Galit Ronen: “Por supuesto que nos gustaría que la Argentina traslade su embajada a Jerusalén”

0
187

La Embajadora de Israel en Argentina, Galit Ronen, le brindó una entrevista al diario Clarín de la Argentina donde habló sobre  el conflicto en Oriente Medio. “La posición de Israel con los palestinos sigue siendo la de dos Estados para dos pueblos”, Sobre la relación de amistad entre Macri y Netanyahu y como será su trabajo para las relaciones bilaterales entre los dos países y que le gustaría que la embajada Argentina se traslade a Jerusalén

-Antes de llegar, dijo que estaba lista para sus desafíos en la Argentina. ¿Cuáles son?

-Para cualquier embajador el objetivo es mejorar las relaciones entre los países, Argentina e Israel. Antes de venir, cada uno tiene que escribir cuáles son sus metas. Hay que elegir tres. La primera es mejorar el intercambio comercial. Recién estamos empezando, porque ustedes tienen por ejemplo, mucha carne, pero nosotros con la tecnología israelí podemos llegar a que la misma vaca tenga mejor calidad. Todo eso podemos mejorarlo. En el campo de la agricultura, el campo del agua. La primera meta es usar más el potencial que tenemos, porque no son economías que compiten, sino que se complementan. Tengo 54 años y creo que el futuro no está conmigo sino con los jóvenes. Y si yo quiero mejorar las relaciones entre mi país y Argentina, tengo que pensar en los jóvenes, tengo que pensar cómo van a ver ellos a Israel. Esa es mi segunda meta. Yo creo que cuando hay un conocimiento de uno al otro, tanto de Israel para Argentina, como de los argentinos para Israel, las cosas fluyen.

-¿Qué sectores le gustaría desarrollar en el ámbito comercial?

-Como soy bióloga, y como Israel es un “start up nation”, creo que tenemos mucho potencial en el campo de biotech. Además ustedes son un país que tiene mucho de agricultura. Tenemos un montón de cosas de genética, del biotech, en que podemos cooperar.

-Si gana la fórmula presidencial de Alberto Fernández y Cristina Kirchner, ¿cree que será el fin de la alianza que construyeron Mauricio Macri y Netanyahu?.

-Macri y Netanyahu tienen una relación desde hace muchos años. De hecho, cuando entregué mis credenciales el presidente Macri me preguntó ‘¿Cómo está mi amigo Bibi?’ Para ellos es una relación casi personal, ya. Pero mi trabajo es el de mejorar las relaciones bilaterales. Y lo voy a hacer de la mejor forma que pueda. Para esto me mandaron, para mejorar las relaciones.

-¿Sea con cualquier gobierno?

-Yo trabajo con los argentinos. Entonces, mi deber es mejorar las relaciones, de cualquier forma que pueda. A través de comercio. Insisto, mi trabajo es mejorar las relaciones. Y busco el camino más apropiado.

-¿Qué piensa de la vuelta de los funcionarios que firmaron el memorándum de entendimiento con Irán?

La tensión es con el acuerdo (firmado en 2013 entre Cristina Kirchner y Mahmud Ahmadinejad, pero desestimado a nivel judicial a fines de 2015). Nosotros, como ustedes, supongo, quieren lo mismo, justicia para quien hizo este atentado, en el que murieron tantos en la embajada y en la AMIA. Entonces ahora es cómo llegamos. Creemos que la alerta roja tiene que quedar. Cuál será la mejor herramienta. No creemos que eso sea lo mejor. No era, de hecho no era. Entonces esa es la queja, porque queremos verdad y justicia, son las cosas más importantes. Porque lamentablemente los que ya murieron no van a volver.

-¿Se imagina un aniversario del atentado terrorista a la embajada de Israel junto a Cristina Kirchner como vicepresidenta?

-¡Qué se yo! vamos a ver cómo son las cosas, no sabemos todavía.

-Hay quienes en Israel sienten que el país es reflejado con una imagen distorsionada, incluso en los medios de comunicación. Como un país ocupante, que ataca a un pueblo débil, el palestino. ¿Usted que cree?

-Tú sabes cómo son las cosas, ¿has estado allá? Mi trabajo es que la gente conozca Israel verdaderamente. Tenemos desacuerdos con nuestros vecinos, es cierto, esperamos que podamos superarlos en algún momento. Con Jordania y con Egipto tenemos nuestra paz. No fue fácil llegar a esto, pero llegamos. Un presidente egipcio y un primer ministro israelí fueron asesinados por esto. El precio de la paz es muy alto. Pero tenemos paz entre los dos. Israel es mucho más que el conflicto. Israel es cultura, Israel es innovación. Aquí estoy hace menos de un mes, en Uruguay estuve casi un año. Yo, más o menos cada seis semanas busco un experto israelí del campo de la innovación, donde tenemos mucha experiencia, para compartir. Y creo que las relaciones mejoran, como entre los seres humanos, cuando uno entiende lo que el otro tiene. Las relaciones son mejores y uno aprende mejor y es un win win. Todos salen adelante.

-¿No cree que las amenazas de Benjamín Netanyahu de anexar el Valle del Jordán empeorarían las situación?

-Disculpame pero no es una decisión todavía. No fue tomada, es una época tanto de elecciones aquí como allá. La posición de Israel por años ha sido a favor de dos estados, para dos pueblos, y estamos esperando en la mesa a los palestinos para negociar con nosotros. Y ellos no están, no quieren negociar. Ellos quieren tener un resultado X sin negociar. Esto no funciona así. Nosotros también queremos una cantidad de cosas. La idea de negociar es llegar a un compromiso y ni nosotros ni ellos van a recibir todo lo que queremos. Pero para hacer esto tienes que tener la negociaciones. Y Netanyahu dijo varias veces que estaba listo para negociar.

-Sí, pero en ese tren de elecciones anuncia decisiones controvertidas.

-Todavía no hay “decisiones controvertidas”. No las hay. Llegó el momento en que de verdad hubo una oferta, una posibilidad ambos la tomaron, y salimos de todo Gaza. No estamos allá. Gaza no resultó tan bueno, porque se lanzaron un montón de misiles y cohetes y todo esto contra Israel. Hamas está allá. Y Hamas no es otra cosa que Irán detrás.

-El mundo está viendo ahora una posibilidad de guerra con Hezbollah y hasta un conflicto con Líbano…

-Entonces que el mundo, por favor, venga y diga a la organización terrorista Hezbollah que no puede lanzar misiles en contra de Israel. Israel no hizo nada. ¿Qué quieren? Nosotros salimos de Líbano. No estamos ahí. Entonces, por favor que el mundo, que tienen miedo de ésto, intervenga con Hezbollah y con Líbano para que no ataque a Israel. Porque nosotros como cualquier país, como cualquier gobierno, tenemos que defender a nuestros ciudadanos.

-¿Quedó satisfecho Israel con el registro creado por Mauricio Macri que coloca a Hezbollah en entre las organizaciones terroristas?

-Primero, lo que Israel dice es que los terroristas sean reconocidos como lo que son. Nosotros creemos que los terroristas deben estar presos. Aquí hay una Justicia que dice quiénes son. Sabemos quiénes son. Entonces, tenemos que hacer algo para quien hizo un ataque terrorista aquí contra la embajada de Israel, contra la AMIA, que no fueron víctimas israelíes, fueron judíos argentinos. Estamos buscando la justicia. Para mí fue y es un deber personal.

-¿Pero el registro que se creó satisface esa línea de acción?

-Es muy bueno, estamos muy satisfechos con esto. Yo represento al Estado de Israel. La comunidad judía tiene sus organismos. Hay una diferencia entre la comunidad judía y el Estado de Israel, aunque somos hermanos y cualquier judío que quiera vivir en Israel es bienvenido. Pero yo represento al Estado de Israel, y el Estado de Israel está a favor de que Hezbollah y Hamas sean reconocidos como organizaciones terroristas. Y mira, ya está hecho, ustedes lo hicieron primero en el continente. Paraguay ya lo hizo también, dicen en Brasil que lo van a hacer… Vamos a ver si hay más; dicen, no sé, vamos a ver. Ustedes son los líderes del continente.

-Paraguay incluyó a Hamas. Argentina sólo a Hezbollah. ¿Le gustaría que incluyera a Hamas como grupo terrorista?

-No pedimos nada.

-¿Le gustaría?

-Sí, al Estado de Israel le gustaría que Hamas y Hezbollah y todas las organizaciones terroristas sean reconocidas como tales. Por Argentina en este caso, pero también, como digo, en cualquier país. Como digo, es muy bueno que Argentina esté como líder de todo esto. No pedimos, pero pensamos que esto sería lo bueno en todos los países. No pedimos, ni esto ni lo otro. Si yo hablo con cualquiera, yo digo, pensamos que lo bueno sería cooperar en tal y cual cosa. Entonces ellos podrían entender esto como un pedido, pero yo estoy expresando mis ideologías, mi punto de vista y todo esto, pero pedir en sí, no. Una cosa es que me guste, y otra cosa es pedirlo.

-¿Buscará que Argentina traslade su embajada de Tel Aviv a Jerusalén como lo hizo Estados Unidos, Guatemala y Honduras?

-Claro.

-O sea, sería bienvenido que la Argentina traslade…

-Muy bienvenido. Yo, de todas maneras, te digo, de mi lado, no creo que sea una noticia que Israel quiera que todos las embajadas estén allá en Jerusalén. Esto no es nada nuevo.

-¿Y qué pasará si Fernández como presidente cambia decisiones de Macri como la abstención en una votación de la UNESCO, que fue una victoria para Israel?

-Es una victoria para las cosas como deberían ser, no es para Israel.

-Bueno, los árabes lo ven distinto…

-Bueno, cada uno tiene su punto de vista. Estás con la embajadora de Israel… Pero yo la verdad pienso que esto es Justicia.

-Su antecesor aquí, Ilan Sztulman se quejó en un discurso de que hubiera embajada de Irán abierta en la Argentina. ¿Para Israel es un problema que exista esa sede?

-Nosotros no nos metemos en las relaciones exteriores de ustedes. Lo que sí creemos es que Irán está claramente apoyando el terrorismo, que Irán está claramente llamando a la destrucción de un país hermano, un país miembro de la ONU, que es mi patria y que es el Estado de Israel. Eso creo que es una vergüenza. Ningún país tendría que tolerarlo. Qué país es este, que no tiene vergüenza en decir que quiere destruir otro país, y apoya el terrorismo. La verdad, ¿quién querría tener relaciones con este país?

-¿Qué piensa Israel de la decisión de Trump de poder encontrarse con el presidente iraní Rohani si hay condiciones? (ahora frenado tras los ataques con drones a dos refinerías en Arabia Saudita)

-Como digo, nosotros pensamos que toda la presión debe ser sobre Irán, que es un estado que promueve el terrorismo. Él también tuvo una reunión con Kim, de Corea del Norte, y al final no llegaron a nada. Yo entiendo, salió mal al final. Nosotros dijimos antes que iba a salir mal. Es un consejo, pero Irán es un país terrorista, y creemos que no hay una forma de negociar con ellos…

-Israel sigue de cerca la investigación del caso Nisman, ¿qué opina de la falta de respuesta en la investigación sobre la muerte de Alberto Nisman?

-Es un asunto de ustedes. Nosotros no nos metemos en esto. Lo que yo sé de Nisman es que fue un hombre muy educado, un hombre muy culto, pero esto es de ustedes.

De bióloga recibida en la Universidad de Tel Aviv a funcionaria del Ministerio de Relaciones Exteriores de Israel. Así esta elipsis central en las varias vidas de Galit Ronen, cuyo nombre y apellido también reseñan el nacimiento e historia del Estado judío.

Galit significa “Olita” -sus abuelos, que se conocieron incluso antes que sus padres- navegaban los mares, uno de ellos fue gremialista portuario en el Mediterráneo.Nacida hace 54 años en el Kibutz Ramat Hashofet – al norte del país- sus primeros años de vida están marcados por esas comunidades rurales que tuvieron su apogeo después de 1948, y en las que se experimentó el “socialismo democrático”. Una vida completamente comunitaria, en lo doméstico, en el trabajo, y en la ganancia del mismo. Hoy ese sueño se ha desinflado y muchos kibutz han devenido en experiencias industriales, incluso turísticas.

Con unos ojos azul claro que vuelven difícil una mirada sostenida sin pensar en ese tono atípico aquí, la embajadora registra sus antepasados en Polonia, Lituania y Rusia. Sus abuelos ya estaban en zona de la antigua Palestina, ocupada por los británicos en los años ‘30 cuando nacieron sus padres. “Por eso sobrevivieron”, elucubra hoy en base a la tragedia que vivieron las colectividades judías de Europa por el exterminio nazi.

El día de su casamiento, sus padres, profundamente entusiasmados con el socialismo de la época y también por el nacimiento del Estado de Israel, decidieron acogerse a la tendencia entonces: adoptaron un nuevo apellido, el Ronen, que heredó Galit, cuando en realidad, los abuelos paternos derivaban, por la rama europea de Rabinovich, y por la rama materna, de Abrahamovich. El uso del hebreo estaba en auge, y así nació Ronen.

¿Y cómo saltó la bióloga a la diplomacia? Trabajaba en una empresa estadounidense y ya tenía su máster en microbiología cuando a través de su novio de entonces supo que había vacantes en el servicio exterior. Su trabajo la aburría y se presentó a unos exámenes sin mucha esperanza. Fue elegida para seguir compitiendo. La entrevistaron otra vez, y así entró al servicio exterior. “Estoy orgullosa de mi trabajo. ¿Qué más puedo pedir? No hay más nada tan importante que representar a mi país”, dice hoy quien estuvo un año al frente de la embajada israelí en Montevideo, antes de ser designada en Buenos Aires. Presentó cartas credenciales a Mauricio Macri hace un mes.

Ronen conoce la región -además de Uruguay estuvo en Perú como segunda secretaría de embajada en los años ‘90- pero no tanto a los argentinos, más allá de los que emigraron a israel. Y pese al inmenso despliegue de seguridad personal que 24 horas al día debe llevar un embajador de Israel a cada paso que da, Galit Ronen intenta ya sus primeros espacios propios. Solía correr hasta 15 kilómetros por día en el pasado. Y ahora se ilusiona con seguir en algo parecido su rutina en las calles de Buenos Aires.

Itinerario
Galit Ronen nació el 1° de febrero de 1965 en el Kibbutz Ramat Hashofet de Israel. Es Licenciada en Biología de la Universidad de Tel Aviv, de donde también cuenta con un Master en Microbiología. En su experiencia como diplomática ya estuvo en América Latina cuando tuvo el cargo de Segunda Secretaria de la Embajada de Israel en Perú hace más de 20 años, cargo que ocupó también en Portugal y en Austria. Además fue encargada de negocios en las embajadas en Eslovaquia, Eslovenia y Croacia. En 2018 fue designada Embajadora en Uruguay, cargo que ocupó hasta el mes pasado.

Al toque
Un Proyecto: Conocer los clubes y la dinámica propia del futbol argentino. Sus actores, sus reglas. Comprender la fascinación que despierta en la gente.

Un líder: Mahatma Gandhi

Un prócer: Ben-Gurion

Una comida: Helado de dulce de leche y maracuyá

Una bebida: Cerveza

Una sociedad que admire: La italiana Es efervescente, diversa, heterogénea. Me gusta su comida, sus artistas, su música.

Un recuerdo: Cuando participé en la última competencia de natación en Israel. Salí segunda, pero eso no es lo importante. Fue una experiencia maravillosa.

Un placer: Bailar

Un sueño: La paz… la merecemos… todos.

Una película: Cinema Paradiso

Una serie: No veo muchas series. Prefiero la música. Me encanta David Lebon.

Un libro: Cien años de soledad de Gabriel García Márquez

Un desafío: Hacer que cada día valga la pena.

Por: Natasha Niebieskikwiat
Fuente: Clarín

DEJAR UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here