Un israelí de 22 años, sin problemas médicos preexistentes, tiene coronavirus y está muy grave

El estado de un paciente de 22 años con coronavirus, el israelí más joven en estado grave como resultado de la pandemia, se ha deteriorado y ha sido puesto en soporte vital.

El paciente “está sedado y con un respirador, pero no puede oxidar sus tejidos”, afirmó el Hospital Universitario Samson Assuta Ashdod. “En coordinación con su familia, se ha decidido trasladarlo para ECMO (oxigenación por membrana extracorpórea) en el Hospital Ichilov”.

Lo curioso es que el joven (no se reveló su nombre) no tenía problemas médicos preexistentes cuando se le diagnosticó COVID-19.

Residente de la ciudad portuaria sureña de Ashdod, fue hospitalizado el miércoles pasado y al día siguiente ya no podía estar de pie ni ducharse, según le contó su madre al sitio de noticias Ynet. El sábado se le administró oxígeno, y en una llamada telefónica él le dijo “mamá, tengo miedo”.

El domingo por la mañana, debido al rápido deterioro de su estado y a la creciente dificultad para respirar, los médicos del Hospital Universitario Samson Assuta Ashdod tomaron la decisión de sedarlo y conectarlo a un respirador.

La mujer comentó que ella, su marido y su hija están en cuarentena desde que descubrieron que su hijo tiene el virus y dijo que aunque el hospital le preguntó si quería ir a verlo, rechazó la oferta explicando que ver a su hijo conectado al respirador sería demasiado traumático. “No puedo, no puedo ir a verlo con esa máquina [el respirador]. Les dije que me resultaba difícil y que estaba temblando por todas partes. Tengo miedo de desmoronarme allí. Prefiero recordarlo como era”, aseveró.

La madre explicó que su hijo había estado recientemente en los Estados Unidos con dos amigos, de gira en Miami y luego en Las Vegas. Los tres regresaron al país el mes pasado y el chico se fue inmediatamente a la cuarentena domiciliaria de acuerdo con las directrices del Ministerio de Salud. El miércoles pasado, cuando su temperatura subió a pesar de tomar medicamentos, fue llevado al hospital.

Los dos compañeros de viaje también han sido diagnosticados con coronavirus y están en buenas condiciones, uno en el hospital y otro en un hotel de cuarentena especialmente designado.

Ami Mayo, jefe de la unidad de cuidados intensivos de Assuta, le manifestó a Ynet a principios de esta semana que el paciente tenía síntomas leves al principio, pero que se deterioró rápidamente, con una grave dificultad para respirar y una caída de los niveles de oxígeno en la sangre. Además, que el personal médico intentó por medios no invasivos durante 24 horas, pero la condición se agravó tan rápidamente que el domingo por la mañana se tomó la decisión de sedarlo.

 

Vía The Times of Israel / Israel Noticias

DEJAR UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here