La presión del comerciante israelí entre el confinamiento y la economía

muchas tiendas en Israel han comenzado a reanudar sus actividades a pesar del cierre general impuesto por el gobierno
muchas tiendas en Israel han comenzado a reanudar sus actividades a pesar del cierre general impuesto por el gobierno

Desde el domingo, muchos negocios en Israel han comenzado a reanudar sus actividades a pesar del cierre general impuesto por el gobierno. Los negocios de ropa y los restaurantes y bares anunciaron que también lo harán la próxima semana. El Gabinete del Coronavirus planea reunirse pronto para debatir sobre la flexibilización de las restricciones. «Estamos bajo una presión terrible», afirmó una comerciante.

«Nos arrinconan y nos convierten en delincuentes. Los clientes están suplicando volver y estamos bajo una presión terrible debido a que debemos seguir efectuando pagos. Para obtener la compensación hay que pasar por un suplicio. Es tan ridículamente baja que ni siquiera nos alcanza para cubrir los gastos del alquiler y el impuesto municipal», afirmó Orly Peled, presidenta de la Asociación de Cosmetólogas, esta mañana (martes) en una entrevista para Ynet.

Leer más: Alemania compartirá con Israel la vacuna contra el coronavirus

Peled es dueño de uno de los muchos negocios en Israel que decidieron esta semana abrir sus puertas a pesar de las directivas que lo prohíben. «No tenemos otra opción. Hasta ahora hemos cumplido la ley pero la angustia de nuestros clientes y la nuestra ha crecido día a día», expresó.

El Gabinete del Coronavirus, que tenía previsto celebrar una reunión hoy para debatir sobre la flexibilización de las restricciones, aparentemente ha decidido postergar el encuentro para el jueves.

La Asociación de Restaurantes y Bares también exige la apertura inmediata de sus comercios para que se les permita a sus clientes adquirir alimentos y bebidas en los locales.

«Son 3.000 comercios muy pequeños, que operan al aire libre, sin riesgo de contagio. Esta decisión brindará una esperanza a los comerciantes. La mayoría de ellos de la periferia, que no pueden realizar envíos a domicilio, y de esta manera, alrededor de 20.000 trabajadores podrán regresar a sus empleos”, dijo esta mañana el presidente de la Asociación de Restaurantes y Bares.

Los directivos de la Asociación de Restaurantes y Bares y el famoso chef israelí Haim Cohen se reunieron la semana pasada con la mayoría de los ministros del Gabinete del Coronavirus para que se les permita la venta de comida para llevar, y propusieron un esquema para que los alimentos y bebidas puedan ser retirados de un comercio manteniendo las pautas de salud. «Se trata de los negocios más pequeños, como los que venden falafel y shawarma. La mayoría de éstos operan en la periferia. Queremos ayudarlos y evitar que colapsen”, sostuvo Cohen.

Ynet en español

DEJAR UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here