Carta abierta a la entidad «Médicos sin Fronteras». Por Pablo Soskin

Sinceramente me he unido a vuestra entidad como socio porque respeto el trabajo y el esfuerzo que realizan en el mundo para que llegue la ayuda a la gente que lo necesita.

Me he sentido disgustado con las publicaciones que han efectuado respecto del tratamiento del conflicto entre Israel y Hamas en Gaza.

Su entidad no debería ingresar al ámbito de la política internacional y menos aún describir hechos con una falsedad ideológica y fáctica.

Me parece loable que atiendan a cualquier paciente por igual, sin importar ni cuestionar sus heridas.

Pero blandir la bandera de demonización del Estado de Israel es una falta de ética y una conducta acorde con las nuevas formas y fórmulas de antisemitismo sesgado.

Todos los que conocemos la realidad sabemos que clases de marchas son las que se producen en Gaza, quienes son los responsables directos (Hamas) y que intentan lograr.

No se trata de una población que se manifiesta pacíficamente sino de una turba que intenta romper barreras para realizar daños a la población israelí.

Hamas mismo ha reconocido que la mayoría de los muertos son miembros de su grupo terrorista.

Podría ocuparme un buen rato de escribirles respecto de este conflicto pero no es el motivo del mismo.

Se que mi donación a vuestra Institución es pequeña, tal vez para ustedes, insignificante.

Pero ser socio me brinda el derecho de solicitarles se abstengan de ser una entidad política que esgrime consignas que desvirtúen su honorable propósito.

Si, por el contrario, consideran que deben continuar con vuestro accionar difamatorio, les solicitaré me den de baja como socio, lo cual lamentaré profundamente porque me parece que el trabajo de Ustedes contribuye al mundo.

Les solicito una respuesta.

Aprovecho para saludarlos.

Dr. Pablo Soskin

2 COMENTARIOS

DEJAR UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here