Diálogo y Unidad. Por José Scaliter

0
237

El ex vicepresidente de la Amia José Scaliter compartió con Vis a Vis unas reflexiones con respecto las próximas elecciones de una de las instituciónes centrales de la comunidad judía argentina, a su presencia en la presentación de la agrupación «Una Amia» y la búsqueda de consenso.

«Hace unos días atrás, asistí a la presentación de una nueva agrupación comunitaria, Una Amia, que tiene como objetivo volver a tener una AMIA que represente a toda la Comunidad.

Sobre esa presentación, que contó con la presencia de gran cantidad de dirigentes comunitarios de extracción diversa, quiero compartir con ustedes algunas impresiones personales:

Ante todo, quiero destacar que la enunciación de objetivos, estuvo a cargo de un grupo renovado de activistas, en su mayoría jóvenes, que destacaron en sus respectivas presentaciones sus deseos de trabajar incluyendo a todos los sectores, apostando al diálogo y a la unidad.

La unidad comunitaria es un tema recurrente, que venimos escuchando desde hace muchos años y cada tanto se vuelve a replantear. Algunas veces con argumentos serios y fundamentados, como en este caso, y otras como expresiones de deseos, que generalmente responden a un simple afán de protagonismo de sus difusores.

Quienes creen que este es un tema sencillo que depende de una simple decisión, no conocen ni las incumbencias ni el accionar de las Instituciones.

Es por ello que pido a todos los activistas con responsabilidades de conducción su aporte humilde, responsable y comprometido.

No son épocas para luchar por el poder, ni por los espacios ni por cargo alguno. No son tiempos para estas debilidades y ambiciones.

Debemos trabajar por la Unidad. Por estar todos juntos.

Es la hora de un discurso y de actitudes serias y responsables, y además, esperanzadoras. El foco de la discusión no se debe centrar en el enfrentamiento de jóvenes vs. mayores, laicos vs. observantes, conservadores vs. ortodoxos y otras divisiones estériles.

La gente necesita sentirse conducida por dirigentes serenos, preocupados y ocupados en el futuro comunitario.

Debemos trabajar con humildad y respeto.

Nuestros desacuerdos, por más profundos que sean, no deben significar la no legitimación de un grupo de judíos por otro. Debemos buscar los puntos de consenso, respetar las ideas de los demás y aprender a escuchar.

Nuestra tarea es encontrar los medios para incluir a todos dentro de las organizaciones comunitarias, respetando sus diferentes visiones de la vida y del judaísmo, sin que esto signifique acordar con las mismas.

Ese es el concepto real de comunidad. Comunidad de pertenencia y no sólo de membrecía.

Debemos crear un judaísmo para todos, respetando, no tolerando, a cada uno de nuestros hermanos cualquiera sea su edad, origen y forma de vivir su vida judía, creando ámbitos de aprendizaje, discusión y reflexión, una comunidad que sea parte esencial de la vida de su gente, no de sus dirigentes.

En la vida comunitaria debemos buscar los puntos de consenso, los puntos que estamos de acuerdo, de convergencia y dejar pendientes las diferencias para ir encarándolas cuando el clima admita considerarlas. Tenemos muchos puntos de convergencia, trabajemos en los puntos de convergencia; unámonos en los puntos de convergencia y no prioricemos las diferencias. Respetar las ideas de los demás, aprender a escuchar, no sólo escucharnos a nosotros mismos.

Esto no implica dejar las cosas como están. Esto no implica dejar de luchar por nuestros ideales. Debemos ser idealistas y seguir luchando por las utopías. El futuro no viene solo, el futuro se construye día a día. Ese es el verdadero judaísmo

Asumamos nuestros errores, tratemos de modificar las conductas que nos condujeron a ellos y seamos hoy más judíos que ayer.

En mi caso personal he decidido apoyar a Una Amia y trabajar, desde el lugar que se me asigne, para lograr la unidad de todo el espectro político y que las nuevas autoridades surjan del consenso y que todas las vertientes del judaísmo estén representadas

Sigamos las enseñanzas de nuestros Libros Sagrados. Sigamos las enseñanzas de la Historia de nuestro pueblo. Sigamos los valores y principios que nuestra cultura nos ha inculcado siempre: el amor al prójimo, el respeto, la igualdad, la tolerancia, la libertad, el pluralismo, la no-discriminación y la inclusión».

Este es el camino.

Am Israel Jai.

José Edgardo Scaliter

Ex – Vicepresidente de AMIA

Rabbí Yosef Jaim Zonenfeld, dijo: El segundo Templo fue destruido por

el odio entre hermanos; si deseamos reconstruir el tercer Templo,

debemos trabajar para estimular el amor , la unidad entre las personas,

la solidaridad, la lucha contra cualquier tipo de discriminación, la ayuda

mutua, el alegrarse con los éxitos del amigo, el compartir el pan y el

techo sin esperar gratificaciones.

DEJAR UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here