28 años de vergüenza nacional. Por Alejandro Kladniew

1
219
Añejandro Kladniew- Aniversario atentado Embajada Israel
Añejandro Kladniew- Aniversario atentado Embajada Israel

El 17 de marzo fue el primero de los tres hechos de los más aberrantes en la historia contra la Argentina.

El atentado de la Embajada de Israel inauguró la trilogía. En aquel tiempo de gobierno menemista se decía que eran temas que no correspondían al Estado Argentino ya que se trataba de suelo extranjero, de que era un conflicto que excedía a nuestro país. Otros atacaban la religión del ex presidente como si eso hubiera influido, también se lo acusaba de ser el responsable por mandar dos corvetas de apoyo a EEUU en la primera guerra del Golfo Pérsico contra Irak y la invasión de Saddam Hussein a Kuwait. Sin embargo, la tragedia que cobró 29 vidas humanas se completó con la falta de verdad sostenida en el tiempo.

Impunidad local, desinformación y falta de justicia tiene como consecuencia necesaria el posterior ataque.

Tan solo dos años después, el 18 de Julio de 1994, volaba la AMIA. Un día después de la final del mundial de fútbol. Era un “blanco” civil, una mutual ¿Cómo podía explicarse? ¿La Argentina ahora sí estaba implicada?

El presidente seguía siendo el mismo: Carlos Saúl Menem. ¿Tenía algo que ver? ¿Y la conexión local, los servicios de inteligencia?
Sin verdad, sin justicia.
Otra vez.
El caso del fiscal Nisman se inscribe nuevamente en esta línea siniestra. La de la impunidad, la desidia, la vergüenza.
Embajada, AMIA, Nisman.
Por favor, atención, no sea cosa que lleguemos a un cuarto momento y no hayamos entendido cuál es la razón.
Y esa verdad es única e incontrastable. Sin justicia, en 1992, 1994, 2015, 2020 o 2035 malas noticias nos esperan como país.

Autor:Alejandro Kladniew
Fuente: Infobae
El autor es candidato a presidente de AMIA por UNA AMIA.

1 COMENTARIO

  1. Recientemente el candidato Kladniew sostuvo que era la justicia la que se debía pronunciar sobre la muerte de Nisman. Yo compartí en un comentario la razonabilidad de su postura.
    Pero ahora incluye la muerte de Nisman entre las tres mayores impunidades de la historia nacional. Creo que confunde dos situaciones distintas. En el caso de la Embajada y la AMIA están impunes dos crimines evidentes. En el caso de Nisman, siguiendo su razonamiento anterior, la Justicia aun no determinó si hubo crimen o suicidio. Por lo tanto poner la muerte de Nisman como un hecho impune es tomar partido por que la causa de su muerte fue un crimen, ya que un suicidio jamás pude ser calificado de impune.
    Ya es hora que los que pretenden dirigir los destinos de las instituciones más importante de la colectividad tengan un poco de coherencia. No todo vale

DEJAR UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here