Hamás llama a protestas masivas por los detectores de metal en el Monte del Templo

El cabecilla del grupo terrorista islámico Hamás, Ismail Haniyeh, llamó a los palestinos a protestar mañana viernes, día sagrado musulmán, contra las medidas en los accesos al Monte del Templo como “un punto de inflexión en la batalla por la defensa de Jerusalén”.

En una intervención televisada desde Gaza, pidió a los países árabes y musulmanes unirse a un “día de la ira y de alineación pública” contra lo que calificó como “violaciones” por parte de Israel contra el Monte del Templo.

Haniyeh se dirigió a Israel y le instó a parar “estas violaciones que encienden el fuego en la zona”.

“Detente, estás poniendo fuego sobre fuego y tu agresión no continuará. Ni tu agresión, ni tu arrogancia”, declaró.

“Nuestro pueblo palestino con todo su poderío y su cabeza no te permitirá aprobar tus planes para la mezquita de Al Aqsa”, añadió.

Tras el ataque del pasado día 14 a la entrada del Monte del Templo, el que fueron asesinados dos policías israelíes de la minoría drusa, Israel impuso nuevas medidas de seguridad en la Ciudad Vieja que incluyen la instalación de detectores de metal en los accesos al recinto sagrado.

El complejo, situado en la Ciudad  Vieja de Jerusalén alberga la Cúpula de la Roca y la mezquita de Al Aqsa. Ésta última es el tercer lugar santo para el islam, mientras que para el judaísmo el Monte del Templo es el primer lugar sagrado, a cuyos pies se encuentra el Muro Occidental (conocido en el mundo gentil como el Muro de los Lamentos).

Los palestinos se han negado a traspasar los arcos electrónicos y exigen a Israel que los retire y han convocado una jornada de protestas mañana, viernes, después de una tensa semana de concentraciones y enfrentamientos con las fuerzas de seguridad.

Israel ha puesto cinco batallones del Ejército en alerta por si fuera necesario destacarlos en la ciudad.

El máximo dirigente de Hamás dijo que la mezquita de Al Aqsa y Jerusalén son “líneas rojas” y arguyó que la clausura del viernes y sábado, que se impuso tras el ataque (en busca de armas en el recinto), es “la imposición de las medidas punitivas sobre los jerosolimitanos y los lugares sagrados”.

 

Vía Aurora

DEJAR UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here