Mensaje de la Sociedad Hebraica Argentina a sus socios: «Atravesemos la tormenta y pongamos el hombro en comunidad»

Sociedad Hebraica Argentina
Sociedad Hebraica Argentina

En un mensaje dirigido a sus socios, la comisión directiva de Hebraica informa sobre la situación que está atravesando el club en el medio de la crisis sanitaria por el coronavirus.

Informa que el club sigue en marcha, que no se detiene pero que necesita que no dejen de pagar su cuota social. Hebraica reafirma el compromiso de estar junto a aquellos que mas lo necesiten. Esta es la carta completa:

Estimados socios de la familia de Hebraica:

Conocemos las apremiantes e inciertas circunstancias que se viven en nuestro país y en el mundo entero. Por eso, entendemos a las todas las familias que se encuentran viviendo un período angustiante. Y desde ya queremos decirles que CUENTAN CON NOSOTROS INCONDICIONALMENTE.

En este contexto inédito, TODOS (individuos, instituciones, empresas y Estado), estamos aprendiendo y adaptándonos a la nueva realidad al mismo tiempo que intentamos continuar con la cotidianidad, preservar la salud, economía y nuestros ámbitos de trabajo, educación y disfrute.

Sociedad Hebraica Argentina
Sociedad Hebraica Argentina

Desde que asumimos, la Comisión Directiva se comprometió a estar cerca de los socios, incluso para quienes no tenían la chance de volver a Hebraica y también para los para que jamás accedieron a ninguna otra socio-deportiva. Con este horizonte nos propusimos llegar a la cuota más accesible posible. Y lo logramos. Así, en los últimos meses, se sumaron a Hebraica muchas familias. Con esa estrategia solo subimos un 10% el valor de la cuota en los últimos 18 meses, con una inflación de arriba del 70% en ese período.

Con ese mismo espíritu que nos une como hermanos, sentimos el compromiso de estar presentes y disponibles para aquellos que la están pasando mal en este tan particular momento. Estamos respondiendo a todos nuestros socios, en su diversidad, pero de modo particular. Uno a uno. Porque esos son los lazos que fuimos construyendo, que nos sostienen como comunidad y que nos aseguran un futuro juntos.

Sociedad Hebraica Argentina
Sociedad Hebraica Argentina

Hebraica sigue en marcha. La mayoría de los empleados administrativos, de contabilidad, finanzas y comunicación trabajan desde sus casas de modo remoto. Otros presencialmente, como intendentes o personal de seguridad. Madrijim, coordinadores, entrenadores, docentes y directores de elencos continúan en contacto con los janijim, deportistas y participantes de talleres y actividades. Seguimos con las charlas, shows y clases (desde el campus virtual) organizadas por profesionales y voluntarios. También permanecemos cerca de nuestros adultos mayores para detectar situaciones de vulnerabilidad con el fin de poder brindarles asistencia.

Estamos tratando de reducir la mayor cantidad de gastos posibles y atentos a toda la línea de créditos y beneficios que pudiéramos aplicar, provenientes del Gobierno Nacional, Provincial y Municipal, utilizando todas las herramientas legales e impositivas disponibles con el objetivo de hacer más eficiente la administración. Las crisis requieren de equilibrios dinámicos y por eso nos adaptamos día a día.

Pese a la situación que atravesamos, mantenemos las fuentes de trabajo de nuestro personal, quienes han demostrado la mejor predisposición en este difícil momento y sus ingresos dependen de cada uno de nosotros como socios de Hebraica. También conversamos con proveedores, trabajamos con finanzas, sumamos muchísimos voluntarios para realizar tareas necesarias con el fin de reducir gastos.

Les pedimos de corazón, y por el bienestar de nuestra querida institución y las familias que dependen de Hebraica, que continuemos abonando la cuota social y las expensas, dentro de las posibilidades de cada familia. Hebraica vive gracias a los socios. Estar presentes y juntos: de eso se trata. Acompañar a nuestra institución y ayudar a quienes la estamos administrando en este momento único, imprevisto y de excepción que está viviendo toda la humanidad. Cuando superemos esta etapa, la recompensa será ver a la institución sana, en equilibrio y tan viva como siempre. Y el trabajo en equipo y el esfuerzo habrán valido la pena.

Como dirigentes tenemos la convicción de que debemos tener más energía que nunca para afrontar lo que se viene. Por eso hacemos lo que hacemos, para continuar con el legado de excelencia y educación que nos dejaron nuestros padres y abuelos. Y cumplir con el marco de pertenencia y formación constante para nuestros hijos y nietos. Con innovación y presencia. También con pasión y propósito. Esta crisis también pasará y podremos transmitir de generación en generación cómo nuestro grupo de socios pudo, trabajando en conjunto, sobrellevar esta pandemia y demostrar que el espíritu del pueblo judío en los días que corren está más vivo que nunca.

Hebraica cumplió 94 años. Esta no es la primera crisis que atravesamos. Naturalmente tampoco será la última. Hoy nos toca hacernos cargo, transitar juntos y salir codo a codo de una situación difícil a nivel mundial.

Llegará el momento de disfrute presencial. Confiamos en que sea más temprano que tarde. Soñamos con que ocurra antes de lo previsto. Y cuando esto pase seguiremos siendo todos de Hebraica. Los mismos que empezamos a transitar esta cuarentena estaremos ahí, para festejar, cuando volvamos a abrir las puertas de nuestra querida institución. Ojalá seamos más, pero no seremos menos. Porque la familia es lo primero.

Atravesemos la tormenta y pongamos el hombro en comunidad.

Contamos con todos ustedes.

Como reza nuestro lema principal: Hebraica somos todos.

Muchas gracias.
Comisión directiva.

DEJAR UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here