Valeria Sikorski es la nueva responsable del Comité de Seguridad en el...

Valeria Sikorski es la nueva responsable del Comité de Seguridad en el Fútbol de la ciudad de Buenos Aires

Valeria Sikorski, nueva titular del flamante Comité de Seguridad en el Fútbol de la Ciudad de Buenos Aires, le tocará la compleja tarea de combatir la mafia de las barras bravas. Viene trabajando en el Gobierno de la Ciudad y esta vez le toca asumir un cargo de mucha exposición y riesgo. También sabe que el tiempo que le llevará la nueva tarea quizá le impida asistir los fines de semanas al club de la comunidad donde habitualmente lo viene haciendo. Porque como explica en la entrevista que le realizó el diario Clarín, “me gusta estar en persona y no observar desde el centro de operaciones como se realizan los operativos”

La simple enunciación de su trabajo viaja asociada al peligro. Pero, ¿tiene miedo Valeria? “En absoluto”, le dice Sikorski a Clarín desde su amplia y sencilla oficina del Ministerio de Seguridad de la Ciudad. Y sigue, risueña: “Por ahí se esperaban que para ocupar este cargo iba a venir un hombre musculoso, de dos metros de altura, ¿no? De todos modos, lo vivo como algo natural porque hace mucho tiempo que trabajo en seguridad y rodeada de hombres, que me tratan con respeto y me dan espacio”.

-¿Para qué se creó el Comité?

-El objetivo principal es luchar contra las organizaciones delictivas y terminar con la violencia en el fútbol. Tenemos un lindo y difícil objetivo por delante. Nuestro fin es que la familia vuelva a la cancha, que todos puedan disfrutar de un espectáculo deportivo.

En los últimos días, Sikorski ganó reconocimiento público por la medida de prohibir los puestos de comida en las cercanías de los estadios. Sí, ya no se podrá realizar el ritual de comer un choripán antes o después de un partido en la Ciudad de Buenos Aires. “He leído y escuchado algunos comentarios. Estamos en un lugar donde tenemos que tomar medidas, aunque algunas no sean tan populares. Al sacar los puestos de comida, estamos atacando una de las fuentes de negocio de los violentos. Pedimos que los permisos callejeros sean revocados y tuvimos respuesta. Además, la erradicación es conveniente por un tema de seguridad. Las adyacencias de los estadios deben ser zonas seguras para transitar y para la evacuación. La Avenida Udaondo, en los partidos que jugó River, ya tuvo otro paisaje. Vamos a esforzarnos para que los puestos no se vuelvan a instalar”, asegura con convicción.

-Mitad en chiste mitad crítica, en las redes se dijo que no te gustaba el asado…

-¡El asado me encanta! También leí que por ser mujer seguramente nunca había ido a la cancha. No sabés las ganas que me daban de contestar. No sólo que voy a la cancha, sino que paso más horas que nadie. O que casi nadie. El día de River-Defensa y Justicia llegamos al mediodía y nos fuimos pasada la 1, porque estábamos con el secuestro de mercadería. Estuvimos más de 12 horas. Es más: tengo una aplicación en el celular que mide cuánto caminás y me marcó 19 kilómetros. Mucha gente que me quiere me dice que no ponga tanto el cuerpo, pero es parte del trabajo. No me gusta mirar desde el centro de operaciones.

-Hoy por hoy, ¿es peligroso ir a un estadio de fútbol?

-Hay de todo; hay canchas y canchas y partidos y partidos. Nuestro objetivo es que el padre y la madre vayan con los hijos a ver a sus equipos y se sientan seguros. Para lograr eso hace falta tiempo y trabajo. Ahora tuvimos una modificación del código contravencional que prohíbe los trapitos. Esto quiere decir que los efectivos de seguridad pueden actuar cuando ven a un trapito. Les estamos dando una herramienta extra.

-¿Cuáles son las fuentes de financiamiento de los barras?

-Prefiero hablar de organizaciones delictivas. Hay varias fuentes, pero las más visibles son los puestos callejeros de comida y merchandising, la reventa de entrada y los trapitos. Ahí tenemos que atacar. Los violentos van a tener que buscarse una actividad lícita porque esta no va más.

-Fuiste parte del operativo de seguridad del River-Boca por la Copa Libertadores. ¿Se falló en todo?

-Se hicieron muchas cosas mal, pero se tomaron medidas. Una fue la creación de este Comité. La voluntad de luchar está. Me tocó ser el nexo entre la Seguridad y el jefe de seguridad de la Conmebol en los cuatro partidos que se organizaron, dos en cancha de Boca y dos en River. Estuve adentro del estadio, en el anillo del Monumental, y me fui enterando de todo lo que iba sucediendo. Lo que ocurrió no puede volver a pasar, por eso estamos mirando con optimismo lo que viene.

Tiene 41 y es abogada recibida de la UBA. Desde 2014 trabaja para el Gobierno de la Ciudad. Dirigió la sección legal del área custodia de bienes, que se encarga de cuidar los edificios estatales. En 2016 asumió como jefa de gabinete de la Subsecretaría de Seguridad Ciudadana, convocada por Juan Pablo Sassano. En 2018 fue nombrada directora general de Coordinación Operativa. En enero de este año, el ministro de Seguridad porteño, Diego Santilli, la nombró a cargo del Comité de Seguridad en el Fútbol de la Ciudad de Buenos Aires.

Fuente: Clarín

 

Sin comentarios

Deje una respuesta