Un director de teatro portugués canceló su participación a un festival de Israel «por el maltrato hacia los palestinos»

Alegando que Israel maltrata a los palestinos, el director de teatro portugués Tiago Rodriguez descartó concurrir a un importante festival cultural que se estrenará en Jerusalén esta semana.

Rodrigues dijo que abandonaba el Festival de Israel para que su trabajo no “apruebe y promueva un gobierno que deliberadamente viola los derechos humanos”.

El portugués tenía previsto presentar su obra “By Heart” dos veces durante el festival, que se extiende desde el 24 de mayo hasta el 9 de junio. En una publicación en Facebook, afirmó que se uniría a un boicot cultural global de Israel que ha visto a algunos artistas y músicos negarse a actuar en Israel.

Rodrigues escribió: “Aunque estoy firmemente en contra de la opresión del pueblo palestino por parte del gobierno israelí…acepté [una invitación a actuar] porque creo que la gente de un país y su administración política no son la misma cosa”.

Sin embargo, más tarde le llamó la atención que las comunicaciones oficiales para el festival señalaban que el evento celebraría el 70º año de independencia de Israel.

“La mención de esta celebración por el festival no va acompañada de una sola palabra de crítica al Estado de Israel por su conducta hacia los palestinos durante los últimos 70 años”. Y aseveró que si bien el festival señala que varios ministerios del gobierno contribuyeron al evento, “guarda silencio sobre los inaceptables actos de violencia ordenados por este mismo gobierno contra los palestinos”.

Luego, explicó: “No acepto el uso de mi trabajo artístico para fines políticos sin mi consentimiento”. Su declaración se produjo después de que las fuerzas israelíes mataron a decenas de terroristas palestinos durante un violento ataque islamista masivo la semana pasada a lo largo de la frontera con la Franja de Gaza, que coincidió con la apertura de la embajada de Estados Unidos en Jerusalén.

Israel, que dice que el grupo terrorista Hamás utilizó los disturbios como una tapadera para intentar ataques en territorio israelí, enfrentó una condena global por lo que los críticos dicen es su uso excesivo de la fuerza.

Hamás, que busca destruir a Israel, admitió posteriormente que 50 de los 62 muertos eran miembros del grupo terrorista. Otros tres pertenecían al grupo terrorista Jihad Islámica.

“Considerando el aumento del número de víctimas en los últimos meses, así como la matanza de decenas de civiles por disparos de las fuerzas armadas israelíes (que hirieron a más de dos mil personas y cientos de niños palestinos entre ellos) durante las recientes protestas contra la apertura de la Embajada de EE. UU. en Jerusalem, esta omisión es muy preocupante y no puedo soportarlo”, dijo, basándose en informes que los medios occidentales recogen del ministerio de salud de Gaza, completamente controlado por Hamas.

“Debo ser leal, sobre todo, con mi conciencia”, escribió Rodrigues, quien agregó que había “decidido unirse al boicot cultural de Israel, convencido de que la presión global y colectiva podría producir resultados similares al boicot a Sudáfrica durante el apartheid”.

En abril, el jefe de Hamas en la Franja de Gaza, Yahya Sinwar, declaró que el objetivo de las protestas es “derribar sus fronteras y arrancar los corazones de los judíos de sus pechos”.

Vía Noticias de Israel

DEJAR UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here