Sergio Pikholtz: «Le Pen y su inestimable aporte a la Aliáh»

Mientras el presidente Donald Trump habla de trasladar la embajada de USA a Jerusalem y avisa a Irán que no juegue con fuego, con sus pruebas y disparos de misiles nucleares, en Francia los extremos se unen:  Marine Le Pen, hija del fascista Jean Marie Le Pen, famoso negador de la Shoá avisa que si gana las elecciones los judíos deberán elegir entre optar por la ciudadanía francesa o la israelí, y la izquierda que apoya e impulsa todo tipo de acciones condenatorias contra Israel y se muestra débil y comprensiva con los islamistas que atentaron reiteradamente contra los franceses en los dos últimos años.

Por otra parte, por primera vez ISIS, que va perdiendo su guerra en todos los frentes en Siria, Turquía, Kurdistán e Irak, disparó proyectiles contra el sur de Israel, según consigna el diario El Mundo de España.

En tanto, según informaron agencias de noticias palestinas, Muhammad Hemada Walid al-Quqa, jefe de explosivos de Hamas, aceleró el encuentro con sus 72 vírgenes en el paraíso al autoexplotarse por accidente, mientras trabajaba en lo suyo: armar bombas.

Puede fallar, decía el genial Tu Sam.

Estos acontecimientos, que pueden sonar inconexos, están unidos por un mismo vector común, el odio a Israel y los judíos: Irán,  principal impulsor y sostenedor del terrorismo internacional, auspiciante de Hezbollah y de Hamás,  sigue tensando la cuerda.

Francia que liderado por una izquierda tibia no se atreve a enfrentar al terrorismo islamista y que paradójicamente coloca en el otro extremo al fascismo de Le Pen que busca en los judíos e Israel un chivo expiatorio.

ISIS, enfrentado a Irán, que perdido en sus contiendas pro califato va por la heroica contra Israel sabiendo que si no pudo en Siria o Turquía difícilmente pueda con la nación judía, y finalmente Hamás que bien perdió a sus mejores hombres y se quedó con los mas torpes, o que ya está exhausto de pelear con Israel, y salír derrotado.

El presidente Trump, criticado hasta por los mismos judíos de USA, se muestra como el mas activo apoyo de Israel en el mundo junto con el presidente Putin en menor medida, y juntos también se constituyen como los mas firmes combatientes del terrorismo (ISIS, Hezbollah, Hamás y otros), y quienes lo toleran, las socialdemocracias europeas.

Un nuevo orden mundial se está desarrollando, donde se vuelve a dirimír el lugar de USA en el mundo, luego de ocho años de decadencia y nefastas decisiones de política exterior que derivaron en la fallida primavera árabe y una profusión de iniciativas antiisrelíes, inédita para con quien siempre fuera el socio de Israel, última barrera de occidente ante el avance del islamismo radical.

En medio de todo esto, la Aliáh adquiere una nueva y renovada dimensión,  y todos los recursos disponibles deben estar puestos en que los quinientos mil judíos, aproximadamente, franceses asciendan a Ierushalaim, dando por culminada la etapa de aporte positivo, constructivo e innovador a la quinta república Francesa.

Israel los necesita más que Francia, que parece sentirse cómoda con los vaticinios que el magistral Michelle Houlllebecq describiera en su novela Sumisión (Anagrama, 2015), en la cual, en el no muy lejano 2022, los profesores de La Sorbona gozan del derecho de la poligamia y multiplican sus salarios al juramento de No hay sino un D´s y Mahoma su profeta.

DEJAR UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here