Uno de los eventos más memorables en la Guerra de los Seis Días (junio 1967), fue el momento en que Rab. Goren sopló el shofar en el Muro de los Lamentos en Jerusalén. Siendo general, sabía que el siguiente objetivo del Ejército israelí era Hebrón, la ciudad donde se encuentra la Cueva de Macpela, (Meorat HaMajpela) donde están enterrados nuestros patriarcas: Adán y Eva, Abraham y Sara, Isaac y Rebeca, Jacobo y Lea. También cerca de esta ciudad se encuentra la tumba de Raquel, nuestra madre, quién conforta a los judíos en el exilio.

Goren planeó despertarse el momento en que la marcha hacia estos lugares comenzara, sin embargo, fue dejado atrás. Al darse cuenta le ordenó a su conductor que se dirigiera hacia Hebrón, creyendo que la ciudad ya había sido capturada por las Fuerzas de Defensa Israelíes. Sin embargo, al llegar, se encontró con la sorpresa de que las tropas israelíes aún no aparecían por la ciudad.

Lo primero que vio fue cientos de sábanas blancas colgadas de techos y ventanas en todas las casas de la ciudad. Recordó el verano de 1929, en el cual él había estado presente. En ese tiempo, los árabes del lugar organizaron una masacre dirigida a la yeshiva de Hebrón, escuela a la cual Goren pertenecía; masacraron brutalmente a 67 judíos e hirieron gravemente a muchos otros, fue uno de los pogromos más sangrientos de la época. Al ver las sábanas blancas sobre los techos, para el rabino fue claro que sus enemigos tenían miedo a la posible venganza; habían decidido rendirse sin dar batalla.

Así fue como el rabino Goren “capturo” una ciudad con 80,000 árabes sólo y sin armas, mientras el Ejército aún planeaba su ataque. Inmediatamente se dirigió a la cueva Macpela (Tumba de los Patriarcas). Abrió la puerta cuya entrada había estado prohibida para los judíos durante años y sopló el shofar tal y como lo había hecho un día antes en el Monte del Templo.

Rab Shlomo nació en Polonia, llegó a Palestina en 1925 a la edad de ocho años. Cuatro años después empezó sus estudios en la yeshiva de Hebrón. Su primer escrito fue publicado a sus 17 años y trató sobre la Mishna Torá del Rambam (Rabí Moshe ben Maimón). A la edad de veintiún años publicó un estudio sobre las leyes de “Mikvá” (baño ritual).

Durante la Guerra de Independencia israelí luchó en el área de Jerusalén. Fue designado rabino del Ejército y ascendió al grado de general de brigada. En 1956 al luchar en la Guerra de los Seis Días sobresalió por arriesgar su vida considerables veces para rescatar los cuerpos de soldados caídos y darles sepultura digna. Ayudo a proveer Israel y los soldados de comida kosher, a que las festividades fueran celebradas y escribió muchas “responsas” (respuestas) a la ley judía, con respecto a la guerra, el ejército y la paz.

En 1968 fue electo rabino principal asquenazi de Tel Aviv y Jafa y en 1973 de Israel, fungió hasta 1983. Como rabino principal, una de sus grandes contribuciones fue declarar que no sólo estaba permitido a los judíos visitar el Monte del templo sino que estaban obligados a hacerlo tras su liberación.

 

Vía Orthodox Union

Sin comentarios

Deje una respuesta