En su primer acto oficial, la embajadora Galit Ronen rindió un homenaje a las víctimas del atentado a la embajada de Israel

0
431

Con la presencia del canciller Jorge Faurie, el secretario de Derechos Humanos y Pluralismo Cultural de la Nación Claudio Avruj, la subsecretaria de Derechos Humanos de la Ciudad de Buenos Aires Pamela Malewicz, el presidente de la DAIA Jorge Knoblovits, el secretario Alejandro Zuchowicki, el presidente el de la Organización Sionista Argentina Sergio Pikholtz, el secretario general de la AMIA Darío Curiel, el vicepresidente de la Organización Sionista Mundial (OSM) Yaakov Hajoel, el presidente de Likud Argentina Gabriel Gorenstein, el representante de la OSM para América Latina Shraga Wilk, dirigentes de la comunidad judía argentina, sobrevivientes al atentado, familiares y alumnos de las escuelas ORT, Tarbut, Natan Gesang y Martín Buber, la flamante embajadora de Israel en Argentina, Galit Ronen, realizó su primer acto oficial luego de entregarle las credenciales al presidente argentino Mauricio Macri.

Hatikva

Luego de los himnos de Argentina y de Israel (Hatikva), la embajadora, visiblemente conmovida, dijo: «Ustedes no se imaginan lo que significa para mí escuchar el Hatikva en este lugar. Quiero comenzar este discurso con una vivencia personal: allá están los nombres (las placas en la pared de la plaza) y leí cada uno de ellos porque hay una reparación judía. Hay un dicho que dice: Cada persona tiene su nombre y cuando lo nombramos recordamos cómo era esta persona'».

Gabriel Gorenstein (Likud), Shraga Wilk (OSM), Yaakov Hajoel (OSM), Alejandro Zuchowicki (DAIA) y Sergio Pikholtz (OSA)

«Queda con nosotros y en este caso todo lo que podría ser. Fue muy emocionante para mí. Tenemos que recordar que todavía hay gente que no sabemos ni su nombre y tenemos que pensar en ellos también. Tenemos hoy algunos familiares de las víctimas de este atentado. Están acá también algunos de los sobrevivientes tras lo cual yo veo cada día, ¿saben por qué? Porque deciden trabajar por la embajada. Levantarse de un desastre así. Construir la vida de nuevo y seguir trabajando en el mismo lugar, un lugar que es impresionante». 

Ante la atenta mirada de los asistentes al acto, Ronen continuó: «En las últimas semanas, Argentina tomó decisiones muy importantes como declarar a Hezbollah como una organización terrorista y lideró el continente. Ojalá que sea seguido por otros más. Dicen que Brasil está en el camino. Pero tenemos que recordar que Hezbollah no es nada más que un instrumento de Irán. Un país que aporta y apoya el terrorismo. Un país que a plena luz del día está diciendo que quiere destruir un país hermano, miembro de las Naciones Unidas, mi patria, el Estado de Israel».

Por último, la nueva embajadora se expresó sobre lo que significa el terrorismo: «La lucha contra el terrorismo es un compromiso de todos los países y las personas de bien. Estoy muy feliz de que Argentina e Israel están juntos en esta lucha. Para mí en esta ceremonia se unen el pasado y el futuro».

La Embajadora de Israel Galit Ronen junto al canciller argentino Jorge Faurie y estudiantes de la red escolar judía colocan una ofrenda floral.

El ministro de Relaciones Exteriores de la Argentina aseveró: «Hoy el terrorismo es un desafío para todas las naciones sin distinción de sistema de gobierno, ideología o fe. Nos aniquila a todos por igual y está asociado con lo peor que hay en el Mundo. El presidente Macri tomó una decisión de mucho coraje en nuestra región al incluir a Hezbollah como grupo terrorista, y otros países de la región nos están acompañando» añadió.

Luego, expresó: “Si los argentinos queremos caminar hacia el entendimiento, el respeto a la diversidad y la convivencia pacífica, debemos hacer una clara lectura de hacia dónde tenemos que caminar para no equivocarnos. Se asocia con el comercio de armas, se asocia con el narcotráfico, se asocia con el lavado de dinero. Hacen todo lo que pueden hacerle mal para retener el curso de la humanidad. Por eso tenemos que compartir enormes esfuerzos para combatir. Por lo tanto, la memoria es particularmente importante y esto es memoria porque lo que estamos haciendo hoy es no olvidar»

Al finalizar, los estudiantes junto a la embajadora y el canciller colocaron una ofrenda floral y el vicepresidente de la OSM, Yaakov Hajoel, le entregó una plaqueta a Galit Ronen

 

DEJAR UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here