Jefe de Inteligencia de Israel elogia la retirada de los detectores y las cámaras del Monte del Templo

El director del Servicio de Seguridad General (Shabak), Nadav Argaman, expresó su aprobación sobre la decisión del Gabinete de retirar los detectores de metal y las cámaras de los accesos al Monte del Templo de Jerusalén, señalando que cree que era lo más apropiado para hacer en ese momento.

“Frente al trasfondo complicado y emocional del sitio del Monte del Templo, la decisión del Gabinete equilibra muchas consideraciones complicadas y era la decisión más apropiada para la seguridad del Estado y sus ciudadanos”, afirmó Argaman a funcionarios israelíes tras la decisión del Gabinete.

Argaman apuntó a esos mismos funcionarios que el éxito de su visita a Jordania se debió a la cooperación y a una larga relación basada en lazos profundos, el entendimiento y la confianza.

Los funcionarios, que fueron informados por Argaman sobre las tensiones recientes, dijeron que la realidad descrita por el Shabak era exacta y equilibrada, teniendo en cuenta la complejidad estratégica de los actores involucrados, incluyendo a la Autoridad Palestina, el grupo terrorista islámico Hamas y los países vecinos.

Argaman fue enviado a Jordania por el primer ministro, Biniamín Netanyahu, inmediatamente después de que un guardia de la Embajada israelí fuera apuñalado, dos veces –en la espalda y el pecho-, con un destornillador por un terrorista jordano, de 17 años, que fue abatido a balazos en el lugar. Otro jordano murió al ser alcanzado por una bala perdida, en el altercado.

El director de Shabak se reunió con sus homólogos jordanos para discutir la crisis diplomática, como así también la escalada de tensiones en torno al Monte del Templo.

Para dicha misión, Netanyahu también pidió a Argaman que verificara con los jordanos si el retiro de los detectores de metal sería suficiente para poner fin a la crisis. Los jordanos indicaron que el gesto no sería suficiente y las cámaras también deberían ser retiradas.

Tras su visita a Ammán, Argaman informó a Netanyahu, quien de inmediato habló telefónicamente con el rey Abdallah, poniendo efectivamente fin a la disputa diplomática entre ambos países.

Sin embargo, no todos los funcionarios de seguridad israelíes apoyaron la decisión.

Durante la reunión del Gabinete, el jefe de la Policía Roni Alsheikh advirtió: “Si nos rendimos a ese reclamo sin fundamento ni lógica y quitamos los detectores de metal y las cámaras, sólo aumentaremos el apetito del Waqf (el fideicomiso islámico encargado de la custodia del Monte del Templo) debido al éxito”.

Alsheikh añadió que sin los detectores de metal la situación solamente se deteriorará aún más y todos los otros métodos de inspección sólo serán aún más invasivos.

Las opiniones de Alsheikh son contrarias a las del Ejército de Defensa de Israel (Tzáhal) y el Shabak, que advirtieron que si los detectores de metales y las cámaras no se retiran; Israel corre el riesgo de invitar a una Tercera Intifada.

Mientras tanto, el periódico jordano Ad Dustour citó a altos funcionarios del Gobierno de Ammán diciendo que es inminente una solución a la crisis en torno al Monte del Templo. La solución se basaría en los principios sobre los que Jordán ha insistido: volver la situación a cómo era antes del ataque terrorista del 14 de julio.

Los funcionarios jordanos dijeron al rotativo que están “convencidos de que los esfuerzos de Jordania harán que Israel retroceda en todas las medidas que tomó para formular una solución a la crisis. Israel sabe que Jordania insiste en esto y se apega a sus términos, y no cederá ni un milímetro.

 

Vía Aurora

DEJAR UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here