El Gran Rabino de Jerusalén visitó a la familia del palestino abatido

Visita del Gran Rabino de Jerusalén a la familia del palestino abatido
Visita del Gran Rabino de Jerusalén a la familia del palestino abatido

Arie Shtern, Gran Rabino ashkenazí de Jerusalén, dio sus condolencias a la familia de Iyad Halak, un palestino de Jerusalén Este de 32 años con necesidades especiales que fue abatido a tiros por un policía israelí el sábado.

Stern fue acompañado en la visita por funcionarios del municipio de Jerusalén y también se reunió allí con líderes religiososos.

El padre de Iyad se emocionó por el encuentro y agradeció tanto al rabino como al resto de la delegación por su presencia. “Todos queremos vivir juntos en paz”, les manifestó.

“El dolor de una madre que pierde a su hijo no tiene color ni religión, debemos hacer todo lo posible para prevenir casos tan trágicos en el futuro”, aseveró Fleur Hassan-Nahoum, funcionaria municipal que acompañó al rabino.

Tras la muerte de Halak, la Policía alegó que él parecía haber estado sosteniendo un arma al momento en que ocurrió el incidente mortal. Pero Halak estaba desarmado y aparentemente no había entendido las órdenes de los oficiales de detenerse. Según los reportes, huyó a pie y se escondió detrás de un contenededor de basura, donde fue abatido a tiros.

Los policías involucrados en el incidente dieron relatos contradictorios de los eventos, y un comandante le dijo a los investigadores que había instado a su subordinado a que cesara el fuego, una orden que no se siguió. El oficial negó lo relatado por el comandante.

Los dos fueron interrogados el sábado. Un oficial fue puesto bajo arresto domiciliario y su comandante fue liberado bajo condiciones restrictivas.

Los investigadores indagan si Halak recibió un disparo solo después de intentar ocultarse y no durante la persecución. Los testigos dijeron que hubo al menos siete disparos en su dirección.

Una cuidadora que acompañó a Halak afirmó haberle dicho a los policías que estaba “discapacitado” y que no entendía sus órdenes, pero que parecieron ignorar sus gritos.

El ministro de Defensa, Benny Gantz, expresó su pesar por el incidente y dijo que sería investigado rápidamente.

El recién nombrado ministro de Seguridad Pública, Amir Ohana, también expresó su pesar por la muerte de Halak y prometió una investigación, pero dijo que era demasiado pronto para “dictar sentencia” a los agentes de Policía involucrados, y señaló que “se les exige que tomen decisiones fatídicas en segundos en un área que ha sido inundada con ataques terroristas y en la que existe un peligro constante de sus vidas.”

Según el Canal 12 israelí, Ohana canceló una visita programada con la familia el martes por la noche después de que el padre de Halak publicara un video en Facebook en el que dijo que no quería que ningún funcionario del gobierno israelí lo visitara.

“El policía que lo hizo debe obtener lo que se merece, necesita ser encarcelado”, expresó la hermana de Iyad, Diana, al sitio de noticias Walla! News. “Pero sé que no le harán nada, no lo harán porque la víctima es palestina”.

 

Vía Ynet / Enlace Judío

DEJAR UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here