiscal federal se refirió a lo que se viene en materia judicial en la causa de la denuncia que presentó el exfiscal de la UFI-AMIA: «Va a ser un partido largo. Queda mucho por definir, cuál va a ser el juez que en definitiva va a actuar, cúal va a ser la calificación del hecho: si va a ser encubrimiento, como lo vio Nisman, si va a ser omisión de perseguir delincuentes, si sí va a ser Traición a la Patria. Hay que realizar muchas medidas de pruebas».

En el acto estuvieron presentes funcionarios del gobierno nacional, al igual que al primer año, asistió la vicepresidenta de la Nación, Gabriela Michetti; Sergio Bergman, ministro de Ambiente y Desarrollo Sustentable; Pablo Avelluto, ministro de Cultura de la Nación; Patricia Bullrich, ministra de Seguridad de la Nación; Claudio Avruj, secretario de Derechos Humanos y Pluralismo Cultural de la Nación; la titular de la Oficina Anticorrupción, Laura Alonso y el titular del Sistema de Medios Públicos, Hernán Lombardi y Waldo Wolff, diputado nacional por Cambiemos en la Provincia de Buenos Aires y organizador del acto.  También se hizo presente el embajador de Israel en Argentina, Ilan Sztulman junto a la Consejera Politíca, Dovrat Zilberstein y Yossi Zilberman, agregado de Cultura.

Por parte del Poder Judicial estuvo el fiscal Carlos Rívolo, el abogado Alejandro Fargosi, el fiscal Ricardo Sáez, uno de los organizadores del acto, y Julio Piumato, secretario general de la Unión de Empleados Judiciales de la Nación. Además estuvieron presentes los principales representantes de las entidades de la comunidad judía Argentina.

DEJAR UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here