Con profundo pesar y conmoción por otro salvaje acto de violencia irracional, AMIA condena el brutal atentado terrorista perpetrado ayer en la ciudad de Nueva York, en el que perdieron la vida cinco compatriotas oriundos de la ciudad de Rosario, que se encontraban de viaje celebrando sus años de amistad.

El atentado, que dejó el trágico saldo en total de ocho personas asesinadas y más de doce heridos, es una demostración más de las desoladoras consecuencias que genera el accionar de la violencia terrorista, inadmisible y repudiable por su absoluto desprecio por la vida humana, y su brutal poder de destrucción, del que nadie está exento. El espiral asesino del terrorismo no distingue raza, credo, edad o nacionalidad.

AMIA, institución que hace más de 23 años sufrió en su propia casa el accionar asesino del terrorismo, se solidariza con los familiares de las víctimas; hace votos por la rápida recuperación de los heridos, y se hermana en el dolor con todas las personas alcanzadas por este trágico hecho que golpea y enluta a toda la sociedad.

 

Sin comentarios

Deje una respuesta