Sobrevivientes del Holocausto luchan por recuperar sus propiedades en Polonia

0
387

A Lea Evron, de 85 años, sólo le quedan fragmentos de recuerdos de la fábrica de pieles y del edificio de apartamentos de tres pisos que su familia poseía antes de la Segunda Guerra Mundial en Zywiec, una pequeña ciudad del sur de Polonia.

Lo que sí recuerda claramente es que regresó después de la guerra, cuando la mayor parte de su familia había sido asesinada en el Holocausto.

La sobreviviente reveló en su apartamento de Nueva York que una mujer de la localidad les dijo a ella y a su madre: “Hitler prometió deshacerse de todos los judíos, y aquí vuelven a casa”.

A Evron y a su madre les dijeron que podían vivir en el edificio de apartamentos, pero sólo en el cuarto de las criadas. Poco después se mudaron a Israel.

Evron es solo uno de los miles de judíos cuyas familias fueron confiscadas por los ocupantes nazis de Polonia y luego mantenidas por sus gobernantes comunistas de posguerra.

Polonia, que antes de la guerra albergaba una de las comunidades judías más grandes del mundo, es el único país de la Unión Europea que no ha legislado sobre la restitución de la propiedad.

Para hacer las cosas más difíciles, los judíos dicen que los documentos que prueban ser dueños de la propiedad fueron a menudo destruidos en el Holocausto.

A medida que se acerca el 75º aniversario de la liberación de Auschwitz, el campo de exterminio de los alemanes nazis, el 27 de enero, dicen que es hora de que Polonia facilite el proceso.

“Los sobrevivientes del Holocausto no deberían tener que sufrir ahora. Están muriendo sin justicia en Polonia”, afirmó el esposo de Lea, Yehuda Evron, de 88 años.

El partido gobernante de Polonia, Ley y Justicia, apoyado por grupos de extrema derecha, ha rechazado las demandas de normas más claras sobre la restitución, a pesar de la presión de los Estados Unidos.

“Algo que debería ser fundamentalmente una cuestión moral se está convirtiendo en una cuestión política”, expresó ante Reuters el rabino jefe de Polonia, Michael Schudrich, en referencia a los comentarios de los grupos de extrema derecha.

PROPIEDAD PERDIDA

Polonia se ha enfrentado a este problema desde la caída del comunismo en 1989, y muchos argumentan que simplemente no puede permitirse el lujo de devolver a todos los que han perdido sus propiedades. No ha surgido ninguna nueva legislación y los judíos se quejan de que los tribunales y los administradores están tomando decisiones que a menudo se derivan de las leyes comunistas.

Los Evron lanzó su primer caso legal en 1992, espoleados por las promesas de políticos como el ex presidente Lech Walesa de que la restitución sería manejada rápidamente. La pareja quiere recuperar la propiedad del gobierno que se apropió de ella bajo el comunismo.

En los años 90, el gobierno vendió el edificio residencial que antes poseían a un individuo que lo convirtió en un centro comercial, a pesar de las ofertas de los Evron para comprar la propiedad, lo que complicó aún más las cosas.

Las apelaciones del nuevo propietario alargaron aún más el proceso. Mientras que muchos tribunales han fallado a favor de los Evron durante casi tres décadas, no han recibido nada. Probablemente han gastado más dinero en el caso legal que el valor de los bienes mismos.

“Puedo mostrarles todo el gabinete de correspondencia y documentos relacionados con este asunto y desafortunadamente no va a ninguna parte”, dijo Lea.

ACTITUDES SOCIALES

Los abogados dijeron a Reuters que se está haciendo más difícil para los sobrevivientes del Holocausto obtener una restitución, ya que el gobierno se niega a simplificar las normas y los tribunales se vuelven más escépticos. Las actitudes sociales también han cambiado.

Poco después de la caída del comunismo, muchos polacos aceptaron que las propiedades tomadas por los nazis, y luego por los comunistas, debían ser devueltas a sus legítimos dueños. Pero ahora muchos sienten que es injusto esperar que el gobierno reembolse a todos. La historia también juega un papel importante.

Las autoridades comunistas elogiaron el comportamiento de los polacos durante la guerra, pero las investigaciones realizadas desde 1989 demostraron que mientras miles de personas arriesgaron sus vidas para ayudar a los judíos, miles más tomaron un papel activo en el Holocausto.

Muchos polacos se rehúsan a aceptar eso, y el gobierno está rechazando los reclamos de mala conducta en tiempos de guerra, diciendo que Occidente no aprecia la valentía de Polonia bajo los nazis.

En junio, el presidente polaco Andrzej Duda dijo a Reuters que los sentimientos antisemitas y antipolacos eran comparables.

“Los nazis] destruyeron a los judíos como nación, pero también nos destruyeron a nosotros como nación”, dijo Duda.

Un sondeo de opinión realizado el año pasado mostró que más polacos estaban en contra de la restitución que a favor. Esto ha hecho que algunos tribunales y administradores sean más estrictos con respecto a la restitución, dijeron los abogados.

Robert Winnicki, líder de la agrupación derechista polaca Confederación Libertad e Independencia, dijo que la legislación estadounidense destinada a ejercer presión para la restitución es obra de grupos judíos que tienen como objetivo “cobrar grandes cantidades de dinero que no merecen”.

Los abogados, por su parte, piden una legislación que acelere la restitución de los sobrevivientes del Holocausto de edad avanzada, pero Lea Evron tiene sus dudas.

“No quiero tener esperanzas porque no creo que vayan a devolver nada”.

 

Vía Israel Noticias

DEJAR UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here