Tras un largo viaje, la delegación israelí de judo volvió del torneo Grand Slam de Abu Dabi con sonrisas y cinco medallas en su equipaje.

“Aún cuando estábamos atrapados en el aeropuerto teníamos muy claro que queríamos competir. Fue la mejor decisión que pudimos haber tomado. Fuimos a darlo todo y cuando subí al podio para cantar el Hatikva, mostramos a todos lo que somos. Ahora todos saben exactamente de dónde venimos y lo que hacemos,” dijo Flicker, quien obtuvo el oro en la categoría de 66 kg.

La ministra de Deportes Miri Regev recibió a los medallistas en el aeropuerto Ben-Gurión, quienes se reunieron a su alrededor para cantar el Hatikva (himno nacional israelí), un gesto simple que les fue negado en el torneo de Abu Dabi.

“Tenemos muchas razones para reunirnos aquí con nuestros medallistas, ustedes nos han honrado en el escenario internacional. Calienta el corazón. Seguimos de cerca sus hazañas y hoy todos los niños israelíes saben lo que es un ippon”, dijo.

“Por lo general, no recibo en el aeropuerto a los atletas que regresan, pero era importante para mí estar aquí hoy debido a las difíciles circunstancias en las que se encontraron. Desafortunadamente, a pesar de todos los esfuerzos que hicimos entre bambalinas, el comité organizador de Abu Dabi no cambió de opinión: lucho por nuestra bandera y mi himno en todas partes, y cuando el presidente de la Asociación de Judo de Israel, Moshe Ponte decidió que la delegación participará a pesar de todo, le dije que teníamos que ganar frente aquellos que eligen boicotearnos”, comentó Regev.

“Somos atletas interesados en el éxito del equipo nacional y estoy contento de que al final de cuentas decidimos competir. Este grupo de atletas tiene una agudeza mental que nunca he visto. Tal (Flicker) tomó el podio y nos conmovió a todos, al mundo entero cuando cantó el Hatikva. Nuestra participación ha valido la pena”.

El comité organizador del Grand Slam de Judo en Abu Dabi se negó a permitir símbolos nacionales israelíes, incluida la bandera y el himno del país. Sin embargo, tras una reunión de los delegados de la Federación Internacional de Judo con sus contrapartes de Israel y de Abu Dabi, se acordó que el próximo año los organizadores de la competencia harán todo lo posible por exhibir las insignias israelíes.

 

Vía Ynet / Enlace Judío

Sin comentarios

Deje una respuesta