Un sobreviviente del Holocausto hace su Bar Mitzvá con 91 años

0
376

A los 91 años, el sobreviviente del Holocausto Andor Stern ya no le teme a los nazis que lo encarcelaron en Auschwitz. Vive en su natal Sao Paulo (Brasil), el área metropolitana más grande de Brasil con casi 25 millones.

El lunes pasado fue un día único en su vida: Stern, quien es reconocido por la Asociación Brasileña de Sobrevivientes del Holocausto y en todo el país como el único nacido en Brasil, celebró su Bar Mitzvá.

Llena de simbolismo, la emotiva ceremonia se celebró en la sinagoga más antigua de Sao Paulo, Kehilat Israel, el día en que la asociación celebró el 81º aniversario de Kristallnacht, el pogromo nazi de 1938 en Alemania y Austria que más marca el comienzo de la Shoá.

«Esta es nuestra respuesta a Hitler y al nazismo», afirmó el rabino Toive Weitman, jefe del memorial del Holocausto de Sao Paulo que dirigió la ceremonia. “El objetivo de Hitler no era solo una matanza física del pueblo judío, sino también un exterminio espiritual. El fallo. El Sr. Stern continúa, conectado con su esencia, celebrando la vida con su familia».

Carlos Reiss, director del Museo del Holocausto de Curitiba, dijo que el ejemplo de Stern, un sobreviviente mayor del Holocausto que regresa a su religión y hace el Bar o Bat Mitzvá, se ha vuelto cada vez más común en los últimos años en todo el mundo.

«Ayuda a construir la memoria de la Shoá al resaltar la resistencia e importancia de la identidad judía», dijo Reiss a JTA. «Sin embargo, hay miles de niños que no han tenido esta oportunidad porque sus vidas se acortaron».

Stern tenía 3 años cuando su padre fue transferido a la India a principios de la década de 1930 por la empresa minera multinacional para la que trabajaba. En 1936, la familia se mudó a Hungría, donde vivían sus abuelos. Más tarde se escondió con ellos cuando comenzaron los primeros actos antisemitas.

Además de ser judío, Stern era brasileño. Cuando Brasil entró en la Segunda Guerra Mundial y envió tropas para luchar por los Aliados en Italia, el niño fue considerado un enemigo del estado e internado en un campo de trabajo en la región de los Cárpatos inferiores, de donde huyó.

Pero su libertad fue de corta duración. En abril de 1944, los Sterns fueron arrojados al vagón de un tren de carga que se dirigía a Auschwitz, y pasó 13 meses allí. Su madre y sus abuelos fueron asesinados en las cámaras de gas del campo de exterminio.

“Estuve fuera del mundo hasta el 1 de mayo de 1945, cuando fuimos liberados por los soldados estadounidenses. Tenía 17 años y pesaba 28 libras «, expresó Stern.

Freddy Glatt, presidente nacido en Alemania de la Asociación Brasileña de Sobrevivientes del Holocausto en Río, vivió una situación similar a la de Stern después de que su familia se viera obligada a mudarse a Bélgica. Pero milagrosamente escapó de la deportación a los campos al acercarse a la frontera germano-holandesa. “No hubo rabino, ni talit, ni tefilín ni Torá. Andor tiene mi edad hoy. Le deseo mazel tov”, dijo orgulloso de su propio Bar Mitzvá a la edad de 85 años en Río.

Stern regresó a Brasil en 1948, se casó, tuvo cinco hijas, nueve nietos y también bisnietos.

“Un psiquiatra me dijo una vez que todos los que pasen por lo que pasé en la guerra nunca volverán a estar completos, nunca abandonarán el campo de concentración. Lo dejé atrás”, dijo Stern. «Soy suertudo. No soy un héroe. A pesar de todo, estoy muy agradecido con la vida por todo».

Vía JTA / CFCA

DEJAR UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here